Domingo, 19 Diciembre 2021 00:28

Grupo Gerfor: Trayectoria, prestigio, atributo y reconocimiento

Por

Su fundador Germán Forero Rodríguez, recibió del Presidente de la República Iván Duque Márquez, la orden de Boyacá por una trayectoria empresarial que aporta desarrollo y tejido social.

Hablar de Germán Forero, resulta más que grato, habida cuenta que este enorme ser humano encarna compromiso, apuesta, trabajo, patriotismo y una vocación industrial que le ayudó a consolidar a fuerza de estrategia y credo, un imperio con sólidas bases de emprendimiento, a tal punto que su conglomerado logró entrar en el selecto grupo de las firmas de perfil multinacional de mayor éxito en la región.

Este inquieto y alegre empresario agradece todo lo que dio la vida, bendice cada uno de esos momentos en los que pasó de bus en bus haciendo empresa hasta cada avión en los que compara la altura y la magia aeronáutica con el esfuerzo, el mismo que vio en sus ancestros y que proyecta en cada uno de sus amados hijos, la nueva generación de una marca que brilla con luz propia y que vislumbra más innovación, grandes retos y nuevos sellos de calidad, confiabilidad y sostenibilidad.

Con 54 años de labores Forero Rodríguez recibió del Gobierno, la Cruz de Boyacá por su trayectoria y aporte a la Colombia empresarial y pujante que día a día construye y proyecta sociedad, país y oportunidades. En tanto recibía tan egregia distinción cavilaba sobre lo acertado que había resultado apostar por más de cinco décadas al perfeccionamiento y consolidación de una empresa que de alguna forma contribuyó con el desarrollo de los colombianos por la tecnología y por mil razones más.

Forero es, sin temor a exagerar, uno de los colombianos más ligados al desarrollo, hoy con el Grupo Gerfor, sigue escribiendo en el especial libro de los ilustres un capítulo especial sobre aporte, filantropía, equidad y construcción de país.

 

 

Gerfor es hoy una robusta multinacional 100 por ciento colombiana que por más de 50 años se ha dedicado a la producción y comercialización de tuberías y accesorios de PVC, también grifería de uso doméstico, tejas en PVC, un portafolio de soluciones que incluye igual, geosistemas. La compañía está presente en varios países de América Latina y exporta sus afamados productos a más de diez países en la región. Uno de los temas que maneja la firma es el hídrico y por ello la empresa tiene en su amplia oferta, soluciones de reconocida calidad para el uso eficiente del agua. Con ello la empresa sella en cada país en donde opera, un compromiso con el bienestar, el desarrollo y la generación de riqueza en campos y urbes.

La transnacional Gerfor tiene su planta en Cota, Cundinamarca, pero produce eficientemente en Perú y Guatemala. La empresa cuenta con centros de distribución en El Salvador y Honduras.

Hoy sus cinco retoños ya hechos y derechos son unos profesionales totalmente confiables que representan futuro, así como aval de permanencia y vida de una marca hecha a pulso, atiborrada de encargo y diseñada para las demás generaciones, un parte de tranquilidad porque Colombia y parte del mundo edifican y gestionan progreso con una marca muy familiar, Gerfor.

Al mirar la imponente medalla, el empresario sintió un orgullo enorme, apenas entendible, ya que la Orden de Boyacá es sin lugar a duda la máxima distinción o gentileza que el Estado colombiano confiere a militares, ciudadanos ilustres, pero igual a destacados personajes de los países con los que existe plena hermandad. Así las cosas, tan célebre distinción fue recibida por parte del presidente de Gerfor con el mayor gusto y gratitud.

El reconocimiento no es nada menor por cuanto se trata de una presea o prenda inspirada en la libertad, nada más y nada menos que un homenaje a la Batalla de Boyacá, con la cual Colombia obtuvo su independencia. Un 18 de septiembre de 1819, como homenaje a los soldados defensores de la causa libertadora, el Presidente Simón Bolívar, creó la Orden de Boyacá para reconocer actos de patriotismo como los señalados.

