Miércoles, 23 Septiembre 2020 22:19

Fideicomisos, alternativas para apalancar los efectos de la crisis

Por

Las sociedades fiduciarias como servicios financieros, deben instrumentar mecanismos que aceleren los cambios hacia la digitalización de sus procesos.

La emergencia sanitaria, económica y social como consecuencia de la pandemia del Coronavirus, deja clara una situación que llego para conmocionar al mundo, evidenciando la vulnerabilidad de los individuos como sociedad y, sobre todo, como país.

En ese sentido, la mayoría de las empresas de diversos sectores e industrias de Colombia, están atravesando dificultades financieras por la reducción de sus ingresos, debido a la disminución de la demanda e intensión de compra por parte de los consumidores. Lo anterior, da apertura a alternativas que permitan su reorganización, y este es el caso de las sociedades fiduciarias, las cuales son una herramienta que facilita un sinnúmero de propósitos, puesto que gozan de fortaleza jurídica, flexibilidad y dinamismo, lo que brinda una alineación segura, conforme la situación particular de cada compañía.

Como Fideicomiso puede entender la sana práctica por medio de la cual una persona con acopio de activos, jurídicamente llamado testador encomienda su herencia o parte de la misma a una persona, natural o jurídica, para que, en un tiempo pactado, la transfiera a otra o adelante inversiones tal y como quedó acordado.

El término fideicomiso con orígenes en la Roma imperial deja ver sus raíces latinas desde su pronunciación ya que fideicommissum viene de fides, en castellano fe, y commissus, comisión. Esta figura financiera es conocida en el ámbito del derecho como un contrato por medio del cual una o varias personas traspasan bienes, dinero, derechos presentes y futuros de su activo o pertenencia a otra persona que para el caso de la figura jurídica es una fiduciaria.

Con esta herramienta es factible la administración o inversión de los bienes en beneficio propio o en beneficio de terceros, llamado beneficiario. Al vencimiento de un plazo o condición, al fideicomisario, habrá traslado de los bienes precisados que serán del fiduciante, el beneficiario y otras personas si así se contempla.

Estos son los tres fidecomisos más recomendados para salvaguardar los efectos de las crisis:

Ante una posible situación de insolvencia, un fideicomiso de tesorería es una opción que ayuda a centralizar en un canal independiente, todos los recursos de la operación del deudor, además, de la administración de estos de forma organizada, eficiente y transparente, brindando seguridad a las contrapartes.

Para las empresas que requieran tramitar nuevas financiaciones o refinanciaciones, los vehículos fiduciarios con fines de garantía, les permiten tanto al deudor como al financiador estructurar transacciones con un respaldo sólido y eficaz, con la posibilidad de ejecutar de manera más ágil, los activos administrados por el fideicomiso.

Para aquellas empresas que presenten incumplimientos en el pago de sus diferentes acreencias (bancos, DIAN, proveedores, socios, empleados), éstas pueden optar por la transferencia de los activos que no hacen parte de su operación, a un fideicomiso, para que, a través del mismo, estos se administren con el objetivo de que con los frutos que se generen, se atiendan las deudas insolutas.

“Los fideicomisos son una alternativa que dota a los clientes, sus proveedores y acreedores, de diversas estructuras que permiten respaldar todo tipo de transacciones, no solo por su adaptabilidad, facilidad y confidencialidad, sino porque también generan soluciones de mediano y largo plazo, en pro de los intereses de todos los stakeholders que actúan en el negocio”, comentó Ernesto Villamizar, presidente de Credicorp Capital Fiduciaria.

Finalmente, para ser los jugadores más atractivos del mercado local, las sociedades fiduciarias como servicios financieros, deben instrumentar mecanismos que aceleren los cambios hacia la digitalización de sus procesos, servicios y en cómo se hacen, lo cual generará mejoras en la circulación y el acceso a la información, siendo lo anterior, aspectos positivos en la forma como se percibe y se entiende el negocio fiduciario en Colombia.

 

Visto 354 veces