Miércoles, 12 Febrero 2020 06:51

Inversionistas, ¡aprovechen!, lanzan franquicia de café Joffee

Por

Los caficultores del cambio generacional le apuestan a una agricultura lícita y con grano de la más óptima calidad. Quieren adoptar el modelo “Tostao”. Llegaron las franquicias del Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros.

Los jóvenes cafeteros decidieron dejar de lado el estrés que produce la especulación en la bolsa de Nueva York, las quejas, los lamentos, igual no mirar con desespero el clima sino que luego de mucho trabajo y análisis optaron por hacer de sus fincas y su talento una sólida y prospectiva empresa.

El emprendimiento resultó tan exitoso que este grupo de caficultores ya exporta a Estados Unidos, tienen listo el lanzamiento de su primera tienda tipo “Tostao” en Colombia porque se dieron cuenta que sin duda las grandes factorías que inician deben aprender de los éxitos y observando en detalle las lecciones de quien realmente sabe y logra sentarse en el olimpo de la consolidación por bagaje y experiencia.

Como si fuera poco los jóvenes cafeteros y ya tienen listos los negocios para poner a marchar sus primeras franquicias lo cual dice que era perentorio cambiar el chip, mudar de aire y reemplazar de manera tajante la crítica por la acción y convencerse que la caficultura es mucho más rentable cuando se hace con tremenda pasión.

Dice el dicho añejo que de eso tan bueno no dan, pero esta asociación demostró que sí hay oportunidades, solo que estas no aparecen todos los días ni se hacen inmortales cuando llegan los ofrecimientos. Hoy podemos afirmar que la caficultura de avanzada se pasó a la estrategia y que los negocios los hará mirando hacia adentro y solventando falencias que única y exclusivamente son subsanables con oficio, disciplina y siembras iluminadas de café.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Presidente del Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros Oscar Andrés Neira Quintero, afirmó que el tema de las franquicias venía preparándose de tiempo atrás y reveló que por tratarse de un lanzamiento, las primeras diez franquicias de la marca Joffee tendrán un descuento del 30 por ciento para facilitarle el negocio al inversionista, es decir que una cafetería franquiciada, totalmente equipada, con inmobiliario y lista para rentar costará en su lanzamiento 70 millones de pesos.

Agregó que después de mucho trasegar y posicionar la marca de los jóvenes cafeteros, bautizada Joffee, el gremio abrirá su primera tienda en Candelaria, Valle, la cual tendrá especificaciones muy afines con las tiendas de “Tostao” y que servirá de piloto para empezar a masificar la apertura de tiendas por todo el territorio nacional en donde no se descartan mercados muy importantes como Bogotá, Medellín y Cartagena entre tantos que hoy buscan café de calidad y servicio óptimo.

Un trabajo del Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros, GNJC, se adelanta en el Putumayo, departamento en donde lograron descubrir un grano de magníficas especificaciones en jurisdicción de Orito, una región que le abrió las puertas al café para decirle adiós a la violencia y a la tragedia que fue incubándose por la maldición que trae implícita la siembra de cultivos ilícitos.

 

“Aquí se está sembrando un muy buen café con un factor bien interesante y una calidad en taza de elevadas calificaciones. Con estos productores y con otros de otras regiones colombianas queremos montar las tiendas para que el café que se comercialice y se sirva en ese establecimiento sea café de la región trasladándoles el beneficio a los caficultores que hacen una tarea abnegada, pero juiciosa, esperando mejorar su remuneración”, declaró el señor Neira Quintero.

 

En el Putumayo sostuvo, la comunidad, las familias y todos en general van a tomar café Joffee, un arábica suave, especial y de grandes condiciones porque también se cultiva en micro-lotes y tiene un beneficio con mucha mística, no obviando el secado en sombra y rescatando sus propiedades.

El replicar modelos ganadores y casos de éxito como “Tostao” no conlleva a plagiar ideas o copiar por copiar, sencillamente, explicó Neira, es aprender de los que hacen bien las cosas y poner a funcionar un negocio en el que todos caben en la medida que profesionalicen el servicio y pongan en el paladar del cliente el mejor café.

