Sábado, 12 Diciembre 2015 17:28

“Colombia Siembra” debe optar por 15 millones de hectáreas

Por

La propuesta la hacen productores de Pacho en Cundinamarca quienes dicen que sin petróleo el campo es la única salida económica y social.

En medio de la efervescencia y de un día espectacular que reunió a la comunidad de Pacho en Cundinamarca que en medio de la sequía le sacó gusto al techo azul intenso del firmamento, surgió la audaz propuesta que busca hacer más ambiciosas las metas del ejecutivo en el frente agropecuario.

Justo en desarrollo del Séptimo Festival Regional de Flores y Follajes Tropicales de Pacho en la provincia del Rio Negro en Cundinamarca los productores del campo le dieron su espaldarazo a la política agraria del gobierno, pero pidiéndole que esta sea mucho más agresiva, osada y generosa para retomar no la importancia sino la tranquilidad económica desde los campos del país, hoy asolados por el olvido y el trato precario al productor primario.

El Concejal electo y hombre de la ruralidad pachuna, Cristián Camilo Guzmán Quiroga, le dijo a Diariolaeconomia.com que ante la coyuntura de la caída estrepitosa de los precios internacionales del petróleo que afectará la caja del gobierno y por consiguiente la de los municipios, la apuesta debe ser por mayor productividad agrícola en donde la competitividad conlleve a una seguridad alimentaria totalmente garantizada y en la cual se genere oferta exportable.

Agregó que el tema de menores ingresos por el marchitamiento de la renta petrolera le dará muchos problemas a los mandatarios que asumirán en 2016, año que se vislumbra oscuro para la provincia porque se acabó la plata de la explotación de crudo.

“Para la región del Rio Negro y en general para todas las regiones colombianas, se vienen días muy complicados por asuntos fiscales, papeleta que solamente puede salvar una reinversión en el campo y toda una reingeniería a la economía campesina aprovechando las recomendaciones últimas de la Misión Rural. Necesitamos explorar y aprovechar todo el potencial que tiene nuestra tierra porque no nos podemos quedar llorando sobre la leche derramada o esperando que los vecinos sigan disparando sus exportaciones mientras aquí todavía estamos tratando de hacer lo que no se hizo durante décadas”, declaró el señor Guzmán.

Indicó que el gobierno debe tener en cuenta que Colombia es un país de campo, de raigambre agrícola y pecuario el cual debe retomar la senda de crecimiento y recuperar la importancia productiva que se fue al piso como consecuencia de la apertura económica y de otras negociaciones que prácticamente tienen a la ruralidad amenazada porque la sacaron de sus predios para abrirle espacio a unas importaciones en alimentos que superan fácilmente las 10 millones de toneladas anuales.

Lamentó el descuido del campo y el consecuente éxodo de mano de obra a los cascos urbanos en donde se pierde laboriosidad campesina, dejando al país muy cerca de dificultades alimentarias porque no hay quien le meta las manos a la tierra.

“El ministro de Agricultura lanzó el programa Colombia Siembra en donde propone cultivar un millón de hectáreas, pero lo cierto es que nosotros tenemos más de 15 millones de hectáreas ociosas que debemos poner a producir ya, porque en materia de agricultura no se puede hablar en diminutivo ni pensar en pequeño, ahí está la tierra y las ganas de trabajar, ahora lo que falta es que el ejecutivo ponga lo suyo y cumpla porque con toda seguridad que los campesinos no le fallan al país”, sostuvo el empresario del campo.

Para el productor, hay una historia emprendedora en Pacho, un precedente de agricultura y ganadería así como de empresas textileras, de factorías de refrescos, polvorería y siderúrgica que hablan muy bien de las capacidades del municipio a la hora de producir y generar progreso.

Actualmente Café Pacundí se erige como un superlativo paradigma de empresa y esfuerzo toda vez que el grano suave de Pacho está en Estados Unidos y con la opción de conquistar de manera directa mercados en Europa y en Asia.

Otros productos que pueden crecer y generar empleo son las frutas exóticas y los cítricos de muy buena productividad en el suelo de Pacho.

