Viernes, 30 Agosto 2019 10:01

City U, un concepto habitacional exitoso que le apunta a la expansión

Por

Las tres torres que conforman el moderno complejo decoran con sus colores y modernidad un sector vetusto y emblemático que pedía soluciones para ejecutivos y universitarios.

Jamás imaginó Tisquesusa, el último zipa de la Confederación Muisca que uno de los sitios favoritos para pasar el invierno en tiempos de su gobierno que se dio a partir del año 1514, sería un polo de desarrollo con formas de cemento elevadísimas y con una funcionalidad para la gran sociedad de la ahora Bogotá, en su tiempo Bacatá.

Se fue un día cualquiera de 1538 cuando un soldado español consideró que lo más consecuente era acabar con la vida de quien no viera con buenos ojos la llegada intempestiva de los españoles, armados de pies a cabeza y montando animales poderosos de cuatro patas. En esas lomas de Germania llegaban los aborígenes de las vastas tierras de Bacatá nombre que en muisca significa “tierra de la labranza” y que ocupaba buena parte de la hoy fértil y bella Sabana de Bogotá.

En la base de los cerros tutelares al oriente de Bogotá, en el sector conocido como Germania se izan imponentes las tres torres abigarradas, con tonos verde y azul que marcan la diferencia arquitectónica de la Capital de Colombia. Sus vecinos hacen parte de una historia riquísima pues no en vano se trata de la Universidad de los Andes, de la calle 19 con su desarrollo acelerado, de la recién entregada Cinemateca Distrital y del eterno así como emblemático cerro de Monserrate, el mismo que ha visto siglos de acontecimientos y de evolución.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Gerente General de City U, Javier Nieto Téllez, aseguró que el proyecto hoy tiene una ocupación cercana al 50 por ciento, logro para destacar porque aclaró que hay que tener en cuenta que City U, es el proyecto más grande no solo en Colombia sino en el continente. Indicó que la firma ha tenido experiencias con el mercado americano lo cual permitió ver que el tamaño de City U es realmente importante, entre otras cosas porque el proyecto fue diseñado para atender varias universidades, unas diez del sector que tienen residentes en Bogotá y en el proyecto.

En medio de las coyunturas de la economía, el proyecto City U está dentro de la curva de crecimiento que había sido trazada y con antelación se sabía que la operación no sería tarea sencilla por la apertura de nuevos mercados, no es un asunto fácil que el tema implicaba un gran reto por la dimensiones del proyecto, pero eso no impidió ver dinámica en ocupación y en afianzar un liderazgo que tiene a los inversionistas muy complacidos. El asunto es tan altivo que le dio un vuelco a la imagen de Bogotá, con el inicio de ese proceso de transformación urbana a la cual se sumó la Universidad de los Andes con el proyecto Triángulo de Fenicia.

Son tan satisfactorios los resultados que ya ha habido visitas de inversionistas y universidades de Suramérica, puntualmente de Perú y Chile que han querido ver el modelo para implementarlo en sus países lo cual habla muy bien porque varios en la región ven a City U como un proyecto para replicar.

“El tema no es fácil, la economía hoy está en un proceso de ajuste y eso hace que a veces cumplir las metas sea complicado, pero por fortuna tenemos un equipo comercial eficiente y trabajador que hace que la ocupación cada día sea mayor”, destacó el Gerente General de City U.

Según el ejecutivo las proyecciones permiten pensar que en dos años la ocupación estará en un tope importante y superior al 80 por ciento, dejando claro que en este tipo de proyectos no se logra una ocupación de 100 por ciento porque hay varios factores que juegan, pero indicó que llegar al 80 por ciento implica tener 1.400 estudiantes que es una comunidad inmensa.

Foto City UUn punto importante es la rotación, pero ha llamado poderosamente la atención que la tasa de retención o de gente que continua en el proyecto superó el 70 por ciento. El asunto es muy gratificante porque eso dice que a la gente le gustó la propuesta y decidió quedarse en City U porque aparte de los espacios y las comodidades, al estudiante lo marca positivamente la experiencia lo cual deja claro que el negocio no es estrictamente inmobiliario sino todo un trabajo que garantice que la estadía de las personas sea más que excelente y mucho más entrañable. Lo anterior, dijo el Gerente General de City U, confirma que el tema no se queda en la renta de apartamentos sino en brindar esa experiencia que le da al estudiante un lugar de vivienda completamente equipada de beneficios para que su rendimiento académico sea óptimo.