Pensando en todo el significado de tan importante distinción, Germán Forero, recorrió su trasegar por el tiempo, sonrió, y agradeció al Todo Poderoso, haberle dotado de ideas, laboriosidad y amor, insumos trascendentales en la fundación de una compañía, ejemplo para Colombia y muchas otras latitudes.

 

 

Luego de una charla con Diariolaeconomia.com, queda claro que, para el destacadísimo empresario, evocar los inicios resulta espectacular, pues recorrer Colombia era todo un privilegio, recuerda sus desplazamientos a Cali en donde entregaba mercancía y luego abría espacio para compartir con los buenos amigos, algo amable y de total gozo, una vida envidiada.

Amén de todo lo hecho, el presidente de Gerfor indicó que se ha hecho mucho, pero reconoció que aún falta demasiado porque la empresa sigue construyendo. Confesó que todo lo logrado no fue una meta económica o la simplicidad de hacer plata, recalcó que disfruta lo que hace, pero sobre todo formar los relevos como pasa con sus tres hijos que lo acompañan en la empresa.

El economista de la Universidad de los Andes con especialización en administración en el Instituto de Empresas de Madrid, Carlos Forero, a quién cariñosamente don Germán le llama el príncipe heredero, es una persona muy bien formada, pero en cuatro años consecutivos trabajando hombro a hombro con el fundador, el futuro relevo ha acopiado las enseñanzas de su padre y de la universidad de la vida, quizás la que da las mejores clases, entre ellas leer al ser humano en todas sus facetas.

Tal y como lo hacen los norteamericanos y los europeos, ante la vulnerabilidad del ser humano, es perentorio que exista alguien que continue y responda por la empresa, ya que de por medio están proveedores, bancos, empleados y muchas otras obligaciones que se resumen, en una palabra, país.

 

El cierre de 2021 dejó muy buen sabor en la compañía

 

 

Al entrar en el detalle de los resultados y los balances, Gerfor tendrá al cierre de 2021 un crecimiento en el consumo de materia prima, cloruro de polivinilo, de un 15 por ciento.

Agregó que en el año 2019 la empresa vendió una cifra cercana a los 220.000 millones de pesos, en 2020 los despachos sumaron una cantidad igual, pero en 2021 las ventas serán de 370.000 millones de pesos, un crecimiento exponencial que habla bien de la gestión y la reactivación de los indicadores económicos.

Gracias a las buenas inversiones hechas en el extranjero en donde hay operación y comercialización Gerfor, los números igual han mejorado. Guatemala, por ejemplo, es a la fecha un 25 o 30 por ciento de lo que es la operación en Colombia, un excepcional comportamiento. En Perú, manifestó Forero, la empresa por la que apostó el grupo desde hace diez largos años, deja ver un punto de equilibrio y una estabilidad que tranquiliza, ya que hay más conocimiento del país, del mercado.

 

“Estamos muy satisfechos con el Perú y demasiado contentos con el grupo, pues somos multinacional y como tal, vamos a vender 620.000 o 630.000 millones, una cifra que permite suspirar”, declaró el señor Forero Rodríguez.

 

El rompimiento en la cadena de suministro, la crisis generada en el ámbito logístico y la carencia de contenedores, si bien generó pequeños inconvenientes, la operación del grupo tuvo continuidad y la situación no fue determinante en el frente productivo, razón por la cual Gerfor no perdió dinámica y caso opuesto la aumentó.

Admitió que la empresa supo manejar con pinzas los eventos logísticos, debido a que los fletes o contenedores de 2.500 dólares pasaron a 18.000. Ahora, reveló, están en 15.000 dólares, una mayor tarifa que en efecto golpea el coste del producto porque castiga materias primas y finalmente ese sobrecosto de alguna manera se traslada al cliente final. La noticia buena, apuntó empresario, es que empezó a desinflarse el valor del flete que visiblemente empezó a ceder.

Dijo que la crisis logística fue la consecuencia de haber gastado los inventarios en las empresas del mundo, tanto de producto como en materia prima, y cuando el empresariado del globo retomó actividades tras ir superando aspectos de la pandemia, empezaron al unísono a pedir bienes básicos en forma, al igual que producto terminado.

