En materia de obligaciones, una situación de fuerza mayor se configura como una causal que exonera la responsabilidad, es decir, que hace que ésta sea de imposible ejecución, razón por la cual, se excusa su cumplimiento.

Publicado en Economía al derecho