Este privilegiado municipio de Cundinamarca, ese que se encuentra insertado en un rincón muy especial de la cordillera oriental tuvo La fortuna de tener la primera siderúrgica de Suramérica. Hoy tan solo quedan ruinas, pero mucho qué contar.

Publicado en Érase una vez