Los chinos, explicó, se dieron a la tarea de despachar contenedores, que cuando se van de paseo se demoran entre 60 y 90 días en volver, lo cual conllevó a una escasez de vagones, un lío porque el exceso de demanda subió los precios, hasta llevarlos a niveles imposibles por la dinámica misma de las circunstancias.

Actualmente es perceptible que los contenedores empezaron a regresar, las tarifas están bajando sin que ello diga que está totalmente superada la situación de los fletes.

 

Navidad, una época agradable, pero con más trabajo

 

 

Como a muchos empresarios, al presidente de Gerfor, Germán Forero Rodríguez, la navidad lo mueve y le alegra el alma, total, es una temporada diferente, muy familiar y matizada por la unión, los recuerdos y el inocultable espíritu grato de la natividad. De todas maneras, mientras hay cánticos, villancicos, natilla y buñuelo, a las directivas del grupo les toca ir trazando los derroteros para la nueva vigencia, analizar cifras, ver indicadores, mundo y tendencias para proyectar movimientos.

Como si fuera poco es el tiempo de las vacaciones, del momento de los colaboradores y de acomodar la empresa a esa situación inherente al fin de año. En el espacio corto, hay lugar para planificar las vacaciones y el merecido descanso familiar, el viaje propio que igual resulta dispendioso.

 

“Hablando de natilla y buñuelo, que en la empresa no hace falta, hay otro tipo de beneficios para los trabajadores y tienen que ver con servicios de odontología y medicina. En los momentos más complejos de la pandemia gestionamos con el Gobierno las vacunas y en efecto nos aprobaron las 700 dosis que requeríamos con lo que pudimos contribuir con la salud de nuestro personal que hoy es mucho menos vulnerable a la virosis”, sostuvo el industrial.

 

Añadió que, por la pandemia, las fiestas de despedida de diciembre debieron aplazarse o suspenderse, porque lo ideal es evitar concentraciones, contagios, por el contrario, dijo, lo pertinente es promover con disciplina y responsabilidad todo lo atinente a cuidados y prevención.

Hubo espacio para recordar momentos añejos de las navidades como el álbum musical de fin de año, verbigracia 14 Cañonazos Bailables, El Disco del Año, los Hispanos, Los Graduados, los Corraleros de Majagual, la Orquesta de Lucho Bermúdez, Pedro Laza y sus pelayeros, los hermanos Martelo, Párese a Bailar, Ricardo Richie Ray con Bomba en Navidad, Los Diplomáticos, el Faltan Cinco pa las Doce del cantante y actor venezolano, Néstor Zavarce, el compendio de Tony Camargo, el Yo no Olvido el Año Viejo de Guillermo Buitrago y todo un repaso de orquestas que alegraron noche buena y año nuevo.

Recalcó que no es el momento de bailar o desordenarse, pero sí, con todo cuidado, de disfrutar de la compañía de los seres queridos. Habrá que esperar, afirmó que sucede en un año, si las cosas van mejor, y poder mirar en retrospectiva qué pasó, pero igual, analizar qué se le avecina a la humanidad y qué se viene.

 

“Esto de la pandemia fue un golpe para el mundo muy complicado en donde quedó al descubierto la terrible vulnerabilidad que como especie tenemos. Todos sabemos que la Gripe Española se llevó 50 millones de vidas, fue muy agresiva y nos mostró que una enfermedad llega de manera súbita con la facilidad de atacar el mundo entero, de esto quedaron enseñanzas y grandes lecciones, pero aún nada está superado pues con la variante Ómicron, un miembro más de la indeseada familia SARS-CoV-2, algunas vacunas terminarán siendo inútiles, lo que obligará a nuevas dosis, algo no muy recomendable para el cuerpo, pues se generan excesos posiblemente riesgosos”, señaló el presidente del Grupo Gerfor.

 

 

Para el empresario es mejor estar inyectado porque algún blindaje se crea, sin embargo, narró que con dos inoculaciones fue diagnosticado con Covid-19, una enfermedad que se veía compleja por una amenaza de neumonía que fue frenada afortunadamente a tiempo por los profesionales de la salud.

