Domingo, 08 Enero 2017 00:19

Con nuevo IVA del 19% aerolíneas no crecerán

Por

Empresas como Easyfly expresaron su descontento con el nuevo estatuto tributario el cual consideran regresivo y perjudicial para la dinámica en demanda que requiere una economía que piense seriamente en crecer.

Varios sectores económicos han expresado en este medio su posición frente al manejo económico y básicamente en todo lo que tiene que ver con el paquete tributario que aprobó el Congreso a finales de 2016 en donde históricamente se dio un salto en el impuesto al valor agregado IVA del 16 al 19 por ciento, afianzándose como la reforma tributaria más severa y dura en contra de las clases medias y los estratos populares. En esta ocasión un reconocido empresario, de esos que no ha tenido la mínima duda por jugársela por el país y por el desarrollo lamentó que la reforma no haya sido tan contundente en aras de mejorar los recaudos y si agresiva con el bolsillo del colombiano del común, de ese que compra y hace que la economía crezca.

El presidente de la aerolínea, Easyfly, Alfonso Ávila, le dijo a Diariolaeconomia.com que el nuevo IVA tiene un efecto directo sobre el costo de los tiquetes y aseguró que el nuevo gravamen también habrá un impacto en otro tipo de productos y en otra oferta de servicios.

Indicó que es apenas obvio que con una mayor tarifa en el IVA, la capacidad adquisitiva de los colombianos va a reducirse y por ello no descartó que pueda bajar en alguna medida el número de pasajeros que utilizan el servicio aéreo.

Aunque resulta muy difícil hacer el cálculo de en cuanto puede impactar desde el punto de vista cuantitativo el IVA del 19 por ciento la industria aérea, lo cierto es que las aerolíneas dan por descontado que serán menos los pasajeros que subirán en un avión porque tres puntos adicionales los siente cualquiera en su billetera o en su PYG.

“Colombia venía creciendo a un buen ritmo toda vez que el ejercicio mostraba índices positivos de dos dígitos como paso en 2015 y parte de 2016, pero este año cambió la tendencia y el crecimiento bajó a un digito. En los últimos meses el indicador está muy cercano al uno o al dos por ciento, entonces sí se puede corroborar que está desacelerándose de manera considerable el crecimiento medido en número de pasajeros que fue sorprendente en años anteriores”, declaró el señor Ávila.

En opinión del presidente de Easyfly, la reforma tributaria que fue diligenciada en el Congreso dejó a más de uno aburrido porque se habló demasiado y se vio poco en lo que tiene que ver con un mejor tratamiento para las factorías que son a final de cuentas las que le dan una mano importante al empleo y a las mejoras en el frente social.

El empresario no ocultó su desazón y manifestó que lo que se anunció como una reforma tributaria estructural no lleno las expectativas de los empresarios e industriales. Sobre el impuesto de renta, indicó que finalmente los beneficios estipulados se empiezan a ver ya con una disminución adicional en el 2018.

“Uno si esperaba que en esta reforma tributaria se considerara mejor al sector empresarial que finalmente crea empleos y jalona desarrollo, pero finalmente quedamos un poco frustrados con lo aprobado y esperamos que con el tiempo todo mejore para lo que se la juegan por Colombia, es decir para los empresarios”, apuntó.

Ávila expuso que el año no pinta para nada bien toda vez que hay factores adicionales que sumados no dan para ser optimistas. Sostuvo que aparte del IVA hay que adicionar las elevadas tasas de interés, la devaluación y el alto precio en los combustibles.

Aseveró que todas esas consideraciones fueron tenidas en cuenta al interior de la aerolínea y finalmente el análisis dejó claro que hay una suma de factores que impactará al sector aéreo en Colombia y en general a una economía que se está enfriando. Aclaró que la devaluación sigue impía, impactado los costos de las aerolíneas lo que hace prever un año bastante difícil, un año en el que se necesita toda la imaginación para poder superar el complicado reto.

Como si fuera poco, el petróleo está repuntando, pero independiente de todo existe el malestar en los empresarios y en a gente porque sistemáticamente se impulsan incrementos y se crean nuevas cargas impositivas con cargo a la gasolina y al ACPM, situación injusta y alarmante porque un mayor costo en derivados del petróleo castiga inexorablemente la competitividad más en una región en donde los combustibles están a la par con la realidad de los precios internacionales del crudo.

Para el empresario el resultado no es mentiroso porque cada vez Colombia se aleja de los indicadores de competitividad y quienes dependen de gasolina o diésel, que son casi todos, están compitiendo con unas desventajas enormes que empiezan justo por el insumo más básico.

“Fue visible, la reforma tributaria tuvo únicamente en cuenta resolver un problema fiscal, pero se olvidó de asuntos importantes como incentivar un poco la inversión e incentivar el crecimiento de las empresas, entonces yo creo que va a ser un año muy difícil, va a ser un año donde no habrá un crecimiento importante en los sectores de la economía”, especificó.

