Viernes, 24 Mayo 2019 22:30

Marriott Medellín, lo mejor a la hora de casarse con una marca

Por

Este hotel sigue creciendo en ocupación y es sin duda todo un referente de servicio, confort y servicios de calidad. La hotelería hace un análisis.

Por donde se le mire, la muy bella villa de Medellín tiene encanto, no es fortuito su seudónimo de “Ciudad de la eterna primavera” y con el paso de los años la capital antioqueña ha vendido, y de qué manera, unos sellos culturales, económicos, agropecuarios de arriería, cafeteros y paisajísticos que enamoran a propios y extraños.

Cada vez más personas visitan Medellín y en buena hora fue creciendo la oferta hotelera en una capital que crece con prisa y que necesitaba alojamiento para los clientes de las cada vez más hermosas y cautivantes ferias de las flores, para los eventos de moda, seminarios y congresos así como para hospedar a una masa de turistas que quieren saber más de la ciudad más innovadora del mundo, esa que supo mostrar resiliencia y volver a retomar su máximo esplendor.

El Gerente General del Hotel Marriott Medellín, Luis Bombiela, le dijo a Diariolaeconomia.com, que la marca y su prestigio se han afianzado como sinónimo de seguridad, de muy buenos servicios, de confort, comodidad, gourmet y fidelización. El directivo precisó que el hotel sigue creciendo a paso firme, experiencia que se ha experimentado desde su apertura que fue precisamente el primero de noviembre de 2017 con 163 habitaciones, entre ellas siete junior suite y una presidencial que a juicio del Gerente es la más bonita en oferta en toda la ciudad.

El hotel está muy dotado, cada habitación es de ensueño y cuenta con zonas de recreación muy especiales así como con dos salones para conferencias con una capacidad de 80 y 250 personas respectivamente, spa a cargo de las mejores masajistas de la ciudad y piscina en el cuarto piso. Igual hay un gimnasio catalogado como el mejor por los elementos importados y la calidad de los equipos para ejercitarse.

En Medellín, el Marriott cuenta con dos restaurantes de la misma cadena Marriott o de Real Hotels & Resorts que son los conceptos de The Market, dejando notar una carta inmejorable de comida internacional y el Nau Sushi. Igual el hotel cuenta con el Coffee Corner que es un concepto muy de la casa apto para el café y disfrutar de la mejor pastelería.

Este hotel cuenta con 180 puestos de parqueo y hay que reiterar que uno de los valores agregados del Marriott Medellín es la seguridad porque se siguen los protocolos y los estándares internacionales de la cadena, además las instalaciones cuentan con ventanas anti-ruido en todas las habitaciones del hotel y como si fuera poco la firma es dueña de la marca de colchones que está desde luego registrada.

El Marriot no solamente es un gran hotel, se apunta en la “Capital de la Montaña” como el mejor y eso se nota en los diferenciales y valores agregados que hacen de la marca la mejor experiencia en el descanso o en el viaje de negocios por cuanto la estadía se disfruta a plenitud. En Medellín, Marriott se escribe en negrilla y con mayúscula y prueba de ello es que la marca le dio un valor agregado a la ciudad con lo cual los beneficiados son muchos, entre ellos la competencia y las autoridades de turismo.

Según Bombiela hay expectativas alentadoras de corto plazo en materia de recuperación económica en donde el turismo es uno de los baluartes de Antioquia y de Medellín en vista que en la región la industria ha crecido de manera importante y en ese proceso Marriott se siente parte del presente y el futuro de Medellín, razón por la cual el grupo Real le apostó decididamente al desarrollo de la capital paisa.

Un dato para tener en cuenta es que cada vez hay más inversionistas mirando a Colombia en donde ven todo un potencial, pero a criterio de Bombiela, la hotelería demanda más apoyo del gobierno, básicamente en el frente impositivo si se quieren mejorar los indicadores de inversión extranjera directa.

“Los inversionistas le han apostado a Colombia en los últimos años, en especial a la ciudad de Medellín de lo cual soy testigo, de todas maneras hay cosas por mejorar porque los capitalistas dejan de ser empresarios para entrar en una especie de sociedad con el ministerio de Hacienda”, sostuvo el Gerente General del Marriott Medellín.

El tema no es para mirar con desdén porque hay temores y reservas en un cúmulo de nuevos inversionistas que piden transparencia y claridad en las reglas de juego pues si se firmó un negocio en determinadas condiciones, estas no pueden cambiar de la noche a la mañana porque no solo se queda mal con un capitalista sino que se le despacha por la puerta trasera y eso no habla bien de un país.

Dentro de los comentarios de Bombiela está igual la preocupación por la cantidad de empresarios colombianos y de inversionistas extranjeros que están buscando condiciones y rentabilidad en otros países de la región.

