Colombia es un país de talentos, de buenos diseñadores y de marcas de talla internacional. Las corporaciones y capitalistas miran hacia la esquina noroccidental de Suramérica porque ven enormes opciones en sus textileras.