Domingo, 14 Junio 2015 08:58

Con el TLC hay desconocimiento y trato injusto: Camilo Reyes

Por

La Cámara de Comercio Colombo Americana, AMCHAM, considera que el acuerdo comercial será un éxito para el país en el tiempo, pero ello en la medida que se logren hacer las tareas en infraestructura y en otros frentes.

El Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana, Camilo Reyes Rodríguez, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que con el tratado de libre comercio a Colombia le esperan buenos tiempos, pero indicó que es perentorio trabajar en obras de infraestructura y optimizar todo lo relacionado con productividad y competitividad.

Sobre el temor que hay en algunos sectores y en algunos empresarios con el convenio, el dirigente cameral expuso que desafortunadamente hay en Colombia una muy mala información sobre el TLC, sin dejar de lado que la opinión pública en general no entiende bien que es un tratado de libre comercio.

“Lo primero que hay que señalar es que el tratado de libre comercio con los Estados Unidos, al igual que los acuerdos comerciales con otros países como la Unión Europea, Canadá, Chile o Perú, son tratados que no se refieren exclusivamente a las exportaciones, un tratado de libre comercio es mucho más amplio porque incluye importaciones, inversión. Hay que precisar que en estos acuerdos no solo circunscriben bienes sino que también contiene servicios”, explicó, Reyes Rodríguez.

Indicó que hay una gran equivocación cuando se asegura que el tratado no sirvió porque en el análisis de desempeño se mide el volumen de exportaciones. Consideró que con lo anterior hay una primera gran equivocación toda vez que los tratados de libre comercio se deberían medir, no sólo en relación con exportaciones de bienes, sino en relación con importaciones de bienes, con exportaciones de servicios, importaciones de servicios y también en relación con lo que pasa en materia de inversión.

Consideró importante medir el desempeño de un tratado de libre comercio en relación con la diversificación de la producción de un país. Explicó que al unir todos esos componentes se puede observar que el TLC que Colombia firmó con Estados Unidos y con otros países, están generando lentamente una dinámica que apoya la producción en Colombia y que apoya la diversificación en Colombia.

“El primer problema es que el análisis se hace con una visión muy restrictiva que no le hace justicia al tratado, el segundo problema que tenemos muy serio es que los tratados de libre comercio se hacen con una vocación de permanencia en el tiempo, se hacen entre estados, estos acuerdos por lo general duran mucho tiempo y se hacen con una vocación de permanecer a través de los años, entonces es equivocado y es por llamarlo de alguna manera injusto tratar de medir la eficiencia de una herramienta llamada a durar decenas de años, por no decir que centenas, en apenas tres años que tiene de haber entrado en vigencia”, anotó el señor Reyes.

Aclaró que los TLC necesitan tiempo para que las economías correspondientes hagan las transformaciones a que haya lugar y que les permita hacer uso de esa herramienta para que con su maduración muestre la diferencia en la economía de un país y en su sociedad. Dijo que todo es un proceso que lleva a buen puerto, pero reiteró que eso no pasa en un año ni en dos porque generalmente toma bastante más tiempo. “Hay que tener presente que la sola negociación del tratado de libre comercio duro diez años e ingenuamente pretendemos que sin haber hecho toda la tarea de parte de Colombia, estemos demandando del tratado sendos resultados cuando no han pasado tres años”.

Desde su observación, todas las críticas, juicios y condenas son la consecuencia de una visión equivocada y simplemente obedece a una especie de angustia y de prisa injustificada. El vocero cameral recomendó tener paciencia y serenidad, pero insistió en que hay que hacer la tarea para que la herramienta surta el efecto esperado.

Dijo que aunque lentamente, hay un aumento discreto pero real en las exportaciones no tradicionales colombianas que era el principal propósito del tratado de libre comercio.

Cabe anotar que dentro de las metas del ejecutivo está la diversificación de las exportaciones para que estas lleguen a 30.000 millones de dólares en 2018, pero sobre la base de bienes y servicios no minero-energéticos.

