La ruralidad está quedada, urge de inversión, aplicaciones tecnológicas, administración e inclusión. Sin jóvenes en los campos, el futuro de Colombia está en veremos.

Publicado en Notas de la finca