Este país asiático busca reunir fondos por un valor de 6.000 millones de dólares. A cambio, Pekín ofrece a los inversores globales una herramienta de inversión financiera de calidad asegurada por el mismo país asiático.

Publicado en Banca y finanzas