Viernes, 26 Febrero 2016 06:21

Vichada, un maravilloso embrujo verde entre llanura y selva

Por

Este departamento posee una riqueza ambiental sin igual que está siendo apetecida por turistas nacionales y extranjeros.

Muy al oriente de Colombia en los llanos orientales, justo en lo inmenso de la Orinoquía se encuentra ubicado el departamento del Vichada, el segundo más grande en extensión después del Amazonas.Este paraíso verde, de praderas, ríos, cañadas y selva hace parte de los nuevos destinos turísticos que más mueven el portafolio de la industria turística nacional.

El Vichada, esa tierra casi ignota, de paisajes verdes en las tardes, de arrullos con el correr de aguas que traen ríos y quebradas, esa tierra diseñada para lo exclusivo en dónde el firmamento tiene tonos naranjas y rojos con el nacer del día o en momentos de la penumbra es el nuevo y obligado sitio a visitar. Ese departamento es el diferente encanto de los turistas y a decir verdad ha gustado tanto que se perfila como el gran viaje y la gran aventura de propios y extraños.

Cabe precisar que desde la colonia y hasta mediados del siglo 19, el Vichada perteneció a Bogotá, luego a Boyacá, a Cundinamarca y al Meta.

Su vida independiente empezó en 1913 cuando el gobierno la elevó a Comisaria del Vichada teniendo como capital a San José de Maipures, el cinco de junio de 1974 su capital se traslada a Puerto Carreño ciudad fundada en 1922 por el primer comisario, el General, Buenaventura Bustos. Con la Constitución de 1991 la Comisaría pasó a ser departamento especial.

La Coordinadora de Turismo del Departamento del Vichada, Alexandra Barbosa Ramírez, le dijo a Diariolaeconomia.com que en esos 105.947 kilómetros cuadrados hay espacio para las mejores vacaciones o el más sorprendente descanso.

Precisó que el Vichada es propietario de todo un paisaje de sabana con un afloramiento rocoso del escudo guayanés y una gran riqueza hídrica toda vez que este destino está situado en la margen izquierda del río Orinoco y en la margen derecha del río Meta en un sitio próspero y prospectivo llamado altillanura.

Aparte de estas importantes afluentes hay ríos de gran jerarquía como lo son el Tomo y el Tuparro que han impulsado la preservación acuífera y otros como el Río Vichada y el Bita que junto a los enormes afluentes que bañan éste gigante, bello paraje, promueven la pesca deportiva, caracterizada por el respeto ambiental toda vez que se trata de capturar peces y liberarlos.

Hay un trabajo importante que adelanta la gobernación del Vichada y es el repoblamiento de especies como el Pavón que es un pez de fantásticas cualidades que atrae al aficionado de la pesca deportiva. Este pez es de gran tamaño y tiene su cuerpo adornado de múltiples colores. Por su gran fuerza y agresividad hace que su Captura sea muy complicada, lo que sin duda se convierte en un reto y en un pasatiempo ideal para los amantes de esta disciplina.

Es tan grande el apego por esta especie que un trabajo adelantado por uno de los operadores turísticos en su maestría el cual reza de las buenas prácticas de pesca del Pavón fue acogido por las autoridades y los concejos municipales, iniciativa que también adoptó la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, AUNAP que avaló el manual diseñado de dónde saldrá una reglamentación para todo el país.

Este majestuoso departamento cuenta tan solo con cuatro municipios los cuales tienen ese hechizo llanero y selvático que enamora, haciendo que quien lo visitó por primera vez vuelva. Su capital es Puerto Carreño, pero igual importancia cobran cascos urbanos como La Primavera, Santa Rosalía y Cumaribo el municipio más grande y en dónde el 80 por ciento de la población es indígena.

Según el Censo, Vichada cuenta con 100.000 habitantes, pero con la llegada de nuevas personas, es decir de colonos y población flotante, el número podría oscilar entre 150.000 y 200.000 pobladores.

Aparte del turismo, hay actividades económicas de gran importancia como la ganadería que crece en las llanuras de La Primavera, de igual manera la reforestación se consolidó como un dinámico negocio, la explotación del marañón cuya almendra es muy demandada así como esta fruta en pasa y el marañón deshidratado.

Hay una entidad clave en el Vichada y es Parques Nacionales Naturales que preserva este destino para los visitantes. El parque Nacional el Tuparro tiene 548.000 hectáreas de reserva en flora y fauna nativa del departamento, sitio ideal para el senderismo y el avistamiento de especies como aves y animales propios de la región.

Un valor agregado es el río Tuparro que tiene unas playas blancas en verano, pero de igual manera hay destinos de invierno con paisajes ideales para esa época.

Por estas tierras vírgenes y extensas también deambula el jaguar, imponente, feroz y poderoso, gato manchado de gran hermosura y supremamente cuidado por las autoridades por cuanto está en vía de extinción. Le acompaña en ese sitio maravilloso y natural la danta, el chigüiro, el venado, el medroso perro de agua y aves de todas las especies. Es muy común iniciar el día con el grito aunado de loros y guacamayas pintorescas, con plumas azules, amarillo y naranja, otras rojas con el mismo combinado.