“El balance de los tres años del TLC con Estados Unidos muestra que en promedio las ventas de ese tipo de bienes a ese mercado crecieron en 7.5 por ciento. Las exportaciones de productos de valor agregado por fuera de minería y crudo, crecieron en 11 por ciento en 2014 frente al ejercicio del año 2013”, confirmó la Cámara.

Según el Gobierno, la caída en las exportaciones totales de Colombia a Estados Unidos cayeron el año pasado en 23 por ciento frente a 2013 como resultado de la caída en 31 por ciento de productos minero-energéticos, es decir de petróleo, carbón, ferroníquel, oro y esmeraldas. El mismo ministerio de Comercio aclara que el TLC con Estados unidos se suscribió para estimular las exportaciones no minero-energéticas.

En el balance del TLC con Estados Unidos elaborado por esa cartera, se señala que en lo atinente con la canasta agrícola, las exportaciones de café y flores mantienen su crecimiento de 33 y 3 por ciento respectivamente. También hubo aumentos importantes en las exportaciones de tilapia (24%), truchas (20%), y frutas cítricas como Lima Tahití (2924%).

Se destacaron en el sector agroindustrial aumentos en las ventas de melaza, azúcar, conservas de pescado, grasas de cacao, productos de pastelería, galletería y chocolates.

En el sector industrial crecieron las ventas de productos de vidrio, puertas y ventanas de aluminio, envases plásticos, sostenes y fajas. Durante la vigencia del TLC con ese mercado se exportaron por primera vez 434 productos y 1.908 empresas que no habían vendido a Norteamérica lo hicieron por primera vez hasta abril de 2015.

Hay más exportadores y nuevos productos

Agregó que Colombia, desde hace mucho tiempo, le ha vendido a Estados Unidos productos minero energéticos lo cual con el tratado no iba a ser una gran diferencia en ese mercado. Comentó que en donde se busca marcar la diferencia es, precisamente, con exportaciones no tradicionales y sobre todo con la diversificación.

“Creo que ahí si hay un avance muy importante y quiere decir que hay más empresas colombianas que empezaron a exportar a los Estados Unidos, es decir que un resultado del TLC es que hubo más empresarios colombianos que resolvieron crear empresas para aprovechar un nuevo espacio económico que le fue generado al país abriendo el mercado de Estados Unidos”, apuntó.

Declaró que hay una estadística del ministerio de Comercio que dice que se crearon por lo menos 1.500 empresas que empezaron a exportar por primera vez al país norteamericano como resultado del TLC por cuanto no se pagan tarifas y hay pactado un ingreso permanente en el tiempo que no depende de una decisión del Congreso como otrora pasó con el ATPDEA.

Reveló que Colombia empezó a exportar productos nuevos a los Estados Unidos que nunca habían llegado a esa economía. La última estadística habla de más de 500 productos que están ingresando a partir de la entrada en vigor del TLC el quince de mayo del año 2012. Eso quiere decir que también hay una diversificación en el tipo de productos que Colombia está produciendo y que los está logrando llevar a Norteamérica.

De la misma manera, a partir de la entrada en vigor del TLC están llegando a ciudades nuevas de los Estados Unidos productos de origen colombiano, es decir que urbes y comunidades que nunca habían importado productos colombianos están empezando a recibir mercancías y bienes del país cafetero.

Gracias al TLC, comentó Reyes Rodríguez, se ha presentado algo que no pensaba el país que sucediera hace unos diez o doce años y es que empresas colombianas con suficiente músculo financiero y suficiente competitividad hicieran inversión en Estados Unidos con inmejorables resultados porque están compitiendo exitosamente en el mercado americano que sigue siendo la primera economía del mundo. Según el dirigente, el éxito se explica porque hay unas reglas establecidas para la inversión vía TLC que les dan estabilidad a dichas inversiones.

