Jueves, 23 Septiembre 2021 01:58

Por pandemia 160 empresas ibaguereñas de la confección dejaron de existir

Por

Las más afectadas fueron factorías del sector confecciones que dejaron mucha gente cesante y sin ingreso para llevar el sustento a los hogares.

En la apertura de Ibagué, Negocios y Moda, IN&M, evento que respaldan la Gobernación del Tolima, la Corporación Moda del Tolima, Cormoda y la Cámara de Comercio de Ibagué, con el auspicio igualmente de la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, Acopi y el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA capítulo Tolima, quedó claro que la apuesta del sector industrial está enfocada a la recuperación económica, al suministro de prendas para el mercado interno y la generación de una oferta exportable que garantice puestos de trabajo y crecimiento, sin embargo revelaron que hay inconvenientes antes y después de la pandemia que dejaron por fuera de circulación 160 fábricas.

El presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué, Brian Bazin Bulla Tovar, le dijo a Diariolaeconomía.com, en los tiempos de pandemia las 160 empresas cancelaron su matrícula mercantil porque obviamente la afectación conllevó a dos decisiones, en primer lugar, reducir el número de empleos y el peor escenario el tener que cerrar las empresas que para el caso de las liquidadas se trató de maquiladoras que generaban entre siete y diez puestos de trabajo, es decir que fácilmente se perdieron 1.600 empleos aproximadamente.

Lo anterior explica por qué entre el mes de junio y julio, Ibagué llegó a tener casi el 40 por ciento de índice de desempleo a nivel nacional.

La noticia y la coyuntura, si bien no son amables, pueden tener un componente favorable y es el precio de los fletes entre China y Colombia que están por el orden de los 20.000 dólares, un escenario que invita a trabajar con telas nacionales, hilos locales, botonería colombiana y materias primas propias porque el indicador logístico dice que es prácticamente imposible hacer comercio internacional, una razón de peso para potenciar la industria nacional y los sectores primarios. A criterio del dirigente cameral, todo el contexto invita a creer en el producto colombiano y a respaldar a los fabricantes y productores.

 

“Definitivamente las condiciones arancelarias para los procesos de importación de productos chinos, favorecen al fabricante nacional porque los altos costos en las operaciones mercantiles generan que se encarezcan mucho los bienes internados, motivo por el cual las materias primas originadas en Colombia y el producto terminado ganan terreno. También recupera una riqueza cultural expresada en multiplicidad de diseños y variedad de colores, ello adicionando una creatividad inmersa en el componente de los empresarios del Tolima, ya que su confección es del Tolima para Colombia y del Tolima para el mundo, algo que nos muestran los diseñadores y las pasarelas durante estas jornadas”, apuntó el señor Bulla Tovar.

 

Un asunto que debe seguir fortaleciéndose apunta a la lucha contra el contrabando y el lavado de dinero totalmente relacionados y que lesionan la empresa Colombia y destruye puestos de trabajo inmisericordemente. Según el directivo, independiente de atacar el dumping y las prácticas desleales o espurias, lo ideal es fomentar la formalización, estimó vital adelantar los procesos tributarios de acuerdo a la normatividad y defender la producción local, lo cual cubre a grandes, pequeños y medianos empresarios, toda iniciativa en donde todos construyen.

 

“Le hemos dicho en diferentes mesas de trabajo a los ministros de Hacienda, de Comercio, Industria y Turismo y a otras autoridades, que garanticen una mayor vigilancia a todos los procesos de entrada de mercancías para hacerle frente al contrabando, un fenómeno que está afectado flagrantemente al productor nacional”, especificó el presidente Ejecutivo de las Cámara de Comercio de Ibagué.

 

Con dumping, reconoció el dirigente se arruina el empresario que sea, independiente del sector productivo, porque la competencia desleal será nociva e impía por siempre, ahora más, después de una pandemia como la que aún prevalece y los saldos de un paro que por poco manda el país a la bancarrota ya que los saldos fueron y siguen siendo muy negativos.

 

 

Para la Cámara de Comercio de Ibagué, a los empresarios hay que darles instrumentos tangibles de competitividad, empezando por la parte impositiva que pesan mucho en la rentabilidad de quienes construyen patria con inversión y fomento empresarial. Es por eso que destacó los días sin IVA y algunas apuestas en la nueva reforma tributaria que buscan de alguna manera generar un apoyo directo a la población menos beneficiados y a los microempresarios.

De todas maneras, algunas empresas del sector de la confección y la confección, generalmente el ADN de la pyme, han expresado su inconformismo por el impuesto del 35 por ciento al que fueron sometidas, justo en momentos de adversidad y poniéndolas al nivel de los grandes contribuyentes. No menos inconveniente ven los fabricantes un IVA del 19 por ciento que impacta las compras, haciendo atractivo el producto chino de bajo costo y precaria calidad.

Para muchos industriales el papel que cumplen las cámaras de comercio es encomiable porque con la figura de clúster o círculo de empresas, establecimientos y demás agentes, conexos entre sí por un mercado o un provecho con tipologías determinadas, resulta afortunado reavivar empresas y en algunos casos reabrirlas.

 

“En el momento en que las empresas tienen la idea de formarse, llegan a las Cámaras de Proceso e inician un proceso de formalización, de afianzamiento, de empoderamiento como también de crecimiento corporativo y a eso le estamos trabajando y en eso desarrollamos todo tipo de soluciones”, enfatizó Brian Bazin Bulla Tovar.

 

Desde su análisis el empresario colombiano adolece de unión y de todo lo que involucre sinergias para generar economías de escala, ventas masivas de productos y hace falta mayor generosidad para que con mucha más inversión de las empresas de confección, pueda en el futuro próximo se cuente con centros compartidos de servicios que atiendan los requerimientos de los microempresarios, es decir tener bordadoras, procesos de sublimación y otros servicios compartidos, como quien, dice fortalecer las estrategias de desarrollo apoyadas por el Gobierno Nacional, las Cámaras y los mismos empresarios, una cruzada que fortalezca cadenas de valor.

Subrayó que la fuerte devaluación hace pensar en recuperar empresas sobre bases concretas de optimismo ya que el país al unísono debe creer en lo que tiene, en lo que es y en lo que produce.

Celebró el acompañamiento de Cundinamarca y la presencia en Ibagué del equipo de la Cámara de Comercio de Girardot con su presidenta a la cabeza, personas comprometidas con la causa textil y de las confecciones con quienes tuvieron la fortuna de encontrase en Medellín, ciudad en donde partió la invitación a la capital del Tolima para el componente empresarial del Alto Magdalena y su zona de influencia.

La asistencia de Cundinamarca, dijo el directivo, es de gran importancia porque no solamente le da valor al producto del Tolima, sino que propicia intercambios comerciales para potenciar las empresas y los sectores económicos.

Ibagué, Negocios y Moda, logró afianzarse como un contexto de la cadena textil-confecciones que permite observar con juicio el presente, el devenir y el derrotero que ha de tomar el sector del diseño y la creación de ropa. En su Cuarta versión, el gran encuentro de la moda ibaguereño cuenta con empresarios, analistas, dirigentes gremiales, académicos y compradores.

Visto 477 veces