Las empresas de servicios exequiales aseguran que cuentan con la infraestructura para sepultar a las víctimas que genere la enfermedad.