La crisis global logística que encareció los fletes, la devaluación, y el alto precio del petróleo dispararon los precios de los insumos agrícolas a niveles imposibles para el labriego. La solución, cambiar el chip.

Publicado en Notas de la finca

El problema podría salirse de las manos si no hay un consenso para retomar en el corto plazo los niveles consecuentes en el precio de los fletes.

Publicado en Banca y finanzas