Martes, 04 Mayo 2021 23:31

Según TransUnion, cambió prioridad de pago de los créditos

Por

Para los consumidores que solo tienen una tarjeta de crédito y al menos un crédito personal en su portafolio, la prioridad siempre ha sido hacia la tarjeta, sin cambios durante la pandemia.

En medio de la pandemia, los colombianos dieron prioridad a los pagos de los créditos de vivienda sobre los créditos de vehículo y las tarjetas, estableció un nuevo estudio de TransUnion.

Tarjetas de crédito vs. Créditos personales, ¿Qué están priorizando los consumidores a nivel global?

TransUnion analizó y comparó la jerarquía de pagos de consumidores con portafolios de productos comunes a través de los países estudiados, incluyendo Colombia, Canadá, India, Sudáfrica y Estados Unidos. Uno de estos portafolios comunes es el de tarjeta de crédito y crédito personal. Así, para cada país, el estudio observó a los consumidores con una o más tarjetas de crédito y al menos un crédito personal, ambos sin mora reportada en el momento de selección de la muestra del estudio. Para determinar qué producto crediticio tenía prioridad sobre el otro, TransUnion observó el comportamiento de pago de esos consumidores 12 meses después, midiendo la proporción de estos consumidores que estaban en mora de 30 días o más en sus tarjetas de crédito y créditos personales. Como resultado, se observó la prioridad de pago y el diferencial entre tasas de morosidad entre los productos del portafolio.

En Colombia, el estudio descubrió que la jerarquía de pagos de los consumidores cambió durante la pandemia. Mientras que los consumidores colombianos mostraban una prioridad pequeña pero consistente hacia las tarjetas de crédito antes de la pandemia, se evidenció una clara preferencia hacia los pagos de los créditos personales durante la pandemia. En Estados Unidos, Canadá e India, mantuvieron la prioridad los créditos personales sobre las tarjetas antes y durante la reciente crisis. En Sudáfrica, también se observó un giro en la jerarquía de pagos durante la pandemia, pero contrario al observado en Colombia. En particular, los consumidores sudafricanos comenzaron a priorizar las tarjetas de crédito sobre los créditos personales, invirtiendo la jerarquía existente antes de la pandemia a favor de los créditos personales.

De manera interesante, cuando analizamos la dinámica de la jerarquía de pagos para consumidores que solo tienen una tarjeta de crédito en su portafolio y al menos un crédito personal, los resultados cambian. En particular, en Colombia estos consumidores mostraban una prioridad clara hacia la tarjeta antes de la crisis (mayor a la observada para consumidores con más de una) y esta prioridad se mantuvo durante la pandemia. Por otro lado, en algunos países donde incluso consumidores con una sola tarjeta en su billetera y al menos un crédito personal priorizaban su crédito personal frente a su tarjeta antes de la pandemia, se observó un cambio en la jerarquía de pagos durante la pandemia, cuando la tarjeta se volvió prioridad.

Esta priorización muestra la importancia de las tarjetas de crédito para los consumidores que solo tienen una tarjeta, quienes tienden a proteger su valor como medio de pago, y particularmente durante la pandemia, dada la necesidad de mantener el acceso a esta valiosa fuente de crédito.

 

"El comercio electrónico y las compras en línea experimentaron un notable aumento en los primeros meses de la pandemia. Millones de personas optaron por utilizar sus tarjetas de crédito para realizar transacciones digitales desde la comodidad de su hogar para comprar alimentos, ropa u otros artículos de uso cotidiano, la pandemia ha acelerado el uso de los pagos digitales, y anticipamos que los consumidores colombianos seguirán utilizando los métodos de pago en línea cuando termine la pandemia y protegiendo sus tarjetas para realizar transacciones digitales. Sin embargo, si un consumidor tiene dos o más tarjetas, es más probable que entre en mora en una de ellas antes de hacerlo en un crédito personal", dijo Olivella.

 

Estos resultados fueron confirmados por una encuesta global de comportamiento realizada a 2.667 consumidores que tenían productos de crédito en Colombia, Brasil, Canadá, Hong Kong, India, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos. Cuando se les preguntó a los consumidores que compartieran su probabilidad de priorizar un pago entre la tarjeta principal (definida como la tarjeta que más utilizan), la tarjeta secundaria y los pagos de los créditos personales, quedó claro que la tarjeta de crédito secundaria es la obligación con mayor probabilidad de incumplimiento. El 28% de los consumidores colombianos daría prioridad a su tarjeta secundaria frente al 40% que pagaría primero su tarjeta principal y el 32% que priorizaría sus créditos personales.

