Viernes, 29 Enero 2016 15:33

Banco de la República ajusta al alza los tipos de interés

Por

El petróleo sigue a la baja y el dólar continúa con una tendencia de devaluación mientras que la inflación extiende su repunte por el factor climático.

Al término de la primera reunión de 2016, la Junta Directiva del Banco de la República determinó incrementar la tasa de interés de intervención en 25 puntos básicos y la situó en seis por ciento.

Para dicha decisión el cuerpo colegiado tuvo en consideración aspectos tales como la inflación toda vez que en diciembre el indicador anual al consumidor se situó en 6,77 por ciento y el promedio de las cuatro medidas de inflación básica en 5,43 por ciento.

En consideración del Emisor, las medidas de expectativas de inflación se mantienen elevadas: la de los analistas a uno y dos años se sitúan en 4,5 y 3,7 por ciento, respectivamente, y las que se derivan de los papeles de deuda pública a 2,3 y 5 años superan el 4,5 por ciento.

El Gerente General del Banco de la República, José Darío Uribe, indicó que el aumento de la inflación en 2015 se explica principalmente por la transmisión parcial de la depreciación nominal a los precios al consumidor y por el fuerte incremento en los precios de los alimentos. El funcionario explicó que la magnitud de la devaluación del peso y la fortaleza del fenómeno de
El Niño harán lenta la convergencia de la inflación a la meta, tanto por su impacto directo sobre los precios y las expectativas de inflación, como por la posible activación de mecanismos de indexación.

Agregó que de igual manera y en aras de soportar la decisión, las últimas cifras de actividad económica sugieren que el crecimiento del producto en el cuarto trimestre de 2015 habría sido similar al registrado en el tercero. Dijo que el dinamismo del consumo y la inversión habría sido menor, pero las exportaciones netas habrían tenido un aporte positivo al crecimiento.
Aseguró que para todo 2015 se proyecta un crecimiento de tres por ciento como cifra más probable, contenida en un rango entre 2,8 y 3,2 por ciento.

El equipo técnico del Banco proyecta un crecimiento del producto en 2016 en un rango entre 1,5 y 3,2, con 2,7 por ciento como el resultado más probable. Esta cifra, precisa Uribe, refleja una demanda interna que se seguiría ajustando al menor ingreso nacional.

“El mayor nivel observado de la tasa de cambio sería un estímulo para la producción de bienes y servicios exportables e induciría la sustitución de bienes importados por producción local. Lo anterior es coherente con la reducción proyectada del déficit de cuenta corriente de niveles cercanos a USD 19 mil millones en 2015 a USD 16 mil millones en 2016”, comentó el señor Uribe.

Entorno internacional

El Emisor observó que el crecimiento promedio de los principales socios comerciales del país sigue débil. En ese orden de ideas se espera que la economía de Estados Unidos en 2016 se expanda a un ritmo similar al de 2015, impulsado por la demanda interna. Por parte, dijo, la zona del euro continuaría con una lenta recuperación. El Prestamista de Primera Instancia consideró que China crecería menos, mientras que la actividad económica de los principales países de América Latina mantendría crecimientos bajos o contracciones del producto.

“Con ello, es factible que en el presente año la demanda externa de productos colombianos crezca más que en 2015, pero a un ritmo menor que el proyectado un trimestre atrás. Más que en 2015, pero a un ritmo menor que el proyectado un trimestre atrás”, declaró.

Dentro de las proyecciones económicas del Banco de la República, es probable que en Estados Unidos se den aumentos adicionales y graduales en la tasa de interés de referencia de la FED.

Mal el petróleo

Otro inconveniente que identificó el Banco Central tiene que ver con el precio del petróleo que lamentablemente volvió a descender y se situó en niveles inferiores a lo proyectado para 2016. Esta caída, según el Emisor, implica un deterioro adicional de los términos de intercambio, del ingreso nacional del país. Expuso que en este entorno y con el inicio de un endurecimiento monetario en los Estados Unidos, la prima de riesgo país volvió a subir y el peso siguió depreciándose frente al dólar.

“En síntesis, incrementos mayores que los esperados en los precios de los alimentos y aumentos adicionales de la tasa de cambio relacionados en buena parte con la caída del precio del petróleo, siguen ejerciendo presiones sobre la inflación. Al mismo tiempo, las expectativas de inflación se mantienen altas y el riesgo de una desaceleración de la demanda interna en exceso de la compatible con la caída del ingreso nacional continúa siendo moderado. Con el fin de asegurar la convergencia de la inflación hacia el rango meta en 2017, la Junta Directiva decidió continuar con la senda de incrementos de 25 puntos básicos de la tasa de interés de referencia”, reiteró el Gerente General del Banco de la República.

Visto 809 veces