Sábado, 10 Diciembre 2016 00:10

Cooperativas creen que en 2017 seguirá la contracción económica

Por

Las entidades solidarias de ahorro y crédito no son muy optimistas con el arranque del nuevo año y dicen que no hay condiciones para pensar que todo será color de rosa. Cobelén dice que el cooperativismo es la salida.

Este 2016 que ya agoniza estuvo matizado por una compleja contracción de la demanda interna como consecuencia de varios factores que sumados dan respuestas al lánguido crecimiento de la economía y al crecimiento de los inventarios en algunos sectores. De una lado las tasas de interés están en un nivel que no son viables a la hora de pagar una compra, de otro lado se adiciona la devaluación y una crisis en las finanzas públicas que tiene al gobierno en medio del desespero tratando de superar el déficit fiscal generado por la caída de los commodities o por la misma enfermedad holandesa. No hay que dejar por fuera el desempleo y las dificultades a la hora de adquirir bienes o servicios.

Al abordar a quienes manejan a diario el tema financiero desde la tribuna cooperativa es deducible que la gente del común, el ahorrador, el padre de familia, el trabajador y en sí quien sirve de bordón a la economía, está muy desestimulado porque siente que como ya es costumbre los sacrificios y apretones seguirán sin contar que existe un mal sabor por una reforma tributaria que salva la papeleta de momento con el paupérrimo ingreso de los asalariados colombianos o con los pequeños empresarios que ahora llevarán del bulto con impuestos impopulares como el que pretende gravar las tiendas de barrio.

El Gerente General de la Cooperativa de Ahorro y Crédito, Cobelén, Jaime León Varela Agudelo, le dijo a Diariolaeconomia.com que lamentablemente las malas noticias con las que se cierra el 2016 se prolongarán por buena parte de 2017 porque las condiciones internas y exógenas dan para hacer cálculos poco afables.

Sostuvo que bajo ese escenario es justo cuando más hay que estar unidos y consolidar el patrimonio de las empresas para enfrentar ese tipo de vicisitudes y de ciclos económicos. Argumentó que por fortuna el sector solidario cuenta con una solidez puesta a toda prueba la cual crecerá al lado de la base social para afianzar mejores patrimonios.

Al margen de todo, el sector vislumbra en el corto y mediano plazo una contracción de la demanda interna y no descarta que en el primer semestre de 2017 sigan presentándose las ya conocidas dificultades en la economía.

“Ojalá que la crisis no sea tan prolongada y que podamos afrontar todo de la mejor manera tal y como lo hicimos en 2016”, expresó el directivo.

El milagro de Cobelén

En medio de la turbulencia, la cooperativa cierra este año con cifras positivas a tal punto que la entidad reportará excedentes. La cartera de la cooperativa antioqueña viene creciendo mes a mes y la morosidad por fortuna viene siendo muy controlada.

La cooperativa tiene 62.000 asociados, dos oficinas, una unidad de microfinanzas, una oficina de ventas externas y un corresponsal con un nuevo modelo de expansión que permitirá ampliar llegar a muchos más corresponsales para llegarles a muchos más asociados.

Cobelén tiene su radio de acción en Medellín y en el oriente cercano de Antioquia, es decir Rionegro, La Ceja y Bello, pero los servicios se ofertan también en Caldas, Sabaneta, La Estrella y área metropolitana de la capital antioqueña principalmente.

Varela Agudelo dijo que ahora que el país entrará en un entorno de paz, el modelo solidario es el más adecuado para desarrollar acciones de paz duradera toda vez que es un modelo que profesa la inclusión social y los esquemas asociativos que buscan el progreso, el crecimiento y el mejoramiento de una sociedad que debe aprender de las grandes potencias económicas que sentaron su éxito sobre pilares de cooperativismo.

En ese orden de ideas, comentó el Gerente de Cobelén, es perentorio hacer que el sector cooperativo sea más visible ante la base social porque hoy el sector financiero tradicional fomenta una concentración de riqueza malsana en tanto que el cooperativismo es mucho más dado a la equidad y a la ecuánime redistribución del ingreso, pero para lograr esa visibilidad es necesario que los ahorradores acudan al cooperativismo como una opción de desarrollo, de soluciones personales y de las comunidades.

Expuso que la esencia del cooperativismo es crecer mancomunadamente y generar sinergias productivas que redunden en mejor ingreso y mayor calidad de vida pues mientras los bancos generan utilidades para los bancos, el cooperativismo las canaliza para la comunidad.

“Nosotros como cualquier empresa, obviamente tenemos que producir riqueza y en eso no nos diferenciamos con la banca tradicional, pero en donde están las diferencias es a la hora de distribuir pues mientras unos concentran más riqueza entre unos pocos propietarios, nosotros generamos excedentes sociales, es decir generamos riqueza para distribuirla con la gran mayoría de nuestros asociados con lo cual garantizan un mejor modo de vivir”, declaró el señor Jaime León Varela.

El cliente de Cobelén tiene perfiles diversos toda vez que se mueve entre el estrato uno y el tres, pero con el trabajo juicioso que se hace con las microfinanzas son apoyados muchos colombianos con emprendimientos y con pequeños negocios que reciben capacitación para que puedan crecer.

