Sábado, 09 Julio 2016 09:01

Atila el azote de Dios, Plan de Desarrollo, el látigo de las clases populares

Por

Centrales Obreras aseguran que si Colombia ingresa a la OCDE lo hará por la puerta de atrás. Todo está dispuesto para un gran Paro Nacional.

Los trabajadores colombianos representados en las Centrales Obreras, Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Confederación General del Trabajo, CGT y la Confederación de Trabajadores de Colombia CTC fijarán la hora cero del Paro Nacional luego de analizar con organizaciones sociales y políticas la complicada situación del país venido a menos, según los representantes de dichas agremiaciones, por efecto de las políticas neoliberales que tan solo han mostrado ruina y precarización campesina, de la clase trabajadora y lamentables indicadores sociales.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Alejandro Pedraza, declaró en Diariolaeconomia.com que la reunión de organizaciones sociales y políticas tiene como fin evaluar la situación política, económica y social del país para determinar la realización de un Paro Nacional si así lo determinan los convocados en razón del fracaso del Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Santos que las Centrales consideran una decepción y un literal fiasco en lo social y un látigo para las clases populares en materia de impuestos, de precios y del deterioro del escenario laboral.

Lamentaron los trabajadores que el pliego presentado al gobierno desde el pasado mes de marzo, a la fecha no ha merecido una respuesta, situación que ha generado total inconformidad haciendo pensar que solo con los paros hay forma de hacer que el ejecutivo hable o se pronuncie.

Para el dirigente sindical, la situación de la Colombia obrera, campesina y social que es en su criterio víctima de políticas omnímodas, inflexibles e injustas hace convocar a un gran Paro Nacional porque a los trabajadores y a los campesinos les fueron retirados inclusive derechos adquiridos a través de la Reforma Laboral y de otras políticas que significaron menoscabo en la calidad de vida los colombianos.

“Desde la pasada negociación del salario mínimo nosotros lo manifestamos pues dijimos que estábamos en muy mala situación con el agravante que solo estábamos priorizando el gran capital, los intereses de los monopolios y de quienes tienen el acaparamiento de la industria y de los recursos naturales como la tierra, aspectos que tienen a Colombia en el primer lugar de inequidad social en América Latina”, expuso el señor Pedraza.

El dirigente sindical dijo que no en vano esta situación la sustentan organismos como las Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO. “Esta tesis no es solo un capricho de nosotros, lo dicen muchos y con sólidos argumentos”.

En opinión del presidente de la CUT, el Plan Nacional de Desarrollo no es más que un diseño leal a un modelo económico hecho para un grupo muy reducido de capitalistas el cual castiga a las clases populares, lo anterior, dijo, sin contar que se acompañará de una reforma tributaria absolutamente lesiva para la gran mayoría del pueblo colombiano la cual privilegiará también a los ricos porque supuestamente ellos son quienes tienen el capital para invertir, motivo por el cual hay que rodearlos de más garantías así a los más pobres les toque pagar más tributos.

“Esos son elementos contundentes para justificar el paro, además Colombia tiene más de ocho millones de desplazados entre campesinos, negritudes e indígenas hacia los centros urbanos desde los sectores rurales y agrarios y esa población desplazada es prácticamente la de Uruguay y parte de Paraguay juntas. Colombia es el primer país con mayor número de desplazados en el mundo muy por encima de los países africanos que tienen gente migrando a Europa, tristemente en eso el país si es líder”, anotó el dirigente sindical.

La CUT considera que la situación de Colombia es realmente grave y es por eso que aclaró que le corresponde al gobierno revisar y modificar el Plan Nacional de Desarrollo para echar para atrás cualquier amenaza de paro porque una negativa incentiva la legítima y constitucional protesta social.

La paz de Colombia lleva a cambios de modelo económico

De cara a consolidar un acuerdo de paz con las FARC, los trabajadores que aplauden dicha iniciativa, aseguran que ya le dijeron al gobierno que para crecer en medio de lo que se acuerde para bien del país en la Habana, es necesario y obvio llevar el modelo económico hacia una nueva realidad económica porque Colombia volverá a sus orígenes sociales y productivos los cuales estuvieron en la ruralidad.

Recalcó que si bien las Centrales Obreras y las Organizaciones Sociales respaldan todos los acuerdos que por la paz surjan en la Habana, aval que será refrendado responsablemente en las urnas ante la necesidad de un plebiscito, lo anterior no quiere decir que los trabajadores y los demás colombianos vayan a cesar en su derecho a la movilización y al paro así como en las insistentes peticiones para que se haga una modificación al Plan Nacional de Desarrollo, pues de lo contrario y ya sin actores de violencia, las movilizaciones serán mucho más contundentes y los paros más reiterativos y progresivos.