Petróleo, lo inesperado

Sobre la caída en el precio internacional del petróleo precisó que sin duda este factor ha afectado un rubro importante para Colombia porque nadie logro prever como es apenas natural, que la cotización del crudo se cayera de la forma en que lo hizo.
“Tampoco esperábamos que la producción colombiana dejara de crecer como venía creciendo. Entiendo muy bien que todo ese escenario ha creado una percepción un poco pesimista y de sorpresa porque pasamos de un extremado optimismo, creyendo que estamos en el paraíso a un pesimismo agudo porque fortuitamente quedamos en el infierno cuando nos dieron una noticia que nos movió el piso. Me parece que las dos exageraciones son equivocadas porque ni Colombia es el primer paraíso del mundo, ni es el país que se puede sustraer a las corrientes globales de la economía, tampoco se puede apartar de unas circunstancias que están afectando el escenario global”, sostuvo Reyes.

Movimiento estadounidense en Colombia va en aumento

Al abordar el tema de la llegada, por demás dinámica, de empresarios americanos a Colombia en donde buscan oficinas, bodegas y sitios con suficiente logística, el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana afirmó que desde luego son muchos los empresarios que quieren ingresar al país para posicionar productos y marca, anotando que se trata de economía complementarias.

Especificó que los americanos que vienen al país, buscan vender y abrir operaciones permanentes en Colombia. Anotó que de igual forma tratan de conseguir un socio, abrir una oficina, utilizar unas bodegas y además comprar en Colombia porque hay empresas que ven que la forma más conveniente y más rentable de usar el TLC es utilizándolo en las dos direcciones, vender sin tarifas en Colombia y comprar en Colombia para vender en Estados Unidos.

“Ese es un proceso que no pasa de un día para otro, no es que un empresario americano venga, vea las posibilidades de negocios y un año después esté exportando millones, no, eso se toma tiempo y además nosotros internamente contamos con una cierta responsabilidad porque tenemos una normatividad enredada, complicada y por más de que hemos tratado de simplificar los procedimientos eso no ha sucedido ni con la celeridad ni con el acierto que todos hubiéramos querido, aquí sigue siendo difícil hacer negocios pero lo que veo es que si hay un gran interés en Colombia”, manifestó Reyes Rodríguez.

Vio con beneplácito el hecho que muchas empresas americanas estén llegando a Colombia en donde ven una magnífica oportunidad, no sólo por aspectos como la posición geográfica del país, el tamaño del mercado, el número de pobladores, sino porque comparativamente con la región y con muchos otros países del mundo, Colombia tiene instituciones relativamente estables.

¿Por qué gana el colombiano?

A criterio de la AMCHAM, el colombiano tiene muchas ventajas con el TLC porque tendrá la posibilidad de hacer negocios en un país enorme con muchísimas posibilidades. Añadió que a los Estados Unidos de América se podrán vender productos. Con ese país, dijo, se tendrá operación y habrá espacio para la inversión.

Consideró el acuerdo muy conveniente porque un colombiano que hoy en día esté pensando en hacer negocios con o en los Estados Unidos tiene actualmente un escenario infinitamente mejor que le abre muchísimas posibilidades porque hay un tratado de libre comercio que facilita el desempeño de los negocios.

Reyes explicó que el ciudadano colombiano, además gana, ya que en la medida que entren más productos norteamericanos sin tarifas de aduana, aumentará el ofrecimiento al ciudadano colombiano ampliando la oferta de productos de mejor calidad o de muy buena calidad y por lo general de mercancías que en medio de la competencia bajan los precios.

“Entonces el industrial colombiano, el empresario, el tendero, el pequeño fabricante que tiene una zapatería o que tiene una venta de alimentos va a tener acceso a equipos y a productos que entran al país con una mayor capacidad de competitividad, en ese momento, el colombiano común empieza a tener la posibilidad de comprar una serie de productos con precios más bajos. La gente se va a beneficiar porque comprará mejores productos, más competitivos, de mejor calidad. Igualmente podrá adquirir mejores equipos para las empresas y todo lo relacionado con bienes de capital”, expresó.

