Viernes, 15 Noviembre 2019 00:16

En Colombia el trabajador independiente ahorra y es buena paga

Por

Cifras del DANE muestran que cerca de 9.400.000 colombianos generan ingresos de actividades formales e informales.

Según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en el primer semestre de 2019 el 42.6% del total de los ocupados en Colombia laboraba por cuenta propia o era empleado independiente. Al revisar cifras consolidadas, recogidas por la Escuela Nacional Sindical en su más reciente estudio de Trabajo Decente, este indicador se ha mantenido en un 43% durante los últimos ocho años.

Esta cifra muestra que cerca de 9.400.000 colombianos generan ingresos de actividades formales e informales, situación que crea un sinnúmero de dificultades, derivadas de no contar con un ingreso regular o el respaldo de una empresa.

Por ejemplo, en el sector financiero, los trabajadores independientes son considerados como riesgosos. “Son considerados así porque la vulnerabilidad del segmento, sujeto a todo tipo de cambios económicos, sociales y hasta climáticos.
Adicionalmente muchos de ellos carecen de documentos que soporten la capacidad de pago, lo cual requiere de un conocimiento muy específico de la actividad económica para analizarlos. Esto hace que ellos prefieran los préstamos informales, dado que perciben la desconfianza que el sistema financiero les tiene”, afirma Andrés Mauricio Velásquez, Gerente de Mercadeo de Confiar.

Ante esta realidad, la Unidad de Investigación de Confiar Cooperativa Financiera analizó el comportamiento financiero de los 76.631 trabajadores independientes que conforman el 24% de su base social (clientes), segmentados en formales, informales, profesionales, agro y rentistas de capital. Estos fueron los principales resultados.

Ahorro en vez de crédito

 

Foto PixabayPara los independientes, el ahorro resulta ser un asunto de primer orden, dado que sin importar la edad ni el sector en el que trabajen, el ahorro permite cumplir un propósito o adelantarse a situaciones de incertidumbre como suplir los gastos del negocio cuando los ingresos no son suficientes, surtir el negocio para temporadas altas o mejoras del negocio, cubrir los gastos personales o familiares y pagar deudas.

El segmento, por su condición laboral y por la fragilidad de los mercados, prefieren tener siempre una cantidad de dinero disponible, algunos lo llaman ahorro, pero la mayoría lo percibe como un dinero “salvavidas”, lo manejan en efectivo y preferiblemente en sus hogares o negocio.

Se evidenció que la mayor parte de los participantes maneja sus ahorros en efectivo y los guarda en alcancías, cajas fuertes, o les entregan el dinero a sus familiares. Al indagar por el ahorro formal o a término solo el 26.5% lo tiene.

Estas afirmaciones se acercan a los resultados de la II Gran Encuesta a los Microempresarios (2018), donde se informa que sólo el 57% de los ahorros para el caso de los formales, y el 29% para los informarles, son movidos a través del sistema financiero.

“Confiar no es la excepción, nuestros independientes son grandes ahorradores y hemos logrado que tengan sus depósitos en la Cooperativa, el 53,5% del volumen de negocios de nuestros independientes se encuentra en productos de aportes sociales y ahorros, con más de 34.310 millones y 184.740 millones de pesos respectivamente”, afirmó Velásquez.

Dentro de los productos que tienen con la cooperativa, las captaciones (ahorro) representan un 24,4%, mientras que la cartera representa un 19,8%. Por cada peso que piden prestado en Confiar, los independientes ahorran 1,14 pesos.

Por frecuencia de uso las personas analizadas prefieren ahorrar por el Título Futuro o ahorro programado, Suvivienda, CDT y la combinación CDT y Título Futuro.

 

“Si bien tienen una buena propensión al ahorro nuestro reto es eliminar las barreras que ellos perciben para acceder a los mecanismos formales, el estudio nos mostró que los limitantes son el tiempo para acercase a una oficina, las distancias, el costo del 4x1000, los trámites, procedimientos, entre otros. Por lo que debemos innovar en nuestros productos y mecanismos de recaudo, a través de la transformación digital para hacer el ahorro más cercano”, concluyó el señor Velásquez.

