Es factible que el próximo inquilino de la Casa Blanca apueste por una solución negociada en Venezuela y se olvide de las amenazas militaristas de la Administración saliente.

Publicado en Mundo económico