Sábado, 02 Enero 2016 09:55

El gran dilema de la devaluación: ¿Miami, Cartagena o Girardot?

Por

Por la apreciación del dólar los colombianos aplazaron sus viajes internacionales, a lo anterior se suma el mayor costo del crédito y la incertidumbre con la que arrancó el 2016.

Muchos colombianos que tenían trazadas sus vacaciones a distintos destinos internacionales optaron por cancelar sus viajes y evitar así inconvenientes económicos toda vez que una cosa era planear salidas del país a 1.700 o 2.000 pesos y otra bien diferente asumir costos cambiarios a más de 3.000 pesos. La situación dio un giro radical y por eso no fueron pocos los que se bajaron del avión.

El presidente de la aerolínea Easyfly, Alfonso Ávila, le dijo a Diariolaeconomia.com que por lo ocurrido en el último año con la economía colombiana, los pasajeros nacionales decidieron quedarse en el país, escenario que dañó las perspectivas del turismo internacional, pero que dinamizó los destinos nacionales.

El costo del dólar indiscutiblemente hizo que los colombianos decidieran aplazar sus vacaciones en el extranjero y disfrutarlas en los diversos destinos nacionales de sol y playa, de llanura, de selva o de montaña sin el estrés que produce el tipo de cambio.

“Si, yo creo que esa es la razón, el presupuesto para los viajes al exterior se afectó considerablemente, se ve que es un porcentaje grande debido al alza del precio del dólar, entonces las aerolíneas nacionales nos estamos beneficiando de esa situación, claro está que hay un escenario en el ejercicio complicado porque los costos de operación subieron, pero nos beneficiamos en el sentido que los pasajeros han mirado más los destinos nacionales que los del exterior”, anotó el señor Ávila.

Para el caso de Easyfly, hay una ventaja muy grande y es que está dentro de las ofertas aéreas de bajo costo con un valor agregado y es la calidad y cantidad de rutas que llevan a nacionales y extranjeros a los destinos turísticos más exóticos y apacibles.

Con este sistema, asegura Ávila, la empresa les ofrece la oportunidad a muchos colombianos de viajar en plan familiar a visitar destinos, amigos y parientes en otras regiones sin costos elevados porque la compañía tiene operación en varias ciudades.

“Indiscutiblemente ha habido un cambio en la actitud de las personas, ya se están mirando más los destinos nacionales y yo creo que va a ser interesante como el trafico nacional crece mucho más que el internacional”, declaró el empresario.

Para Alfonso Ávila, el perjuicio que causa la devaluación en los viajes internacionales paradójicamente potencia el turismo nacional y le da una mano importante a las empresas colombianas, pero lo ideal, comentó, es que las cosas continúen bien y que se puede percibir sostenibilidad y dinamismo en las operaciones domésticas.

El 2016 no será fácil

El presidente de Easyfly, Alfonso Ávila, aseguró que revisando los indicadores de la economía colombiana y todos los factores que afectan el buen comportamiento del crecimiento y de la demanda, se puede prever que el 2016 será un año un tanto difícil.

Indicó que todo apunta a que los precios de los commodities en Colombia se van a mantener en niveles bajos, es decir que la economía colombiana se va a afectar y que el dólar, aparentemente, no tendrá mayores variaciones, es decir, mantendrá su tendencia al alza.

“Este 2016 es un año en donde vamos a tener cuidado, hay que hacer una revisión en toda la parte de costos que es por donde las empresas van a protegerse un poco, hoy todo es muy difícil y se puede percibir una dificultad para que los ingresos crezcan en la forma sostenida y con la tendencia de años anteriores, yo creo que va a haber una pequeña reducción del dinamismo que llevaba la economía hasta la fecha”, apuntó Ávila.

Las altas tasas no siempre son la solución

Frente a los últimos ajustes en las tasas de interés, Ávila consideró que esta es una política de alto riesgo porque se puede estar apagando un incendio con gasolina en la eventualidad que la inflación se mantenga elevada y con un costo grande por el lado de un menor crecimiento como consecuencia de desestimular la demanda de bienes y servicios.

“Este puede ser un costo muy grande para las clases menos favorecidas, las que reciben menor ingreso, pero el gobierno debe tomar medidas y dar un empujón que permita crecer, evitando en la economía algunos síntomas de recesión”, dijo.

El empresario aseguró que hoy está de por medio el prestigio y la credibilidad del Banco de la República porque las cosas se pueden salir de las manos teniendo en cuenta que no hay un respaldo fiscal en el sentido que el gobierno sigue gastando y aportando poco a esa tarea de frenar la inflación, hoy la pesadilla del cuerpo colegiado.

En su opinión, las medidas del Emisor para controlar la inflación, la principal misión del Banco Central, llegaron un poco tarde porque las decisiones fueron adoptadas cuando algunos factores habían cogido ventaja como fue el caso puntual de la devaluación.

Sostuvo que el país no aprovecho los buenos tiempos de los precios altos de los commodities y no se preparó en las buenas épocas para afrontar la parte final del ciclo. En su concepto, el ejecutivo debió invertir los recursos de la bonanza de manera decidida en los sectores productivos, tanto en producción industrial como producción agrícola.

“Yo creo que ahí fallamos, pero ya es un poco tarde, hay que aprender de la situación, hay que tener en cuenta que la economía se mueve por ciclos, es por eso que insisto en que tenemos que aprender a identificarlos con más claridad para tomar medidas de precaución y no afectar la economía en Colombia”, afirmó el presidente de Easyfly.

En medio de todo, la aerolínea sigue con sus planes

Muy a pesar de las dificultades y del entorno turbio de la economía nacional e internacional, Easyfly informó que sus planes de expansión así como su adquisición de quipo sigue adelante porque la política de la empresa es no frenar el crecimiento ni la optimización del servicio.

El empresario precisó que la aerolínea seguirá adelante con lo trazado para 2016 porque hay claridad que Easyfly es un mercado diferente que crece en tráfico porque está llegando a nuevos destinos.

En medio de algunas dificultades con algunas rutas en donde no hubo crecimiento, es bueno decir que la compañía logró aumentar destinos que tuvieron muy buena acogida, concentrando el incremento del número de pasajeros transportados.

El colombiano guardó la tarjeta de crédito

Los ajustes en las tasas de interés no se hicieron esperar y es por eso que la mayoría de colombianos que pagaban sus compras o sus pasajes con tarjeta de crédito optaron por esconderla en esta época de mayor demanda.

Ávila afirmó que en Colombia hay toda una cultura de pago con dinero plástico, específicamente de crédito para la adquisición de pasajes aéreos. “Nuestras ventas son muy altas con el dinero plástico, cada vez es mayor la tendencia del uso de la tarjeta de crédito, pero con las tasas arriba la gente se cuida en salud”.

Advirtió que muchas compras se encarecerán a niveles peligrosos e injustos porque aparte de la tasa de interés también subió la tasa de usura que llegó al 29 por ciento haciendo casi que imposible acudir a los créditos o a los pagos con tarjeta, esos costos del dinero, vaticinó, desestimularán las compras.

“Estoy convencido que la gente se debe medir un poco más porque el crédito se trepó a tasas delicadas y complicadas de manejar, la gente lo sabe y muy seguramente se alejará por un tiempo de ese tipo de pago”, concluyó.

Visto 1350 veces