“Lo digo porque me lo hicieron saber los inversionistas tal cual se lo comento, no nos respetaron las reglas de juego y por eso nos vamos, no hubo lealtad, no se honró la palabra y no meto un dólar más en Colombia, mejor me voy para otro lado así pierda mi impulso den este país. Ese tema es lamentable”, apuntó el hotelero.

Todo esto anotó el Gerente, hace pensar que Colombia tiene todo para salir a flote, pero igual todo para enterrarlo. Infortunadamente, expuso, hoy Colombia está al borde del cuchillo y son cruciales los momentos para determinar hacia donde debe ir el país.

El vocero dijo que Colombia necesita con urgencia una política de estado para los empresarios que finalmente son los generadores de riqueza y de empleo. Agregó que en medio de la búsqueda de salidas es necesario dejar claro que los compromisos deben cumplirse para darle seguridad a la inversión.

Un hotel ocupado y con toda la tecnología

Marriott como cadena líder mundial está a la vanguardia de la tecnología, directriz que sigue la marca en Colombia. Otra ventaja para quién busca confort y soluciones al amparo de un hotel es que Real tiene como consigna estar cinco años delante de la competencia y por ello en tecnología lo mejor lo tiene el grupo que cuenta con los más óptimos software de reservas en lo que hay liderazgo mundial. El tema va tan adelante que las reservas se pueden hacer sin ningún inconveniente desde los dispositivos móviles.

En 2018 la ciudad cerró con un promedio de ocupación de 62 por ciento mientras que Marriott que cumplía su primer año cerró con un indicador de 66 por ciento, y este año el promedio de ocupación ya va en el 72 por ciento mostrando igualmente liderazgo en habitaciones ocupadas. El margen de ventaja frente al segundo es muy marcado en Medellín y en Colombia el hotel es de los más dinámicos.

El sello y el servicio empujan pues hay semanas en las cuales la ocupación es al cien por ciento.

La vida cambia pues de esa Medellín a la que se llegaba en Aerocondor, en Expreso Bolivariano, Empresa Arauca o Flota Magdalena para encontrar con suerte una habitación en el emblemático Hotel Nutibara ya no queda nada, hoy la ciudad es un destino con muy buena oferta hotelera y con servicios añadidos. El viejo Nutibara sigue ahí como una huella del pasado y con otro tipo de mercado.

La ilegalidad o informalidad hotelera en Medellín es un lío grande porque hay hospedajes en donde no se cumple con los mínimos estándares de calidad, seguridad y confiabilidad que generalmente ofrece la hotelería. El inconveniente es tan grande que la informalidad tiene una ocupación a la par con los hoteles legalmente constituidos, además con un factor adicional y es que los irregulares no pagan impuestos ni hacen inversiones como lo hacen las marcas.

“El gobierno debe tomar medidas urgentes para combatir esto porque no solo no hay garantías al turista sino que no refleja la hospitalidad que puede ofrecer la ciudad de Medellín. En la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco, estamos a la vanguardia en esto porque ese tipo de competencia nos afecta en ocupación y en otros rubros lo cual no es justo con los hoteles que trabajan al amparo de la legalidad”, dijo Bombiela.

La hotelería informal llega casi al 50 por ciento de ocupación ilegal que genera todo tipo de riesgos. El lío es que muchos de estos sitios sirven de plataforma para la prostitución de todo tipo y para impulsar un turismo irregular que daña la imagen de la ciudad toda vez que se le sigue haciendo apología al delito y al narcotráfico más exactamente.

“Eso no es Medellín, el Alcalde ha hecho grandes cosas y hoy Medellín es una ciudad diferente, innovadora y dueña de una marca esperanzadora y útil, lo del pasado se quedó allá. Hoy Antioquia es café, industria, moda, flores, alegría y mucho amor”, aseveró el destacado gerente.

Para el experto hay unas ollas disfrazadas de hoteles que van en total detrimento de la imagen de Colombia, de Antioquia, de Medellín y de una industria loable y trabajadora. Indicó que el turista que busca la hotelería formal es ese que busca museos, cultura y cosas buenas.

“Es urgente la intervención de las autoridades porque sigue en riesgo la imagen de Colombia y la verdad yo que viví en el extranjero por espacio de 40 años sé lo duro que es un calificativo ajeno a la realidad de la gran mayoría de colombianos”, concluyó el Gerente General del Hotel Marriott Medellín, Luis Bombiela.

Ahí está Medellín y su hotelería, las marcas como Marriott siguen construyendo historia en la hotelería esa que arranco a la vera del camino, pero que fue mejorando hasta erigir en 1928 el Hotel Bristol. Con ese nuevo concepto cambió el concepto y fueron quedando atrás fondas y pensiones. Con el paso de los años la ciudad dio el salto de calidad y por ello, con el agrado que produce estar bajo el techo de un buen cinco estrellas, la ciudad ya dice muy Marriott Días o muy Marriott Noches.

Visto 501 veces