Martes, 06 Diciembre 2016 21:11

Clínicas y hospitales demandan al estado por mal manejo en salud

Por

Gobierno estudia la posibilidad de aumentar el plazo a las EPSs hasta diez años para el pago de las deudas con clínicas y hospitales. Ese plazo ya había sido aumentado a siete años.

El gremio que agrupa a los hospitales y las clínicas debió acudir al sector judicial para elevar su denuncia por el mal funcionamiento del sistema de salud, especialmente en el tema financiero toda vez que ha habido una cantidad considerable de EPS que han actuado dentro del sistema, que estuvieron bajo la vigilancia de la Superintendencia del ramo y finalmente terminaron en liquidación y defraudando al sector hospitalario con un relicario de deudas que no tiene quien responda por él.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Presidente de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, ACHC, Juan Carlos Giraldo, indicó que el estado y el gobierno de turno tendrán que responder ante el aparato judicial por esas jocosas circunstancias teniendo en cuenta que nada de lo registrado fue sorpresivo.

El asunto es serio, a las clínicas y hospitales el sistema del adeuda 7.1 billones de pesos y desde ya se sabe que el déficit presupuestal para 2017 será de 5.5 billones de pesos. Actualmente 30 EPS no cumplen con el margen de solvencia y es por eso que 93.8 por ciento está afiliada a EPS que no cumplen con esos márgenes de solvencia.

Cabe precisar que -5.5 billones de pesos es el déficit en las EPS que incumplen la habilitación financiera.

“Nosotros estamos diciendo, cada uno de estos problemas tuvo un inicio, tuvo un desarrollo y al final ha tenido un mal desenlace y todo esto pasó bajo la observación de las entidades competentes dentro del sistema de salud. Nosotros nos sentimos profundamente damnificados por lo que está sucediendo y hoy lo estamos viendo con mega-liquidaciones, por ejemplo Saludcoop, lo hemos visto en pasado con Humana Vivir, con Sol Salud, lo vimos con BondSalud y con una gran cantidad de instituciones de diferente naturaleza jurídica que se fueron y de manera impune dejaron unos tremendos vacíos financieros en el sector hospitalario que no puede seguir siendo el financiador del sistema de salud”, declaró el señor Giraldo.

Sobre el manejo casi delincuencial dentro del sistema de salud el país ha visto muchas historias positivas y negativas, pero ahí, dijo Giraldo, es cuando el gremio pide que los competentes en la vigilancia y el control en diferentes escenarios, no solamente desde la Superintendencia, sino las contralorías, las procuradurías y las diferentes instancias penales, tienen que trabajar más pese a que han hecho gestión con las investigaciones sobre el aparato de salud.

Según el dirigente gremial hay mucho temor en la ACHC que en la actualidad sigan presentándose problemas en el funcionamiento del sistema y que no se tomen las decisiones y los correctivos para evitar que haya más defraudaciones.

¿Superintendencia que vigila empresas de papel?

El Presidente de la ACHC, Juan Carlos Giraldo, dijo que el gremio siempre ha defendido el papel de la Superintendencia de Salud y dijo que los Hospitales y las clínicas salieron a la defensa cuando se intentó fusionar esta entidad con la Superintendencia de Subsidio Familiar porque asumiendo otras funciones no hubiese sido capaz de cumplir.

“Nosotros respetamos la institucionalidad, pero siempre hemos dicho que a la Superintendencia de Salud le hacían falta muchas cosas como por ejemplo tener un funcionamiento descentralizado de verdad, convertirse en una central de inteligencia que recaudara información y tomara decisiones, pero al final del día se ven las cifras y no se toman las decisiones de fondo, entonces algo no está funcionando bien. Esa Superintendencia en el futuro del próximo sistema de salud debería ser la central que coordinara las actividades de otro gran grupo de entidades que hacen vigilancia y control como Contraloría, Procuraduría, defensorías, personerías y una gran cantidad de entes, pero también debería coordinar trabajo con la Superintendencia de Industria y comercio, con la Superintendencia Financiera y con la Superintendencia de Sociedades para que existiera una especie de paraguas de vigilancia y control que evitara que circunstancias como las vividas hoy se vuelvan a repetir, pero eso lo vemos muy distante”, comentó Giraldo.

Anotó que en el tema puntual de la cartera hospitalaria la SuperSalud se ha empecinado en tratar de convertir el tema real que siente el sector y sufren los usuarios en un asunto de discrepancia de información, es decir que las cifras no coinciden, que no hay cruce de cifras, lo cual es obvio porque se está cruzando contra otras entidades que en muchos casos no radicaron o recibieron la facturación omitiendo el concepto de cartera.

Aclaró que ni clínicas ni hospitales están diciendo mentiras y reiteró que el sector hospitalario tiene la prueba reina que no es otra que la atención de los pacientes, los nombres, las historias clínicas, las atenciones, las intervenciones y otros registros, del otro lado, comentó el vocero, tendrá que mirar la Superintendencia de Salud mirar si hay responsabilidad o no y tomar las determinaciones que correspondan.

Tatequieto a la corrupción

Dentro de las propuestas del sector de clínicas y hospitales está una que tiene que ver con el uso, la tenencia y el manejo de los recursos de la salud porque en un sistema como el de salud que tiene tanto dinero el cual pasa por un sinnúmero de manos, que no tiene un control adecuado y que no cuenta con las herramientas de vigilancia y control suficientes, se concierte sin duda alguna en caldo de cultivo para la corrupción.

En ese orden de ideas la ACHC propone manejar los dineros de manera diferente, es decir que estén en una urna de cristal, que no la toquen tantas manos y que a través de los mecanismos bancarios, existan giros directos, electrónicos y no dando tanta opción para quienes practican casi que por profesión la mala fe.

“Ese es uno de los temas que deberían hacer parte de una reforma estructural al sistema de salud y no lo digo yo, pues a esta voz se unen la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría que han expresado su preocupación por lo que está pasando al interior del sistema o por lo menos en una parte nada despreciable con el manejo de los recursos”, apuntó Juan Carlos Giraldo.

Gobierno quiere ampliar plazo de deuda a diez años

Indiscutiblemente Colombia es el país del Sagrado Corazón, la tierra Sui Generis y el amparo de todo lo increíble. Actualmente hay un proyecto de decreto que pretende ampliar en tres años adicionales el plazo para el cumplimiento pleno de los estándares financieros de habilitación de las EPS.

Hay que aclarar que ese plazo ya se había aumentado a siete años pues no en vano el sistema transita por el segundo año.

“Nos parece que no se está tomando la decisión de fondo porque si e sistema ha fallado en uno de sus componentes, ese componente se tiene que restructurar o rediseñar, se tiene que cambiar y si la cosa es tan grave, sencillamente se tiene que eliminar y cambiar por otro, pero no puede ser que si se incumple, entonces se dan plazos cuando al final no se le están dando las condiciones para que ese plazo sirva para cumplir sino para aplazar. El gobierno dice que esa es una senda de recuperación, pero nosotros lo llamamos amnistía y en este punto estamos totalmente en desacuerdo”, agregó.

Expuso que el asunto es tan delicado que equivale a que a los hospitales y clínicas no le exigieran los estándares de habilitación, es decir que las autoridades encontraran que los quirófanos o las salas no están funcionando y dieran plazo para que en diez años las optimizarán, pero eso, por fortuna, no pasa y es en ese punto donde el sector pide equilibrio porque a las clínicas y hospitales les hacen no pocas exigencias.

Visto 1619 veces