Miércoles, 31 Marzo 2021 11:38

Cootranshuila, potencia motores para impulsar la reactivación económica

Por

La empresa no fue ajena a la coyuntura pandémica y por ello el ejercicio económico resulta no solo un resultado sino un enorme reto. Sector transporte, un mercado en el limbo.

Al cierre de 2020 la empresa Cootranshuila experimentó una situación en línea con el grueso de la economía toda vez que hubo menor actividad como consecuencia de la pandemia de Covid-19, la misma que pasó una factura muy alta a los sectores económicos del país. La cooperativa que nació en 1937, siendo una de las vanguardistas en el servicio intermunicipal, reportó unos ingresos totales en el año anterior por 31.954 millones de pesos, una caída del 4,48 por ciento lo que en plata blanca llega a 1.499 millones de pesos.

El impacto en los ingresos se dio básicamente por atender rubros tales como administración de los vehículos afiliados a la cooperativa, ventas generadas en las estaciones de servicio, EDS, de la cooperativa. Igualmente, por servicios de GPS y publicidad como también servicios de transporte.

Como puede observarse, la Cooperativa de Transportadores del Huila limitada “COOTRANSHUILA LTDA” no fue la excepción al verse afectada en gran magnitud por la emergencia sanitaria, económica y social decretada por el Gobierno nacional en cabeza del Ministerio de Salud y Protección social que adoptó medidas de choque para contener la pandemia del Covid-19. La empresa anotó que el escenario resultó alarmante por cuanto afectó en un 90% las operaciones de transporte y en 80 %, aproximadamente, la operación en las Estaciones de servicio e insumos de transporte de la Cooperativa.

Además la enfermedad y la contracción económica generada impactó los otros agentes conexos al transporte en el lapso comprendido entre abril a junio de 2020, permitiendo una reactivación gradual a partir del mes de Julio hasta diciembre; ejercicio que, según la Cooperativa, no fue fácil debido a todas las restricciones y excepciones de viaje a todos los usuarios y a la misma instalación y puesta en marcha de todos los protocolos de bioseguridad a fin de brindar a sus pasajeros, la seguridad, confianza, comodidad y eficiencia en un excelente servicio de transporte por carretera en todas las modalidades.

Marino Castro Carvajal

Según el Gerente General de Cootranshuila, Marino Castro Carvajal, los activos de la empresa a diciembre 31 de 2020 ascendieron a 55.855 millones de pesos, que comparados con igual periodo de 2019 representa una caída del 1,16 por ciento, puntualmente, 658 millones de pesos. Al clasificar este rubro se detecta que el activo corriente llegó a 15.063 millones de pesos, una disminución del 10,63 con relación a 2019. Por su parte los activos NO corrientes registraron 42.063 millones de pesos, un incremento del 2,39 por ciento frente al balance de 2019.

Los pasivos de Cootranshuila se ubicaron en 32.804 millones de pesos los cuales comparados con el ejercicio del año anterior muestran una caída del 0,52 por ciento, unos 171 millones de pesos.

El Pasivo Corriente, según el balance equivale a $9.650 millones, un incremento del 16.00 por ciento, con relación al año 2019. Los Pasivos no Corrientes equivalen a $23.154 millones, reduciendo la cifra en 6.09 por ciento, con relación al año 2019.

El patrimonio total de Cootranshuila a 31 de diciembre de 2020 fue de $23.051 millones de pesos, suma que disminuyó en $487 millones con relación al 2019, representando un 2.07 por ciento.

La Gerencia reveló que el resultado del ejercicio del periodo enero–diciembre de 2020 arrojó una pérdida de $285 millones, totalmente ambigua al ejercicio de 2019 cuando el indicador llegó a $435 millones.

Por otra parte, el costo de venta de mercancías durante el año 2020 fue de $22.947 millones, aumentando en un 0.41% en relación al año anterior.

Los Gastos administrativos, operacionales y no operacionales durante el 2020 sumaron $ 9.293 millones, una disminución del 8.58% con relación a 2019.

Ejecución presupuestal

Al revisar la ejecución presupuestal en 2020, Cootranshuila indicó que los ingresos totales se ejecutaron en un 64.34%, los costos y gastos totales mostraron un cumplimiento del 65.28%, por lo tanto, los excedentes dejaron ver un incumplimiento del 104.5%, en donde se proyectó inicialmente unos excedentes de $274 millones y se obtuvo finalmente una perdida por $285 millones debido a la pandemia COVID 19.

 

“Como el transporte público está directamente relacionado con el desarrollo económico y depende de las tarifas, es probable y efectivo que la perdida de los ingresos sea inevitable para las empresas de transporte; además de estas pérdidas el aumento de los costos por la limpieza y desinfección frecuente de los vehículos e instalaciones, y la disminución de la frecuencia de los buses durante este periodo de tiempo largo puede suponer una carga financiera adicional a las empresas. Sin embargo, el panorama general y la implicación a largo plazo para los sistemas de transporte público son muy complejos y difusos, por un lado, la demanda de viajes cayo entre un 80% y 90% debido a los toques de queda y por otro lado un descenso de la demanda de viajes debido al cambio del comportamiento de los usuarios y a las alzas de tarifas”, señaló el señor Castro Carvajal.