En opinión del Concejal, otro frente al que hay que meterle el hombro en la región, en Pacho y en el país es al del turismo porque allí, asegura, están todas las oportunidades de progreso y crecimiento si se hacen las cosas al derecho y pensando a futuro sin ponerle talanqueras a la inversión o al desarrollo.

Para este joven Concejal, la provincia de Rionegro tiene una geografía y unos recursos hídricos que le permiten ofertar el mejor turismo, el inigualable ecoturismo y toda la aventura a extranjeros y nacionales que quieran saber que es diversión, gastronomía, amabilidad y clima.

“Pacho no ha sido explorada en turismo como debiera, pero ya hay dos empresas que han dado pasos importantes y el municipio y la región ya está en el portafolio de las empresas que incentivan el turismo natural y tranquilo”, dijo Guzmán.

La paz es la salida

Guzmán aseguró que Colombia debe apostarle a la paz porque con esta llegará el desarrollo de empresas en torno a la ruralidad y una inversión en el campo que le dará una buena mano a los campesinos que urgen de trabajo e ingreso digno más no de regalos o dádivas que contrario a ayudarlos lo que hacen es negarles oportunidades y los matricula en el lamentable escenario de la mendicidad.

Este Concejal añora la paz y la reconciliación con todos los grupos alzados en armas y al margen de la ley pese a que fue víctima del conflicto cuando le secuestraron a su señor padre.

Asegura que aun recordando los momentos difíciles de su infancia con su padre en poder de ilegales, es capaz de razonar y perdonar porque no es amigo de las venganzas o de los odios perennes. Hoy su familia sigue en el comercio y en las agradables actividades del campo, empero añorando una economía que se pueda hacer en medio de la tranquilidad.

Luego de acopiar experiencia en su rol de empresario, Guzmán les recomienda a sus amigos y allegados la creación de empresas y dijo que el campo si es viable, pero innovando y canalizando nuevas tecnologías.

En el caso de Pacho, dijo, vienen tiempos buenos en medio de la tempestad fiscal porque a la administración llega un alcalde preparado, con arraigo y amor por el municipio aspectos que combinará con experiencia y toda la verticalidad.

“El 80 por ciento del Concejo es nuevo y tiene como característica que la mayoría de sus integrantes es gente profesional y con estructura académica para garantizar una inmejorable gestión”, expuso Guzmán.

Pacho y la región tienen futuro

Este medio contactó al ex Secretario de Agricultura, Desarrollo Económico y Turismo de Pacho Cundinamarca, Héctor Arnulfo Delgado Triana quien precisó que los nuevos planes del gobierno para la agricultura son bienvenidos, aclarando que hay mucho por hacer para acompañar una política agropecuaria de estado.

“Cualquier propósito en torno a tecnificar el campo siempre es bueno y si es un inicio bienvenido, ahora bien, no podemos pretender sembrar un millón de hectáreas cuando tenemos 15 millones listas para producir, y eso pasa en Pacho en donde hay tierra dedicada a actividades económicas diferentes a la agricultura y esa es una radiografía de toda Colombia”, comentó.

Consideró determinante para reactivar el campo, brindar soluciones integrales para el labriego y acabar con la vagabundería de permitir cobros excesivos en el valor de los insumos agropecuarios porque ese factor le resta competitividad al campo y a los mismos propósitos del gobierno que ya habla de una reestructuración del gran activo agrícola.

El economista quien también trabaja el campo criticó el hecho que en el último mes el precio de fertilizante subió de manera súbita 8.000 pesos, es decir una dificultad más para sembrar porque los agroquímicos son muy costosos y lejanos del ingreso de los productores.

Consideró que no hay política pública que aguante si siguen los elevados precios de los agros insumos, situación que no se ve en Ecuador o en Centroamérica en donde el bulto puesto en moneda colombiana cuenta entre 40.000 y 50.000 pesos, pero 80.000 pesos en Colombia hacen inviable la tarea de sembrar o engordar animales sanos.

Sobre la asociatividad argumentó que esta no es buena si no se cambia el chip de las personas porque lamentablemente, dijo, Colombia vive en una cultura individualista y por eso recomienda una tecnificación individual para poder dar el paso a las asociaciones productivas y realmente rentables.

Visto 1359 veces