La agremiación expresó que en nada quiere parecerse a las tiendas convencionales pues tan solo buscan que la marca Joffee y sus sitios especiales para beber un buen café marqué diferencias y genere unos recursos de los cuales un porcentaje irá con destino a los campesinos que le apostaron al café, es decir que habrá absorción de grano y una transferencia de utilidades razón por la cual el negocio tendrá impacto social porque habrá mejor paga y una ayuda adicional para la compra de insumos.

“Nosotros queremos que este modelo de negocio no solamente sea rentable para los franquiciados y los franquiciantes sino que le aporte y le genere mejoras al caficultor y a su familia. Con esta apuesta queremos incentivar el consumo de buen café para que la gente deje de lado productos de mala calidad y le compre a Colombia, ayudando así a los sufridos caficultores que viven en medio de la incertidumbre por precios y clima, pero hoy más tranquilos porque con la nueva propuesta, lo que venden casi regalado afuera lo pueden destinar al consumo interno con mejores utilidades”, explicó el Presidente del GNJC.

Desde su punto de vista hay que romper con algunos estereotipos del café en Colombia, y uno de ellos es que en Colombia, la tierra del mejor café del mundo se toma café importado de regular calidad o pasilla. El asunto es romper ese mito y empezar a consumir café de muy buena calidad, cultivado por labriegos y procesado y empacado por la marca Joffee.

El Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros dice que el darle una mano a la caficultura lo llena de optimismo y le llena la camiseta de aire para seguir fortaleciendo el proceso y seguir adelante con un proyecto que de verdad les llevará renta económica y social a los caficultores del país.

Las franquicias de estas tiendas están listas para los inversionistas con buen olfato de todo el país y es por eso que una tienda de Joffee podrá verse en Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Pereira, Barranquilla o Cartagena porque la ideas es que más colombianos y muchos más turistas tengan acceso a un café excelente y con sentido social.

Candelaria y sus rutas suelen ser emporios de café desde la transformación y la tostión, esta es una zona de empresas y marcas que saben de las bondades que hay tras el negocio del café. Hoy Joffee quiere hacer parte del eje exitoso, solo que sin comprar café de otros países sino dando muestras que la agricultura colombiana también es posible, viable y con derecho a la rentabilidad. La primera tienda de Joffee que abre sus puertas este fin de semana en la plenitud de febrero, es el punto de partida para un ambicioso y exitoso plan de expansión de marca, tejido social y calidad en café tal y como lo hizo “Tostao” que pasó del sueño a una admirable realidad.

Recalcó que el descuento del 30 por ciento en la franquicia que resulta más que especial, busca estimular a los inversionistas que encontrarán un negocio en dónde tan solo tendrán que abrir la puerta del establecimiento con una generosa sonrisa para empezar a ganar dinero. Una precisión que hizo el GNJC es que las franquicias después del lanzamiento tendrán un precio promedio de 100 millones de pesos que igual sigue siendo de bajo costo porque se entrega totalmente equipada.

 

“Después de diez puntos operando en Colombia y con una expansión importante, el reto es sostener la rentabilidad y la sostenibilidad de unas tiendas en donde los grandes responsables del éxito son unos campesinos que saben sembrar y producir café, un café que saldrá del campo a la tienda para entregar las tonalidades, el aroma y el sabor de una bebida hecha para volver. Solo así con calidad y con un concepto muy colombiano habrá manera de garantizarles la sostenibilidad a las tiendas”, puntualizó.

 

De cara a mantener un producto uniformado y con identidad, los dueños de la marca le pedirán al franquiciado que cumpla con los compromisos adquiridos y que tienen que ver con vender café de calidad y en condiciones de buen servicio y respeto por una tradición cafetera.

Actualmente la segunda y hasta la tercera tienda podría tener como destino el mismo Putumayo ya que en Orito y hasta en Puerto Asís hay interés por abrir los negocios con café de la región para la provincia y para el mundo pues muchos visitantes y turistas van a disfrutar del paisaje selvático al sabor de un espectacular café. Las dos opciones son motivo de análisis porque dos empresarios están interesados y podría darse un negocio que marcaría un hito en la región con el muy especial café del Putumayo.