El directivo destacó que habrá más equipos para construir las carreteras, más tractores, mejores volquetas, mejores equipos para hacer vestidos o para hacer zapatos. Exteriorizó que con el TLC, va a haber más bienes de capital que entrarán al país con unos precios más competitivos porque van a llegar al país empresas tanto americanas como europeas y van a competir entre ellas, ofreciendo más y mejores posibilidades de financiación así como más y mejores posibilidades y alternativas del producto como tal sin dejar de lado la opción de inmejorables precios.

Dijo que sencilla y llanamente al colombiano le va a rendir más la plata, situación que ya se observa con algunos alimentos y productos en ciertos supermercados en donde hay muchas ofertas y en donde hay precios mucho más competitivos.

No es posible hacerle revisiones al acuerdo

Frente a los enemigos del TLC que piden a gritos su revisión al considerar que lesiona los intereses nacionales, Reyes expresó que dicha petición no es factible, entre otras cosas porque Colombia ha hecho todo lo posible por mantener unos estándares de comportamiento, no sólo de política exterior, sino en relación con el derecho internacional en lo que el país es y ha sido coherente y respetuoso de la institucionalidad internacional.

Sobre este punto indicó que hay que ser consecuentes porque en el país se dio un proceso muy completo de consulta con la comunidad y con los diferentes gremios de la producción nacional. “Realmente creo que es muy difícil que Colombia entre a revisar estos tratados”.

En su consideración, las opciones que han propuesto otros modelos de desarrollo como alternativas en contra del tratado de libre comercio no son viables. Añadió, eso sí, que es posible que el modelo que ha escogido Colombia y que en su momento escogió Chile, Perú y otros países de América Latina se pueda mejorar o se pueda pulir, pero insistió en que hay casos de fracaso en el modelo económico como Venezuela y Argentina.

Lastimosamente, lo indispensable para lo último

Sobre los retrasos en infraestructura que pueden ser el talón de Aquiles para la economía colombiana y para el buen desenvolvimiento del TLC, Reyes Rodríguez manifestó que en ese frente hay preocupación porque el país se acodó tarde de las vías y de otras obras indispensables en el buen andamiaje del comercio.

“Colombia como país refleja la naturaleza de su población y es que a nosotros nos gusta dejar la tarea para el domingo por la noche, el país hizo una serie de compromisos internacionales pero la tarea interna la dejo para más tarde”, apuntó.

Desde su criterio, gracias al TLC podrán verse obras verdaderamente importantes de infraestructura y es justo cuando Colombia empezará a caminar por senderos de desarrollo.

Las inversiones en infraestructura, precisó, son grandes, exigente y estas, como es el caso de las vías, no se hacen de un día para otro. Explicó que las carreteras tienen unos procesos largos de construcción sin contar con las licitaciones y las tortuosas licencias.

“En Colombia, ni las carreteras, ni los puertos, ni los ferrocarriles, ni los aeropuertos estuvieron a tiempo, todo ese asunto quedó rezagado; pero no sólo eso, las reformas institucionales en nuestro sistema democrático donde hay una participación muy importante de los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, esas reformas institucionales también se nos quedaron para tardecito”, afirmó el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana.

El dirigente confió en que Colombia será capaz de hacer dichas reformas y recordó que están en remojo las reformas del ICA, del INVIMA y del mismo Estatuto Aduanero en cual se viene trabajando desde hace cuatro años y apena ahorita parecería que saldrá al otro lado.

Abogó por las reformas institucionales que están pendientes para construir una gran herramienta contra la corrupción y poder así avanzar por caminos de verdadera competitividad que redunde en la generación de más riqueza, mayor empleo, progreso, bienestar e inclusión social, como lo han hecho otros países del hemisferio.

Relaciones binacionales van a buen ritmo

Si bien persisten algunos problemas, la relación Colombia Estados Unidos pasa por un buen momento, dejando atrás una relación binacional muy dramática. Aseguró que la relación se manejó en el pasado con altibajos por la tensión política y por la angustia.