Esta obra fue posible a una inversión inicial superior a los 70 millones de dólares en donde participaron como accionistas la constructora QBO, la firma Patrimonios Estratégicos Inmobiliarios, PEI, que actúa como fondo inmobiliario, SomoS Grupo y la promotora Convivienda. El éxito ya tiene a los socios pensando en nuevos proyectos, pero de momento la empresa busca que haya mayor desarrollo en el mercado para dar inicio a un plan de expansión que conllevará a explorar nuevos mercados tal y como acontece en Barranquilla con la Universidad del Norte, pero la idea es llevar soluciones de alto valor agregado a las ciudades intermedias que son muy importantes en el tema académico y que finalmente pesarán a la hora de abrir otros puntos de operación.

Al escuchar a Javier Nieto Téllez, quedó claro también que una tendencia en los jóvenes de hoy es precisamente ofertas habitacionales para su universidad que incluyan soluciones integradas y servicios complementarios de calidad con lo cual no se van a distraer de su misión básica la cual es aprender y preparase de la mejor manera. Con este concepto, especificó Nieto, los residentes ganan mucho en autonomía porque finalmente pueden desenvolverse en un entorno grato que se vuelve una lección para la vida porque hay labores de autogestión que se van incorporando y que tienen que ver con su diario vivir.

City U, inclusión y tejido social

El proyecto City U, desarrollado con todas las normas de calidad urbana impactó de manera positiva a los vecinos del sector que disfrutan de las actividades que ofrece la empresa, vinculándolos con programas de entretención y haciendo que sientan mayor pertenencia por la zona, hasta hace dos años de alta vulnerabilidad.

Los vecinos del sector aprovechan la nueva plazoleta para interactuar con el proyecto, aspecto que ha tenido muy buen recibo lo cual se acompaña con programas de voluntariado con la parroquia del sector que les lleva beneficio a los niños de escasos recursos económicos de la zona, pero igual se trabaja con la Alcaldía en temas de seguridad y de mejoramiento del entorno como sucede con la recuperación del puente construido en 1905 y que hace parte del Eje Ambiental.

Otro aspecto que juega a favor es la proyección de películas para los niños, labor que hace posible la Cinemateca Distrital y que resulta una actividad cultural apropiada que forma y genera apego y reconocimiento por todo lo que se hace por mejorar la calidad de vida del sector en donde la comunidad disfruta de otras actividades culturales como fotografía y moda. El proyecto City U sigue mostrando con todo este trabajo que hay definidas directrices en responsabilidad social, pero igual en ese importante tejido social que tanto ayuda a construir país sobre pilares de inclusión y valores.

El tema es tan visible que la plazoleta fue abierta al público en donde la comunidad puede hacer uso de las diferentes opciones comerciales y de banca pues en locales comerciales hay una ocupación del 81 por ciento. Los restantes locales están listos para ampliar la oferta gastronómica y para inyectar mayores opciones a los residentes y a los vecinos del proyecto que pueden hacer compras en la droguería de Cafam.

Si bien el proyecto no es restrictivo, alienta saber que el nivel de buen comportamiento es muy alto porque cada quien desarrolla su vida con libertad en donde tan solo se propende por una sana convivencia en donde reinen el respeto, la honradez y el compromiso, unos conceptos muy de los residentes de City U.

De Norteamérica a Colombia

Foto de pixabay
Foto de City U

Este modelo, City U, fue traído de Estados Unidos y fue posible acoplarlo en Colombia gracias a la asesoría de la firma American Campus Communities, conocido por ser uno de los operadores más grandes en Norte América pues tienen viviendas universitarias en Estados Unidos y Canadá con lo cual suman más de 250.000 residentes en todas sus locaciones. Todo este éxito igual se basa en un mercado que como el americano dispone de 3.1 millones de camas disponibles para vivienda universitaria con una tendencia a crecer tal y como pasa en Europa.

En los rankings internacionales siempre miden las universidades que tienen vivienda con un puntaje más alto de aquellas que no la tienen.

En City U es fácil ver estudiantes de diferentes países y por ello el 15 por ciento de los residentes vienen de otras naciones por lo que no es extraño ver estudiantes de Estados Unidos, de México, Perú, Francia, Suecia, Canadá y de África.

“Nuestro esquema está planteado por periodos académicos, no como un contrato de arrendamiento normal sino con un contrato de tiempo real académico que es de cinco meses lo cual genera ahorros en los hogares y se ajusta de mejor manera a lo que busca el residente. Tenemos otros casos en donde los estudiantes de doctorado en donde los profesionales asisten por periodos cortos de tres meses en ambientes de total tranquilidad para lograr un eficaz desarrollo académico”, dijo el Gerente General de City U.

