La aerolínea italiana ha estado sufriendo pérdidas importantes durante años. En 2017 comenzó a quebrar.