Científicos rusos descubrieron la manera de hacer que la molécula con propiedades antibióticas encontrada en la saliva de los osos pardos siberianos sea más segura para las células humanas.

Publicado en Trabajo y salud