Con las cooperativas de ahorro y crédito como Cobelén, esos pequeños empresarios le han logrado hacer el quiete al oneroso y señalado gota a gota, es decir que con el sector solidario los empresarios se sienten acompañados y preparados pues tienen un aliado que los impulsa y no que los asfixia, propiciando progreso en ellos y en sus familias.

Varela enfatizó que los créditos de las cooperativas son opciones sociales y de bajo costo que cumplen con el mandato solidario de llevar soluciones que tienen una guerra cruzada contra los agiotistas que destruyen a tantas personas porque con esos préstamos irregulares se ven verdaderos y crudos dramas humanos protagonizados por quienes caen en la trampa del gota a gota.

Crédito para el posconflicto

De cara al posconflicto y a la nueva economía rural que demandará recursos importantes, la cooperativa dijo estar dispuesta a financiar los emprendimientos de la ruralidad con el fin de garantizar paz y productividad en el campo.

El Gerente General de Cobelén reveló que es tan grande el compromiso del sector solidario que inclusive la cooperativa propició un cambio en los reglamentos de crédito para hacer más viable el acceso de crédito a la base social.

“Nosotros sabemos que con reglamentos de crédito donde a veces se trata a todo el mundo dentro de una economía formal, no podemos llegar a las personas y por eso tenemos que trazar unas herramientas que permitan que nuestros recursos lleguen a esas personas, a esa base social que por momentos es informal, pero que finalmente son los que necesitan nuestra liquidez y es por eso que el cooperativismo está allí llevando soluciones”, apuntó.

Las cooperativas son el modelo económico a seguir

Con los nuevos retos que trae la economía mundial y con la experiencia de inequidad, las cooperativas son un modelo económico a seguir más cuando se ve lo que aconteció con ellas en las grandes economías que basaron su desarrollo bajo el esquema cooperativo.

Según Varela Agudelo, hay un aspecto a tener en cuenta y es que el país cooperativo debe aprender a conectarse más con el corazón de la sociedad y para lograrlo debe utilizar diversos medios como las redes sociales y los medios tradicionales de comunicación.

Argumentó que si hay conexión y el mensaje es totalmente claro a tal punto que haga contacto eléctrico con la base social muy seguramente el cooperativismo estará en los proyectos de modelo económico y de desarrollo integral y equitativo.

A criterio suyo, si bien los bancos tienen inmensas riquezas para financiar de todo, pensando en posconflicto, el sector solidario cuenta con unas herramientas contundentes que permiten la articulación con la sensibilidad de las personas para hacerlas de verdad participes de una economía solidaria.

Cooperativismo cierra con dinámica

A su turno el presidente de la Federación Especializada de Cooperativas de Ahorro y Crédito & Financieras de Colombia, Fecolfin, Enrique Valderrama Jaramillo, aseguró que pese a los obstáculos, el sector salió avante y con unas dinámica muy interesante por lo que el 2016 fue un año muy positivo.

Anotó que si bien hay grandes logros, hace falta mucho por hacer porque el modelo cooperativo es sinónimo de equidad social, de inclusión y de redistribución de la riqueza, motivo más que suficiente para seguir impulsándolo.

Sobre las cooperativas y la paz, Valderrama dijo que tristemente siguen cerrando los espacios porque para el ejecutivo tan solo la banca tradicional es la única capacitada para hacer todo tipo de menesteres. Ratificó que las cooperativas seguirán abriéndose espacio más con la experiencia que tienen las de ahorro y crédito con el financiamiento rural porque muchas cooperativas están en zonas rurales en donde no hay industria ni comercio.

“Ahí estaremos y vamos a impulsar una serie de herramientas modernas para poder llegar hasta los rincones más apartados de esta patria”, afirmó Valderrama.

Fecolfin dijo que de cara a la nueva Colombia, el sector cooperativo fortalecerá su portafolio y seguirá impulsando un sector muy maltratado por algunos funcionarios estatales que no esconden los intereses pactados con otras entidades y con otros grupos, empero reconoció que el cooperativismo tiene una masa grande conformada por 5.5 millones de asociados lo cual pesa.

Los activos del sector cooperativo de ahorro y crédito valen a hoy 19 billones pesos. Por el momento el gran desafío de las cooperativas es propender por mayor dinamismo y por aumentar su radio de acción.

El gran reto del cooperativismo en 2017 es modernizar mucho más el sector en la parte tecnológica, pero también hacerlo más visible.

En línea con Cobelén, Fecolfin prevé un comienzo de año complicado en 2017 teniendo en cuenta las elevadas tasas de interés, la devaluación y los efectos de la nueva reforma tributaria. Este factor golpeará a criterio del presidente de Fecolfin a todos los sectores, a tal punto que el crecimiento del año que empieza a irse no será superior a 1.8 por ciento.

“La situación es compleja, el entorno económico nos golpea a todos, pero por fortuna las cooperativas están muy preparadas para cualquier cambio que venga en el año que viene. Todo esto muestra que llegó la hora de retocar el modelo económico porque hay que trazar políticas más sociales, menos asistencialistas y por el contrario progresistas, de avanzada y que respondan a la globalización. Yo creo que el cooperativismo es el modelo que debería funcionar y no otro porque ha dado resultados en todo el mundo, solo aquí lo arrinconan y lo desestiman desde el aparato estatal”, concluyó.

 

Visto 1720 veces