Foto City ULos valores del canon varían de acuerdo al requerimiento de la persona ya que hay habitaciones compartidas que van desde los 900.000 pesos mensuales hasta habitaciones individuales que están sobre los 2.4 millones de pesos, más conocidas como suite. El modelo más común tiene que ver con los apartamentos de cuatro habitaciones en donde el pago es de un 1’150.000 pesos. Este tipo de solución resulta importante porque se genera compañía y mejora el ánimo de los residentes.

Actualmente la coyuntura de devaluación les bajó el costo de las habitaciones a los estudiantes que vienen del extranjero y por ello para este tipo de residente puede ser muy interesante quedarse con City U porque las tarifas parten desde los 300 dólares en promedio lo cual al hacer la comparación versus el mercado exógeno, pueden haber factores favorables porque las habitaciones del exterior pueden costar el doble o el triple al mes sin dejar de precisar que son habitaciones compartidas y en inmuebles con más de 35 años de construcción y sin las áreas y las comodidades de City U.

El proyecto le rentó a la Universidad de los Andes por diez años una torre para sus estudiantes y ello porque la apuesta de vivienda universitaria ha sido decidida en esa alma máter. Hoy la conocida torre Séneca cuenta con 628 habitaciones resultó una alianza importante porque la universidad le dio mucho valor a este tipo de oferta para estudiantes.

El sector muestra proyectos que tratan de replicar el sistema de vivienda, pero la gran diferencia la pone City U con el sistema de programa de vida residencial porque la empresa brinda acompañamiento a los estudiantes sobre el conocimiento de los mismos universitarios. En síntesis la competencia puede darse en infraestructura o ladrillos, pero muy lejana en los servicios y valores agregados que tienen que ver con la parte humana, de convivencia, seguridad y atención personalizada. Como su fuera poco, la firma adelanta actividades culturales y ludicas en donde los estudiantes interactúan y comparten momentos espectaculares.

“tenemos gente de la universidad de Los Andes, del Rosario, del Externado, de la Universidad de América, de La Central, de la Jorge Tadeo Lozano, de La Salle y la Javeriana que no estando muy cerca, los estudiantes buscan el proyecto por el ambiente y los espacios que tiene. Además porque todos buscan los beneficios, la comodidad y la comunidad que se ha catapultado a tal punto de poder sentir el calor de casa”, anotó el señor Nieto Téllez.


El ambiente además de ser muy sano y sumamente agradable cuenta con altos estándares de seguridad que es una de las variables que más buscan los padres de familia. Otro aspecto, el escenario es tan diverso que es posible encontrar personas de otras regiones y de otros países con lo cual mejora el relacionamiento y enriquece de manera importante el proceso de formación.

Hay que decir que el proyecto cuenta con el área de vida residencial que está encargada de ayudar a los residentes cuando llegan a Bogotá, optimizando el proceso de adaptación, permitiendo que los estudiantes mejoren su rendimiento académico.

Este concepto americano fue concebido para desarrollar un nuevo mercado, pero sobre todo para cambiarle la cara al histórico centro de Bogotá. Apuntó que el proyecto ha generado una tremenda renovación urbana, aspecto que le ha llevado beneficio a toda la comunidad, hablando no solamente de los residentes de City U, sino de los vecinos y de la gente que a diario transita por esta especial zona de Bogotá, una de las de mayor locomoción y dinámica en Colombia y América Latina.

En solo población itinerante, expuso, hay un movimiento que involucra más de un millón de personas por día porque el sector es ideal para hacer diligencias, trámites, compras, turismo y desde luego para acudir a las universidades.

El proyecto, precisó el Gerente General de City U es vital en ese proceso de transformación de la urbe y a nivel de la academia el desarrollo resultó trascendental porque se trata de un servicio esencial en vista que hoy las universidades no están compitiendo entre ellas sino con sus pares en el exterior. El tema no es inferior si se tiene en cuenta que a las universidades de grueso calibre las miden inclusive por las viviendas disponibles que tengan para la población universitaria y su entorno.

Cabe recordar que City U es una ciudadela universitaria que está compuesta por tres líneas de negocio toda vez que hay un enorme y versátil parqueadero para todo el sector pues cuenta con 350 espacios de parqueo, adicional a esa solución hay una zona comercial con 50 locales en donde operan marcas reconocidas como Juan Valdez, Mac Center, Miniso, ARA, Starbucks y un área gastronómica generosa como también financiera para toda la comunidad que en conjunto brindan una oferta diferente a la gente que frecuenta la renovada zona.