 

La presencia del Covid-19 golpeó las finanzas de Cootranshuila y se consolidó en una pérdida de demandas de viajes de más del 44% con respecto al año inmediatamente anterior.

 

“Nuestro servicio de transporte de pasajeros por carretera ha sido una de las actividades más afectadas en Colombia, debido a las medidas implementadas por el Gobierno Nacional para evitar la propagación de la pandemia Covid-19 y de esta forma minimizar la afectación a toda la población en relación a la morbilidad y mortalidad; situación que llevó a que los usuarios en general no utilizaran este medio para la movilidad regular, motivo por el cual se aumentó la informalidad y la ilegalidad”, expuso el directivo.

 

Por otro lado, el aislamiento obligatorio por regiones decretado como emergencia social y sanitaria generó una crisis financiera en el sector transporte al superar pérdidas económicas de más de $8.000 millones de pesos diarios, afectación al empleo formal e informal y, por ende, debilitando y desestabilizando a las empresas de transporte habilitadas en Colombia.

Posteriormente, aseveró Marino Castro, el Gobierno Nacional y las Autoridades Locales permitieron en los siguientes meses otra leve reactivación del sector al abrir plenamente los terminales de transporte, permitiendo una ocupación de más o menos, un 50% y hasta un 70% de ocupación de los vehículos, condicionando la venta de tiquetes con restricciones o excepciones de viaje a los usuarios de transporte y priorizando la venta de carácter virtual.

Partiendo de estas premisas, Cootranshuila considera que la reactivación económica del sector transporte ha sido muy lenta en su operación y por ende en sus rendimientos financieros.

Informalidad e ilegalidad, las ganadoras

Según los análisis hechos al interior del sector, en 2020 se incrementó la informalidad e ilegalidad en el transporte tanto en vías nacionales como urbanas, una situación indeseable que llegó a causa de los Decretos nacionales y municipales en donde se restringió la movilidad de los usuarios debido a las excepciones instauradas en dichas normas.

De la misma forma, dogmatizó la Cooperativa huilense, la estigmatización del servicio público de transporte por la información errónea y falsa acerca de que los vehículos de servicio público eran un foco de contagio debido a la conglomeración de personas; fue la excusa que mucha población en general asimiló y por ello busco medios alternativos para poder realizar sus desplazamientos para cubrir sus diferentes necesidades.

De igual forma los concesionarios de vehículos, automotores y motocicletas, aprovecharon dichas restricciones para ofertar su mercado y de esta forma siguieron saturando las poblaciones y vías nacionales con vehículos unipersonales que contribuyeron aún más a la proliferación de transporte de carácter informal e ilegal por no ser servicio público de transporte.

Sumada a esta problemática las autoridades nacionales, municipales y entes de control no ejercieron ningún tipo vigilancia y restricción de dicho transporte ilegal, al verse enfocados en la problemática del año 2020 (pandemia COVID 19) y el costo político para ellos sería muy perjudicial debido a las altas tasas de desempleo que se están presentando en el país y la falta de recursos económicos por parte de la población menos favorecida.

Todos estos parámetros afectan en gran medida a las empresas de transporte en todas sus modalidades de servicio público de transporte en Colombia.

Cootranshuila enfatizó que el 2020 dejó una nueva realidad y muchas lecciones aprendidas que no deben desaprovecharse en la actual transición, un contexto que invita de alguna manera al optimismo.

 

“Dichas transformaciones deben ser abordadas con una perspectiva positiva, aprovechando las oportunidades que en Colombia se desatan como las transformaciones digitales, la de innovación y la de servicios de transporte que se pueden generar para mejorar los aspectos de los grupos familiares, comerciales, políticos y empresariales en Colombia y la región”, puntualizó el Gerente de Cootranshuila.

 

La empresa tiene muy claras varias realidades y tiene que ver, en primer lugar, con el hecho que el impacto de la pandemia no ha llegado a su fin, de igual forma que las consecuencias negativas en lo económico y en lo social son inmensas. No menos importante es el hecho que tomará varios años recuperar lo perdido y varios más para retomar la senda que traía el sector y la economía como un todo.

La firma reconoce que desde el ejecutivo fueron tomadas medidas de política pública indispensables y valiosas. Agregó que la agenda económica y de política pública de los próximos años requerirá de muchas medidas adicionales que permitan disminuir los efectos de la actual crisis.

Para Cootranshuila Ltda., es una necesidad continuar con la transformación digital que era un proyecto para el futuro, pero pasó a ser una necesidad apremiante, se aceleró y llegó para quedarse en las empresas, los hogares, los gobiernos, la educación y por ende en el sector del transporte.

En su análisis coyuntural, la empresa determinó que el uso de los canales digitales impulsó el fortalecimiento de los procesos internos de las empresas, generó una mayor capacidad de llegar a los clientes e incrementó el valor agregado del mercadeo y por ende la generación de nuevos clientes.

