La contaminación auditiva puede producir desde dolores de cabeza, hasta estrés, minando el bienestar y la productividad.

Publicado en Trabajo y salud