La demanda a nivel mundial se desplomará unos 16 millones de barriles diarios y el promedio anual se reducirá en 4,9 millones de barriles respecto al registrado en 2019.

Publicado en Minería y petróleo