Este porcentaje de uso de los canales digitales antes de la crisis se centraba alrededor del 35%, pero durante la crisis se incrementó hasta 63%, se espera que permanezca alrededor del 58% cuando pase la pandemia.

Las formas de pago virtuales cumplen un papel fundamental en el comercio electrónico y Cootranshuila lo refleja en sus resultados obtenidos con las ventas online, las cuales arrojaron un valor de $806.000.000 correspondientes al año 2020.

Recuperación económica y gestión social

Cootranshuila Ltda., mantuvo informado constantemente a la Comunidad de afiliados, clientes y demás usuarios del transporte en todo lo pertinente a la normatividad emanada por el Ministerio de Transporte, Ministerio de Salud y Alcaldías municipales para poder aplicarla a cada una de las modalidades del servicio de transporte y taquillas, brindando a nuestros usuarios una asesoría permanente para realizar los cambios y mejoras a nuestra reactivación económica en la operación.

Partiendo de esta normatividad, Cootranshuila Ltda., realizó grandes inversiones en la activación económica a fin de reactivar la operación del servicio de transporte de pasajeros a nivel nacional y municipal implementando infraestructura en todos los Terminales de Transporte, taquillas municipales, oficinas de rodamiento, oficinas administrativas, estaciones de servicios entre otras.

Esta infraestructura equivale a la implementación de los protocolos de bioseguridad que incluyen productos químicos (alcohol, desinfectantes, jabón, Etc.), trajes de bioseguridad, elementos de protección personal, desinfección de vehículos, taquillas y oficinas, publicidad virtual y física del manejo y cumplimiento del protocolo de bioseguridad, elementos al interior de los vehículos (dispensadores) y un suministro permanente de productos de desinfección y aseo tanto a vehículos como a instalaciones.

Sumado a lo anterior, la Cooperativa realizo los ajustes necesarios en la planta de personal, en los frentes administrativo y de operadores, asignó trabajo en casa y solicitó los permisos correspondientes al Ministerio de Trabajo acerca de las prestaciones sociales, vacaciones colectivas como también los ajustes presupuestales a fin de reducir su carga económica.

Otra parte fundamente que realizo la gerencia fue gestionar créditos ante las entidades Financieras de primer y segundo nivel para lograr la liquidez necesaria a fin de poder solventar los costos, gastos, compromisos y ayudas a los asociados como también soportar la operación de transporte de la Cooperativa, es decir garantizar combustibles, viáticos y anticipos.

De la misma forma se gestionó ante el Gobierno Nacional las ayudas o los subsidios a las nóminas para solventar la planta de personal administrativo y operativo.

Para la empresa, el ejercicio económico, per sé, no invita a la celebración, pero se constituye sin lugar a dudas en un enorme reto, que será posible sacarlo adelante con una marca histórica, un servicio diferenciado y los incontables valores agregados que matizan la operación de Cootranshuila.

El 2021, un año de grandes desafíos

La Cooperativa Cootranshuila, amén de las dificultades experimentadas por la llegada del Covid-19, no pierde el panorama y mantiene una política de mejoras y apuesta por un mayor crecimiento, reiterando que el terreno perdido fue considerable.

Así las cosas, las directivas prevén una reactivación económica total de la Cooperativa. Consideran que es perentorio seguir gestionando ante las Entidades correspondientes el control de la informalidad que afecta el negocio del servicio de pasajeros.

La renovación y reposición del parque automotor de la Cooperativa en todas sus modalidades hace parte de las metas para este año. No menos importante para la cooperativa es el participar en las licitaciones y contrataciones de pasajeros, combustibles y demás objetos conexos al transporte, igual invertir en compra de acciones en los diferentes Terminales.

La hoja e ruta contempla también la legalización e implementación de nuevas rutas y horarios, reforma de los estatutos de la cooperativa, una preparación consecuente para la implementación del Sistema estratégico de transporte urbano SEPT, continuar con la legalización de las ventas de los automotores que se encuentran en poder de los tenedores, crear estrategias de seguridad vial en la implementación en los vehículos automotores, adquirir nuevo software operacional y contable para el mejoramiento de los tiempos de venta y por ende en el recaudo de información financiera y seguir sistematizando las agencias de nuestra área de influencia.

Los retos contemplan continuar con la formalización laboral, implementar de conformidad con la norma de archivo, un sistema de archivo general para Cootranshuila Ltda., crear estrategias para fomentar la adquisición de vehículos en la modalidad urbana con el fin de cumplir con la normatividad vigente, promover el acercamiento con las diferentes agremiaciones y entidades estatales para el mejoramiento de la actividad e implementar políticas que contribuyan al mejoramiento y conservación del medio ambiente.

El Consejo de Administración y la Gerencia General resaltó el compromiso de todos los asociados con la Cooperativa, los lineamientos y aportes desarrollados en cada uno de los comités con el fin de lograr la reactivación del 2020 y seguir avanzando para el año 2021. Del mismo modo agradeció la confianza depositada en la empresa para proteger, afianzar y enaltecer a Cootranshuila Ltda.

Visto 1366 veces