Miércoles, 22 Diciembre 2021 18:44

Tendencias económicas en 2022: Atención inversionistas

Por
Tendencias económicas en 2022: Atención inversionistas Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Cuellos de botella en cadena de suministro y escasez de mano de obra han garantizado que el pico de crecimiento en 2021 fuera inferior a lo que podríamos haber disfrutado en otras circunstancias.

Frente al cierre de año y el inicio de uno nuevo, desde Natixis Investment Managers, los estrategas Jack Janasiewicz y Garret Melson, comparten algunas tendencias en la economía para 2022.

Efectivamente, es la temporada del "optimismo cauteloso" y los estrategas de toda la vida están lanzando sus típicas predicciones de rentabilidad del 5-7%, la rentabilidad media que todo el mundo espera siempre pero que nunca parece llegar año tras año. Aquí no se escuchan esos sentimientos. Sin duda, el año 2022 parece estar lleno de incertidumbre y cambios a medida que la economía mundial sigue normalizándose tras el shock inicial del COVID de hace casi dos años, pero el crecimiento seguirá siendo sólido y probablemente seguirá impulsando a los mercados a través de ese creciente muro de la preocupación.

Crecimiento mundial

La característica que define la recuperación ha sido una persistente subestimación del crecimiento económico y de los beneficios. Trimestralmente, algunas de las empresas más grandes y más seguidas han destrozado las expectativas mientras el crecimiento económico sorprendía al alza. Con esos beneficios vinieron unas sólidas orientaciones y una mayor sensación de interrupción de la cadena de suministro. Se espera más de lo mismo en el año que viene, ya que los inversionistas subestiman las ganancias de apalancamiento operativo logradas a través de la pandemia mediante la gestión de costos y la optimización.

A lo largo de 2021 hemos insistido en que era improbable que el crecimiento volviera rápidamente a los niveles de la tendencia anterior a la crisis. Los cuellos de botella en la cadena de suministro y la escasez de mano de obra han garantizado que el pico de crecimiento en 2021 fuera inferior a lo que podríamos haber disfrutado en otras circunstancias, pero ese crecimiento probablemente se trasladó a 2022.

Dólar y Mercados Emergentes

El dólar parece dispuesto a mantenerse obstinadamente fuerte, y el crecimiento de EE. UU., respalda una oferta por activos estadounidenses, lo que limita el atractivo de los mercados internacionales desarrollados y emergentes, a pesar de lo que se está convirtiendo rápidamente en un consenso sobreponderado en 2022.

Los precios del petróleo, que probablemente se mantengan en 2022, suponen otra amenaza a medio plazo para la recuperación de la demanda en Europa. Dicho esto, es posible que 2022 sea un año de dos mitades, en el que el liderazgo de EE.UU. de paso a un comercio internacional de recuperación gracias a una verdadera resincronización del crecimiento mundial en la segunda mitad del año.

Lo que hasta ahora ha sido una recuperación fragmentada y rodante de la pandemia, debería sincronizarse a medida que los programas de vacunación sigan haciendo retroceder a la misma y las economías mundiales se adapten a una estrategia de coexistencia. Esa resincronización y la aceleración del crecimiento mundial son la clave para desbloquear un dólar más débil y dar paso a un rendimiento superior de la renta variable internacional desarrollada y de los mercados emergentes.

Inflación

Es muy probable que la inflación termine en un nivel superior a los niveles anteriores al COVID 19. Pero estamos en desacuerdo con cualquier expectativa de un aumento significativo. La inflación podría acabar siendo un paso puntual en los precios, en lugar de una marcha persistente y constante al alza. Los problemas relacionados con la cadena de suministro y los cuellos de botella resultarán transitorios, o no permanentes. Si se controla el COVID 19, la gente acabará volviendo a los mercados laborales y las presiones disminuirán.

Algunas de esas pérdidas de empleo desaparecerán para siempre y algunos de esos trabajadores no volverán, ya que se habrán jubilado definitivamente. Sin embargo, todavía existe una falta de capacidad en el mercado laboral y un aumento de la productividad que limitará los temores de una espiral de precios y salarios que estamos escuchando.

Aunque las tasas puedan terminar subiendo, es probable que persista el aplanamiento de la curva. Se espera que la inflación se mantenga contenida y las expectativas a largo plazo se mantengan muy bien ancladas. Como resultado, el extremo largo de la curva debería seguir comportándose bastante bien con el extremo delantero, moviéndose al alza en sintonía con las expectativas de alza del Sistema de Reserva Federal. Se cree que el mercado puede estar adelantándose a sí mismo con las expectativas actuales de tres subidas en la segunda mitad de 2022. Esto es un poco agresivo y se espera ver un giro moderado por parte de los mercados, a medida que esta actitud cambia.

Visto 355 veces