Neira aclaró que resulta muy bueno ver matas de café en donde anteriormente reinaba la coca pues ello implica volver a una agricultura lícita, a un sector noble y desde luego a un negocio que es muy prometedor, pero solo pensando en lo que los cafeteros puedan hacer por ellos y no esperando que lleguen intempestivas ayudas o a que súbitamente caiga mana del cielo. Para el Gremio, el futuro de la caficultura está en manos de los cafeteros así el precio que fije Nueva York caiga por debajo de cero.

Un acuerdo es que en los departamentos cafeteros en donde habrá Joffee solamente se ofrecerá café de calidad de esa región tal y como pasará en el Valle del Cauca, si es Bogotá la experiencia de café será con grano Joffee de Cundinamarca y así sucesivamente en cada departamento en donde los cafeteros que produzcan café excelso encuentren un amigo y un valor adicional con las revolucionarias tiendas, en donde tomar café será mucho más que un simple placer.

 

“Más allá de ser regionalista se trata de impulsar el negocio de café por cada zona del país o en las provincias en donde el cafetero podrá vender a mejor precio, pero igual saber más de su café y tomar con agrado lo que tan bien produce”, señaló el empresario.

 

Sobre las primeras diez franquicias, los impulsadores de la marca trabajarán a costo, el precio es tan bajo teniendo en cuenta las condiciones del negocio y el equipamiento que puede decirse que se trata de una ganga y una oportunidad rentable de muy bajo costo. El lanzamiento que tendrá un descuento del treinta por ciento, resultará más que cómodo porque la franquicia se entrega con unas máquinas de alto costo para capuchino, otra de dos grupos y una tostadora, una granizadora, un molino y una adecuación que sumando deja ver que el negocio es redondo para quien compre.

Los jóvenes cafeteros dicen que con el fin de ver un negocio creciendo y haciéndose sostenible vale la pena darse la pela. El impulso no se ha quedado solo en Colombia pues ya hay un ofrecimiento bastante serio de abrir tiendas Joffee en Miami y en Nueva York si el repunte en Colombia avala una operación internacional. Los que han solicitado el modelo de tienda para internacionalizarlo conocen del trabajo, del emprendimiento y de la calidad de café que el GNJC pone en el mercado.

Igual conocen productos adicionales y hechos con café como mermelada, galletas, achiras y otros emprendimientos que vienen de asociaciones de jóvenes y mujeres muy capaces que ven en la marca una opción de mostrar las cosas buenas de Colombia y que giran en torno a una exquisita taza de café.

Joffee seguirá impulsando la innovación y la tecnología pues ven como interesante incentivar a la gente para que incursione en el tema de los activos digitales que de igual manera llevan beneficios para las comunidades y todo el ecosistema del café.

 

“Con el activo digital en el que venimos trabajando y el que hemos venido organizando en el tema jurídico, ofrece todas las garantías porque la idea es que la gente pueda acumular unos coffee, una criptomoneda o activo digital que igual un tenedor o cafetero la puede redimir o cambiar por producto en la tienda. Lo cierto es que el café no solamente sabe bien con cremas, leche o invenciones mágicas, no el bebestible va muy bien con la tecnología y por ello al lado del café será fácil saber de blockchain, de los activos electrónicos así como digitales para mover la economía con valores agregados y muy de la nueva era”, destacó Oscar Andrés Neira Quintero.

 

Aseveró que desde las tiendas se impulsará el tema tecnológico, el emprendimiento y la innovación como pilares básicos para crecer en el mundo de los negocios y básicamente a las familias cafeteras como también a las nuevas generaciones sobre las cuales reposa el legado y la herencia cafetera. Un dato importante es la página para los interesados los cuales pueden contactar directivas y saber detalles en www.gnjc.com.co

El cuento, concluyó Neira, hay que creérselo, el optimismo, subrayó, no hay que liquidarlo pues solo habrá futuro con trabajo, esfuerzo, sacrificio, fe y el mejor y más suave café. 

Le puede interesar: Clima y precios amenazan la caficultura en 2020: Jóvenes cafeteros

 

Visto 5749 veces