La capital del departamento del Atlántico ya muestra dinámica y deseos de retomar su vertiginoso desarrollo en medio de un silencio atípico que volverá a ritmo de cumbiamba. En Barranquilla me quedo.