 

Indicadores de mora bajos

El imaginario generalizado en Colombia es que los trabajadores independientes son mala paga. Según el informe de agosto de 2019 de Asomicrofinanzas, la mora de microcrédito es del 6,9%; al analizar este mismo producto en Confiar, encontramos un indicador del 4,49% derivado del modelo de atención diferenciado a este segmento de personas.

Adicionalmente el análisis arrojó que los independientes valoran la manera en que se les atiende y trata en las llamadas de cobranza, la comprensión de sus ciclos de pago, al tiempo que le dan relevancia al pago de la obligación que tiene la cuota más baja.

En general, los independientes de Confiar son muy cumplidos con sus pagos. Lo que nos permite, por ejemplo, tener una cartera de vivienda de más de $90.000 millones, que representan el 32,36% del total de cartera de vivienda de la Cooperativa. El 22% de los independientes con crédito lo destinan a vivienda y un 5% adicional combina crédito de vivienda y microcrédito.

Foto PixabayEl principal sueño de los independientes es la vivienda. Claramente, en la perfilación por edad, aparece una alta necesidad que tiene el segmento, la cual se concentra, en un 60%, entre los 25 y 59 años de edad. Prefieren créditos rápidos y a corto plazo

De acuerdo con los resultados del estudio, cuando sus ingresos no son suficientes para cubrir sus gastos, los independientes suelen recurrir a sus ahorros, sin embargo, en otros casos, se ven obligados a acudir al crédito por medio de los amigos, familiares, “natilleras” o “gota a gota”, dada la facilidad y la rapidez con la cual les prestan el dinero.

Es así como esta modalidad de préstamos constituye la primera opción para solucionar una urgencia; y luego de solucionar el pago de la “urgencia”, buscan en la Cooperativa, o en las distintas entidades financieras, un crédito con menor tasa de interés para pagar la deuda adquirida inicialmente.

Cuando se dirigen al sistema financiero prefieren préstamos a corto plazo: para los Trabajadores Independientes Formales, el corto plazo está entre 16 y 24 meses, mientras para los Trabajadores Independientes Informales el corto plazo está en un rango entre 28 y 36 meses. “Este tipo de préstamo tratan de pagarlo en el menor tiempo posible, porque es capital de trabajo y porque les inquieta los ingresos futuros para pagarlo a tiempo”, explicó Velásquez.

Las personas no reconocen el producto de crédito con el que se les presta, sin embargo, las tasas de interés sí son un atractivo a la hora de tomar una decisión para solucionar su necesidad cuando no requiere el dinero urgentemente, respaldado en los ahorros – en el caso de la cooperativa, los aportes sociales.

Es por esto por lo que las personas de este segmento prefieren pagar el crédito sobre los aportes llamado Crediaportes, con el que les prestamos a partir de 0.99%, muy por debajo de lo que se les cobra en otros créditos. Por sus características de plazo, monto y tasa de interés es considerado por los independientes como una estrategia de retención y, el hecho de pensar que en algún momento lo pueden necesitar, los motiva a capitalizar los aportes sociales. Actualmente Confiar tiene $19 mil millones colocados en esta línea con una mora inferior al 3%

“Al revisar la tasa promedio del sistema financiero a este segmento se le atiende con crédito a más del 50% E.A (incluyendo seguros y comisiones), en Confiar, con su modelo de inclusión Cooperativo, la tasa promedio ponderada es del 21,73 %”.

El crédito es para emergencias, pues temen endeudarse

De acuerdo con los resultados del estudio, cuando sus ingresos no son suficientes para cubrir sus gastos, los independientes suelen recurrir a sus ahorros, sin embargo, en otros casos, se ven obligados a acudir al crédito por medio de los amigos, familiares, “natilleras” o “gota a gota”, dada la facilidad y la rapidez con la cual les prestan el dinero.

Es así como esta modalidad de préstamos constituye la primera opción para solucionar una urgencia; y luego de solucionar el pago de la “urgencia”, buscan en la Cooperativa, o en las distintas entidades financieras, un crédito con menor tasa de interés para pagar la deuda adquirida inicialmente.

 

 

Visto 550 veces