De cara al posconflicto las empresas y el gobierno tienen que ajustar sus estrategias para brindar garantías sociales y económicas que le den credibilidad al proceso de paz.

Publicado en Notas de la finca