El negocio más importante es el de viviendas universitarias que están construidas en tres torres residenciales de 30, 26 y 20 pisos cada una de estas. Los tres edificios tienen una capacidad para 1.700 habitaciones o residentes quienes deben ser estudiantes universitarios o estar ligados a la academia. City U alberga estudiantes de pregrado, posgrado, profesores y empleados administrativos que quieren vivir en las bonitas y funcionales torres porque quieren disfrutar de la experiencia merecida de la calidad de vida que redunda en un bienestar que no es fácilmente cuantificable.

Las habitaciones están dotadas de todas las comodidades y por ello al abrir sus puertas se observa un entorno modular y práctico con cama sencilla o doble, closet, biblioteca, escritorio y silla, baño, mueble de cocina con microondas, estufa, nevera, barra o mesa de comedor, mesa de noche, wifi y servicio de cable, punto de conexión de voz y datos, servicios públicos de alta eficiencia, agua caliente, servicio de aseo una vez por semana y área de lavado de ropa totalmente equipado de tecnología y productos de la más alta calidad.

El lugar es supremamente agradable desde su entrada y de manera adicional cuenta con espacios de estudio, esparcimiento y recreación. Para garantizar el bienestar, City U acondicionó salones múltiples, gimnasio, salón de juegos, cafetería, sala de proyecciones, terrazas comunales, plazoleta de comidas y otros espacios de alto confort que hacen parte de los valores agregados.

En opinión del Gerente General de City U, hay expectativas por el futuro del plan de ordenamiento territorial, POT, pero destacó el trabajo de no pocas firmas que están desarrollando proyectos en las áreas del antiguo centro de Bogotá que sumados llegan a 200 o 300 unidades habitacionales, sector llamado a ser la joya de la capital por las obras que allí llegarán. Aclaró Nieto que la situación internacional de la economía influye mucho en el mercado interno porque la incertidumbre impacta la inversión, el precio del dólar y las exportaciones.

Hay que decir que cuando uno ingresa a las muy cómodas habitaciones o instalaciones de City U, la sensación es algo similar a entrar a la cápsula del tiempo porque el sector mantiene esa huella Muisca, los gritos y colores de la conquista, los silencios y tensiones de la colonia, pero igual el sector obsequia a todas sus anchas un contexto republicano que señala momentos capitalinos como la Guerra de los Mil Días, el Bogotazo, los ratos afables del tranvía, la loca Margarita, las extravagancias, pero el refinado hablar de Pomponio, las obsesiones del bobo del tranvía y la elegancia desecha del Negro Chivas. Igual se escuchan voces exacerbadas y desde la altura de los espectaculares edificios se ve pasar al “Negro” Jorge Eliecer Gaitán, con paso firme y apresurado a su oficina de la carrera séptima en el edificio Agustín Nieto.

Igual se siente la campaña libertadora y el caminar de Bolívar por las calles estrechas de la adoquinada Santa Fe. En fin, en City U el tiempo avanza, pero congela con las nubes que bajan de las montañas un compendio histórico de gran valía.

Al llegar los españoles guiados por Gonzalo Jiménez de Quesada, en la otrora Bogotá, la población se estimaba en cerca de 500.000 habitantes que ocupaban el altiplano cundiboyacense, Bacatá y parte de Santander. Esa era la gran confederación de agricultores, pescadores, mineros, cazadores y hombres pensantes como lo dejó plasmado en los anales de la historia el enorme Nemequene el gran legislador y hombre de derecho precolombino quien con sus habilidades en derecho llegó a ser admirado con el paso de los años en Roma por darle vida a un código que sería vital para hacer justicia.

Qué grato subir a las torres de City U, qué bueno resultó ese reencuentro con el pasado y qué afortunado fue ver el devenir a través de unos cristales gruesos que regalan luz y mucha claridad. Fue mágico ver conceptos de avanzada en vivienda y educación, resultó especial ver rostros felices, y muy afortunado para quien firma fue poder imaginar ese momento de encuentro del venado de oro, el que encontró el portugués, Juan Barreto, cuando huía de su suegro, el padre de la hermosa bogotana, Inés Domínguez.

Ese venado de oro lo encontró el joven, dice la leyenda bogotana, en una cueva del cerro de Guadalupe a finales del siglo XVII, pero no estaba solo a sus costados, había un número importante de joyas indígenas de la familia Muisca pues aseguraban los guaqueros que éstos ocultaron muchos tesoros en los alrededores de Bogotá. Hoy ese tesoro se ve reflejado en mayor desarrollo y en un verde semejante al de las esmeraldas que reverbera desde el oriente de la ciudad a un lado de los cerros, que ven una gracia más con la puesta en marcha de City U, una joya en vivienda universitaria, totalmente disruptiva, que lleva más de dos años reviviendo los mejores momentos de la gran ciudad.

Visto 529 veces