En opinión de Forero Rodríguez, la gran preocupación nacional de cara a 2022 está, no por el lado de la pandemia, sino por el debate electoral y los resultados que arrojen las elecciones. Indicó que, de cara a tener un mejor país, la idea es bajar el populismo y enrutar propuestas posibles, necesarias y en favor de Colombia.

No vio con buenos ojos propuestas como las de cerrar la importación de alimentos o clausurar la producción petrolera, en su análisis sobre la situación política, el presidente de Gerfor aseveró que los retos son muchos, empero, dejó claro que líneas de corte comunista como las que ya fracasaron en el mundo, por ejemplo, Cuba, China, ex Unión Soviética y Venezuela, no pueden intentarse en Colombia porque el colapso sería total, todo sobre el entendido que el país demanda ajustes y el rescate de unas políticas económicas y sociales totalmente viables, los colombianos, subrayó, no deben entrar en la desesperanza de otros pueblos o replicar políticas equivocadas que puedan ser mucho más nocivas y de alto costo.

 

“Hacer retoques a la forma de gobernar o de manejar la economía no es tan fácil porque el mundo no cambia de un día para otro, llevar a cabo algunas transformaciones necesita estudios profundos y si se opta por substituciones, igual piden prudencia e ir poco a poco, nada de sopetón, porque vendrían consecuencias que el pueblo tendría que pagar. Nadie niega que el campo, por ejemplo, pide atención y mejoras, pero al amparo de un tranquilo y eficaz proceso”, expuso.

 

Sobre los retos del próximo gobierno, sea el que sea, Forero expresó que el nuevo ejecutivo debe tomar autoridad porque ahora cualquiera agrede la Policía, daña la infraestructura o campea en la corrupción. Sobre este punto dogmatizó, habrá que hacer todo un trabajo y meter los líos en cintura, porque con Ley y castigo, todo es corregible.

Con una política de probidad y respeto por lo ajeno, no habrá quién se robe los dineros públicos y ello evitará las reformas tributarias y otro tipo de medidas fiscales que generalmente se hacen para apagar incendios sin que se adelanten los verdaderos y urgentes correctivos sustanciales, totalmente bajo el techo de la moral y la honestidad.

Lamentó delitos como la evasión de impuestos, sin embargo, comentó que cuando se castigue ejemplarmente a quien le hace conejo al Estado, ese día habrá respeto y la gente optará por pagar lo que por Ley le corresponde, evitando detrimentos, emergencias y reformas de última hora. Dadas las circunstancias, opinó Germán Forero, el entorno invita a endurecer las penas, a dar por terminada la casa por cárcel y a rubricar el punto final de unas comodidades de las cuales disfrutan quienes afectan al fisco.

 

 

Actos de terrorismo, saqueo y daño en bien ajeno, lo cual incluye la destrucción de los bienes estatales, a criterio de Forero, deben pagarse con cárcel. Para el caso de la corrupción, el empresario anotó que se hace necesario construir nuevas cárceles porque no puede estar en medio del confort quien desfalcó al Estado. Fue incisivo en aseverar que los corruptos deben estar en el sitio que les corresponde, de todas maneras, el empresario deploró la indiferencia de gran parte de la sociedad con los actos canallas.

Quién incurra en corrupción, puntualizó Forero Rodríguez, no puede retomar la carrera política y debe ser apartado de cargos públicos que exijan transparencia. Acabar con lo ilegal y el robo al erario debe ser prioridad, ya que los desfalcos y el accionar de quienes se llevan lo ajeno, disparó tarifas impositivas y encareció un país lleno de oportunidades cuando las cosas se hacen de manera vertical.

 

“Un país sin platas desviadas está llamado a manejar muchos más recursos y así los fondos podrán distribuirse generosamente en educación, carreteras, salud, conectividad, infraestructura y comunicación. El enemigo por vencer, repito es la corrupción, sin ese flagelo todo fluye, todo es posible”, concluyó el presidente del Grupo Gerfor Germán Forero Rodríguez.

Visto 3033 veces