Listos para competir con aerolíneas que vienen del transporte terrestre

Uno de los anuncios que ha venido tomando mucha fuerza y que de hecho fue noticia en este medio de comunicación fue el paso que darán algunas empresas del transporte terrestre de pasajeros a aerolíneas. Puntualmente la empresa Coomotor del Huila en asocio con otras transportadoras tendría todo muy avanzado para incursionar en el modo aéreo, demostrando que también los buses tienen alas.

A propósito de este nuevo reto, el presidente de Easyfly aclaró que hay que diferenciar y tener en cuenta como se define una aerolínea de bajo costo porque puede haber algún tipo de confusión porque muchos asocian el revolucionario concepto con la eficiencia tema que encaja perfecto en esta empresa.

“Nosotros podríamos llamarla aerolínea de bajo costo como cualquier otra aerolínea que haya centrado su ejercicio en la eficiencia, digamos como flota única, que promociona y ofrece el transporte punto a punto, pero allí hay un asunto muy complejo de costos, yo creo realmente que cuando se crea una empresa, siempre hay que estar preparado para los retos. Nosotros estamos listos naturalmente para competir con los nuevos actores que ingresen al sector”, dijo Ávila.

No descartó que las nuevas empresas aéreas que tengan origen en los buses intermunicipales puedan estar pensando en un portafolio muy fuerte de turismo, empero indicó que en el mercado colombiano todavía hay cosas importantes por hacer. Manifestó que en el país aún es muy bajo el número de pasajeros que montan en avión lo cual se constituye para expertos y nuevos en todo un desafío.

Explicó que en los nuevos conceptos de aviación comercial hay unas historias gratas por narrar y tienen que ver con el auge de pasajeros que al ver costos, beneficios y tiempos optaron por el avión con lo cual se demostró que en Colombia hay un mercado importante. Easyfly logró duplicar luego de su lanzamiento el número de pasajeros y notó que en efecto hubo una migración interesante del transporte terrestre al transporte aéreo.

Este fenómeno que toma mayor fuerza en Colombia va de la mano, a criterio de Alfonso Ávila, con el crecimiento de la clase media y con las posibilidades que ofrecen ingresos no muy altos con pasajes relativamente económicos y muy favorables para cualquier tipo de pasajero, es decir turistas, empresarios, microempresarios, ejecutivos o viajeros eventuales.

Infraestructura aérea va bien

Sobre la inversión en los aeropuertos y las mejoras en este tipo de terminales, Ávila comentó que en ese sentido el gobierno ha acertado porque adelantó una inversión bastante importante para optimizar la llegada y salida de pasajeros. Esa inversión y los arreglos redundo en que por ejemplo empresas como Easyfly abrieran nuevas rutas porque fueron notorias las facilidades para operar.

Destacó que una inversión de 2.8 billones de pesos que han sido comprometidos en todos los aeropuertos del país han sido claves en las ampliaciones, en mejores y más largas pistas de despegue y aterrizaje.

Para el empresario, esa inversión afortunada que dotó de mejor manera los aeropuertos y los hizo más viables para operar, va a compensar de alguna manera el efecto negativo que puedan tener los comportamientos de otros factores de la economía.

Muy bien Easyfly

La aerolínea Easyfly, una gran revelación en el transporte aéreo estuvo cerca de movilizar el millón de pasajeros en 2016. En los últimos seis meses la empresa abrió unas seis rutas, precisamente para compensar un poco la disminución que registraba. La clave sin duda fue ampliar la operación que es una tarea en la cual sigue focalizada la compañía.

“Hay buenas opciones para abrir nuevas rutas, pero realmente va a haber un efecto negativo y por eso no vamos a crecer este año”, manifestó.

Actualmente Easyfly está pensando en volar a Bahía Solano, pero debe esperar que el aeropuerto quede totalmente acondicionado y seguro para volar. De igual manera la empresa abrirá una ruta a Manizales, en donde no hace presencia.

“Vamos a abrir una ruta entre Medellín y Manizales, allá hay un solo operador, realmente es una dependencia muy importante. Eso es en síntesis lo que tenemos en proyectos para este año y hay otra ruta por abrir entre Yopal y Medellín que suelen ser centros comerciales dinámicos. Los recorridos en carro que duran más de doce horas muy pronto terminarán porque ese va a ser un servicio que les vamos a ofrecer a este tipo de pasajeros en los confortables aviones de Easyfly”, afirmó.

Las nuevas rutas demandarán naturalmente más equipo, pero la empresa acabó de recibir un avión adicional. La aeronave que llegó hace apenas dos meses está destinada para esas rutas, se trata de un ATR-42-500 francés que es una aeronave para 50 pasajeros. El avión es muy moderno e inició operaciones el pasado primero de noviembre.

 

Visto 1589 veces