“Oscilábamos entre situaciones muy difíciles, bastante difíciles, menos difíciles y a veces situaciones buenas y en ese contexto se manejaba una relación que desde el punto de vista de la percepción política era una montaña rusa, era una relación horriblemente tensa y por lo tanto dramática”, comentó Reyes.

En los últimos años, anota, y exactamente a finales del gobierno anterior y durante la administración del Presidente, Juan Manuel Santos, se desdramatizó la relación y ahora hay una correspondencia, primero con una agenda mucho más amplia porque se abordan temas de los que anteriormente no se hablaba. En opinión de la Cámara, por tener una temática mucho más amplia ya no se concentra la relación sólo en seguridad y narcotráfico, asunto en el que fue clave el TLC.

A hoy dijo Reyes Rodríguez, la relación depende de unos programas a largo plazo que permanecen en la agenda entre los dos países. “Creo que hoy en día la relación entre Estados Unidos y Colombia es mucho mejor, simplemente por eso, porque es mucho más sólida, porque es menos personalizada, porque es mucho más amplia y porque no está sometida al avatar de unos temas terriblemente sensibles como era el narcotráfico y la seguridad”.

Mejora Estados Unidos

El Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana, Camilo Reyes Rodríguez, dijo que la economía americana está saliendo de un bache terrible y ya reporta indicadores de crecimiento.

Por su conocimiento y estudio del mercado americano, Reyes consideró que hay una serie de elementos importantes pero el factor que impactó la economía fue que Estados Unidos pasó a ser el primer productor de petróleo del mundo lo cual generó un cambio muy grande en la economía de ese país.

Destacó el hecho que paralelo al crecimiento estadounidense, hay dinámica y mejoría en otras economías importantes que como la de Japón volvió a tomar ritmo.

“El gran motor que era la China se desaceleró y empieza a exhibir unas debilidades tanto económicas como políticas que también generan una perspectiva menos cierta, hay muchos datos que contrastan pero la realidad es que los países en desarrollo en los cuales la economía había puesto todas sus esperanzas, ejemplo países como Brasil, China y Suráfrica, dejaron de crecer y empezaron a exhibir enorme vulnerabilidad”, observó.

La noticia es buena, dice, porque los países desarrollados que habían sufrido la crisis de 2008- 2009 y que habían detenido su crecimiento, empezaron a reaccionar como es el caso de Estados Unidos y Japón. Para Reyes, Europa es un interrogante todavía, aún tiene problemas y analizó que el tema en Europa está muy amarrado a cómo resuelvan finalmente la situación con Grecia, no por el tamaño de la deuda sino por el antecedente que genera y lo que eso pueda significar en relación con otros socios o miembros de la Unión Europa más importantes que el país heleno.

En la charla, el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana expresó su beneplácito por la situación de Estados Unidos que está creciendo y mostrando que le va muy bien.

Otro punto alto de Estados Unidos, comentó Reyes, es que la relación con América Latina, no sólo mejora y se estabiliza en relación con Colombia, sino que manda señales muy positivas a partir de eventos como la reconstrucción de la relación con Cuba, la salida de ese país caribeño de la lista de promotores del terrorismo y de otros programas que muestran a Estados Unidos como aliado de Latinoamérica.

La Cámara aplaudió el programa de becas de Estados Unidos que ha beneficiado a más 46.000 jóvenes de América latina que han ido a colegios y universidades americanas, a su vez muchos norteamericanos han viajado al hemisferio sur para conocer con más exactitud el continente.

Finalmente, Reyes dijo que le afana la agenda del país en materia económica para que el país crezca con un ritmo estable entre el 4 y el 6 por ciento, de igual forma anhela que por fin los nacionales vean cristalizado el anhelo de paz porque con esos dos componentes superados es innegable que se cabalga con destino al desarrollo.

El entusiasmo y la tranquilidad se la dan la resistencia, la resiliencia y el carácter del talento colombiano lo cual va acompañado de trabajo, esfuerzo y mucha fe.

 

 

Visto 1932 veces