En los ríos hay diversidad de peces y variedades como rayas, sardinatas, payaras, bagres, bocachicos y palometas, estas últimas, peces insignia de Puerto Carreño.

“Tenemos muchísimas especies de pescado y la verdad me quedó corta al mencionarlos porque son demasiadas las variedades de estas especies del río”, comentó, La Coordinadora de Turismo del Departamento del Vichada, Alexandra Barbosa Ramírez.

En la actualidad se trabaja en un proyecto que tiene que ver con el cuidado del río Bita el cual es una afluente limpia y de muy baja contaminación por cuanto no hay fábricas ni asentamientos que lo deterioren. Este es un proyecto de educación ambiental en el que participan fundaciones, gobierno nacional, gobierno departamental y universidades.

Otro proyecto que cursa en el departamento es el embellecimiento del Cerro de la Bandera lo cual puede ser un Perogrullo porque el sitio es hermoso y muy natural, sin embargo la administración lo está adecuando para los visitantes y turistas con el fin de que disfruten del más hermoso amanecer así como del más espectacular atardecer, cuando el sol se pone o se oculta tras enormes cielos de color rojo y naranja, algo que la humanidad no se puede perder.

Para esta funcionaria no hay espectáculo natural más imponente que un amanecer en Puerto Carreño o un atardecer sobre el Orinoco entre las cuatro y las cinco de la tarde.

En el Vichada hay hoy por hoy nueve etnias que subsisten de la colonia o se han ramificado con los años, su base son los guahibos, curripacos y piapocos del grupo lingüístico Arawak así como los cuivas, desanos, puinaves y sálivas. Estas comunidades debieron soportar los rigores de la colonización, pero hoy su desplazamiento se ha frenado y el gobierno preserva las familias aborígenes existentes.

A la fecha hay 46 resguardos indígenas en todo el departamento y con ellos se busca la manera de incluirlos para que reciban beneficios del turismo sin afectar su cultura.

Una de las peticiones que hace el Vichada es que las normas que se expidan en turismo deben adoptarse a partir de la comunidad y con el visto bueno de la región porque son los lugareños los que sienten las verdaderas necesidades.

Otra solicitud tiene que ver con infraestructura y el acercamiento del Vichada a la capital o a Puerto Gaitán sin dejar de advertir que hacen falta aerolíneas y más impulsadores del turismo llanero y selvático sintetizado de manera maravillosa en el Vichada.

La Coordinadora de Turismo del Departamento del Vichada dijo que la Gobernación propende por un turismo responsable y explicó que luego de tener una sola agencia de viajes y turismo, el Vichada pasó a tener 25 operadores los cuales están siendo capacitados en buenas prácticas ambientales.

“La idea es que el operador ayude a cuidar y que a manera de contraprestación coadyuve con la preservación porque ellos sacan un provecho importante del recurso natural el cual no puede deteriorarse. El visitante extranjero es muy consciente de eso, luego no es muy dispendioso lo que hay que hacer, pero la guardia no se puede bajar por el bien del medio ambiente”, declaró, Alexandra Barbosa Ramírez.

En La Primavera se maneja una ganadería bovina de gran calidad y la cual está trabajando en mejoramiento genético para mejorar la calidad de cárnicos y lácteos, productos que van a Villavicencio y Bogotá.

Este departamento le ha sacado todo el provecho a la Vitrina Turística de Anato y por ello cumplen tres años consecutivos asistiendo a este evento en donde muestran un potencial verde y turístico de grandes magnitudes. En este evento las autoridades y sus voceros destacan lo bueno del Vichada, cualidades que potencia el ministerio de Turismo con el fin de consolidar un destino que puede ser el mismísimo jardín del edén.

“El turismo va creciendo paulatinamente en el departamento, en el año 2012 ingresaban 500 turistas entre diciembre y marzo, básicamente de pesca deportiva, en 2015 la cifra subió a 1.000 turistas y la tendencia es de crecimiento. Hoy están llegando muchos inversionistas, muchos empresarios y entidades del estado que jalonan la ocupación hotelera”, dijo la señorita Barbosa Ramírez.

Este es el muy hermoso Vichada, la inmensidad en dónde vuela libre la Garza Morena, planicie de tigrillos y ríos llenos de diversidad alterados por el chapotear de enormes toninas o delfines de agua dulce de aleta alta y trompa alargada, cautivan a los que recién llegan a ese encuentro increíble entre seres humanos ajenos y una naturaleza única, embrionaria y fabulosa que solamente se disfruta con la sonrisa querendona de los hijos que hoy sacan pecho por haber visto la luz de la vida bajo los iluminados y decorados cielos del Vichada, termino sagrado Sikuani Witzara que significa nada más y nada menos, “dónde termina la sabana y empieza la selva”.

Visto 4960 veces