Rusia registró el 11 de agosto la primera vacuna contra el COVID-19 en el mundo. Es una vacuna de dos vectores, basada en adenovirus humano.

Publicado en Trabajo y salud