Colombia tiene futuro en el campo

Tras el revés de Colombia con su política minera y de hidrocarburos, máxima expresión de la Enfermedad Holandesa, a Colombia no le queda otra salida que apostarle a lo que realmente sabe hacer, trabajar el campo y hacerlo más productivo porque de un lado se garantiza el negocio para las familias de la ruralidad, se afianza el crecimiento económico, la seguridad alimentaria y las exportaciones.

Para las centrales, en ese punto debe haber una verdadera renta para el productor primario a quien se le debe incrementar la asistencia técnica, a quien se le debe de insertar en la agroindustria, eliminando intermediarios y carteles leoninos garantizando una sociedad de beneficio mutuo en donde gane también el consumidor.

La CUT asegura que el potencial de Colombia está en el campo si se tiene en cuenta que el futuro del mundo, sino el presente, ya está en la producción de alimentos y agua, lo demás, sostiene, tiene reemplazo.

“Hay que ser muy claros, el gobierno no deja de ser inteligente si modifica el Plan Nacional de Desarrollo, el ejecutivo es supremamente inteligente para ser consecuente y obsecuente con su pensamiento político y económico sobre el modelo capitalista. Acordémonos que el Presidente Santos dice que él es un capitalista que defiende la economía capitalista agregando que quienes estén en desacuerdo con el modelo tendrán que tomarse el país y dirigirlo. Esa es una afirmación que no es irrespetuosa o irresponsable sino consecuente con su ideario político, económico y de raigambre aristocrático”, dijo Pedraza.

En ese orden de ideas, agregó, a las clases populares les corresponde movilizarse en las líneas en que vienen trabajando para hacer sentir, al amparo de la Constitución, que la voz del pueblo en las plazas y en las calles también pesa y que como nacionales, de igual manera, están en capacidad de hacer modificaciones para llevarles condiciones más dignas al grueso de la población.

La huelga convocará a todos los frentes económicos y productivos del país. Hay que advertir que en el Comando Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas están representadas 46 organizaciones adicionales y dentro de ellas todas las que se han estado movilizando en los últimos años como Dignidad Agropecuaria que hizo un gran paro en 2014, están las mingas indígenas, el Magisterio afiliada como CUT, la Mesa Nacional Estudiantil que ha insistido en una reforma educativa de fondo iniciativa derrotada por la OCDE que pide privilegiar otros frentes y otros actores económicos que garantizan el desarrollo de un gran paro nacional.

Colombia “chilla” en la OCDE

Sobre el posible ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, la CUT considera que tal y como están las cosas en materia económica, social y productiva, Colombia nada tiene que hacer en semejante liga pues allí solamente tienen cabida las grandes potencias del mundo que llevan de lejos años luz en ventajas, en condiciones, en materia económica, en desarrollo industrial, científico y tecnológico. Ese, dijo Pedraza, es un gran circulo y Colombia apenas está haciendo apertura a la infraestructura vial, pasando por alto que hay una inmensa necesidad que tiene que ver con vías terciarias para el desarrollo de las zonas rurales.

“A la OCDE vamos a entrar por la puerta de atrás pues estamos lejos del desarrollo y muy quedados frente a Estados Unidos, frente a Europa y frente a los países de la región. De la manera en que está concebido dicho ingreso y hasta irrisoria matrícula, Colombia entraría a ser consumidor de los productos de esos países con lo cual se entregaría la soberanía alimentaria, seguiríamos dependiendo de la minería y el petróleo como ya se hizo y con lo que se fracasó. Es increíble, pero mientras el mundo evita caer en esa trampa o error económico, en Colombia la Enfermedad Holandesa se sigue viendo como la gran opción, eso es increíble”, apuntó el presidente de la CUT.

Dijo que la situación es tan verídica que a la fecha los colombianos no están produciendo como se debiera sino importando en grandes cantidades.

Pedraza enfatizó que al paro están invitados todos los colombianos porque entre más sólida sea la protesta la cual debe ser democrática, pacífica y respetuosa del bien público y el privado, habrá más opción de decirle al gobierno y de hacerle caer en cuenta que con más políticas neoliberales los colombianos irán camino a una pobreza mucho más aguda es decir a la miseria.

Visto 927 veces