Los consumidores indicaron que sus preferencias a la hora de pagar su tarjeta principal, su tarjeta secundaria o créditos personales están impulsadas por las consecuencias percibidas de no pagar. A nivel global, el 68% de los consumidores anticipaba un impacto negativo en su puntaje de crédito por no realizar un pago de su tarjeta de crédito. En el caso de los créditos personales, el 21% de los encuestados creía que el dinero iba a ser retirado de su cuenta bancaria si no realizaba un pago. Los consumidores colombianos comparten las percepciones globales sobre los pagos de tarjeta de crédito, con un 68% de los encuestados colombianos esperando un impacto negativo en su puntaje de crédito si no realizan un pago. Sin embargo, en el caso de los créditos personales, sólo el 13% de los encuestados colombianos pensaba que se les retiraría el dinero de sus cuentas bancarias si no realizaban un pago. Aproximadamente el 68% de los consumidores colombianos con créditos personales dijeron que una consecuencia del incumplimiento de un pago sería una puntuación crediticia más baja.

El crédito hipotecario continúa siendo la máxima prioridad en Colombia

En Colombia, el estudio de TransUnion también analizó a los consumidores que tienen crédito de vivienda, crédito de vehículo y tarjeta de crédito en sus portafolios. Los consumidores colombianos que tienen estos tres productos se comportan como lo indica la jerarquía de pagos convencional, según la cual la hipoteca siempre se paga primero, luego el vehículo y por último la tarjeta de crédito.

Esta dinámica se ha mantenido desde el tercer trimestre de 2017; sin embargo, desde que comenzó la pandemia la prioridad hacia los créditos de vivienda sobre los otros productos de crédito se ha vuelto más marcada. El diferencial de tasas de morosidad, la diferencia entre la tasa de mora de 30 días o más a los 12 meses de tarjeta y vivienda, era 2,3 puntos porcentuales en Q3 2020 a favor de los créditos hipotecarios frente a 1,5 puntos porcentuales en el tercer trimestre de 2019. Es decir, la tasa de mora de 30 días o más a los 12 meses de tarjeta pasó de ser 4.75 veces mayor a la de vivienda en T3 2019 a ser 8 veces mayor en T3 2020.

Este cambio en la preferencia de los consumidores hacia una mayor prioridad en los pagos de los créditos de vivienda podría atribuirse en parte al crecimiento en el valor de la vivienda en los últimos años, lo que lleva a que los consumidores colombianos protejan el valor acumulado de su vivienda en medio de un fuerte mercado inmobiliario en todo el país.

Las percepciones de los consumidores sobre las consecuencias negativas de la morosidad también pueden ser un factor impulsor de este cambio. Si bien la mayoría de los consumidores colombianos (68%) espera un impacto negativo en su puntaje crediticio por no realizar un pago de su tarjeta de crédito, existe un temor significativo a que el incumplimiento de un pago de su crédito de vehículo o de su hipoteca pueda dar lugar al embargo del activo. En el caso de los consumidores con un crédito de vehículo, el 29% cree que su vehículo puede ser embargado si se retrasa 30 días en el pago. Del mismo modo, el 27% de los consumidores cree que su casa podría ser embargada si se retrasa en los pagos.

 

"El riesgo de perder el vehículo o la casa parece ser la principal causa detrás de las decisiones de pago de los consumidores. Durante la pandemia, los subsidios por parte del gobierno y programas de alivios financieros por parte de las entidades proporcionaron a los consumidores un flujo de caja y flexibilidad en sus créditos tan necesarios para los consumidores. A medida que los efectos de la enfermedad persisten, los consumidores colombianos se ven obligados a quedarse en sus casas para estar seguros, a trabajar desde su casa para seguir empleado y a utilizar sus propios vehículos para evitar el transporte público. Esta dinámica está impulsando las opciones y preferencias de los consumidores a favor de los pagos de los créditos hipotecarios y de vehículo", concluyó Olivella.

 

TransUnion es una compañía global de soluciones de información y conocimiento que contribuye a generar confianza entre entidades y consumidores en la economía moderna. Logramos esto al proporcionar una imagen completa de cada persona para que pueda ser representada de manera confiable y segura en el mercado. TransUnion brinda soluciones que ayudan a crear oportunidades económicas, grandes experiencias y empoderamiento a cientos de millones de personas en más de 30 países en los 5 continentes. Llamamos a esto Información para el Bien.

En Colombia, nuestros clientes incluyen las principales entidades de crédito, aseguradoras, proveedores de servicios y principales entidades gubernamentales, así como otros actores del ecosistema de servicios financieros. Su confianza nos permite mantener y enriquecer continuamente nuestra base de datos con información de más de 23 millones de consumidores en el mercado.

Visto 114 veces