Domingo, 11 Octubre 2015 08:44

Precio del dólar: ¿se acabó la fiesta de la devaluación?

Por

En los últimos días la divisa ha caído por debajo de los 2.900 pesos y los expertos opinan con hipótesis encontradas sobre el derrotero que tomará la tasa de cambio.

La economía colombiana, como muchas otras, ha experimentado una contracción por el efecto de la devaluación o el pago de más pesos por dólar. En teoría el fenómeno ayuda en todo lo que tiene que ver con exportaciones y castiga las importaciones encareciendo el producto internado, estimulando las compras del producto doméstico.

Es tan complicada la situación que varios sectores, incluido el gobierno ya hablan de sustituir importaciones con producción nacional toda vez que el cambio hace imposible importar productos básicos como alimentos y cereales que al paso en que va el dólar impactará en el frente inflacionario.

El presidente de Giros y Finanzas, Juan Pablo Cruz, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que las tendencias en el precio del dólar hacen pensar que indudablemente terminó la fiesta de la devaluación.

“Si, definitivamente creemos que los nuevos niveles de la tasa de cambio van a estar por el orden de los 2.900 pesos y ahí va a haber un punto de resistencia, no creemos que baje más de allí, pero creemos que es un nuevo equilibrio”, subrayó el presidente de la compañía de financiamiento.

Agregó que una tasa de cambio de 1.900 pesos le da sensatez a la economía, impulsando todo el tema de comercio exterior porque se trata de un punto de equilibrio que puede ayudar a que nuevamente despeguen las exportaciones colombianas porque se trata de una divisa muy competitiva.

Las tasas no influyen en la actual coyuntura

En opinión del presidente de Giros y Finanzas, el tema de tasas de interés tanto en Colombia como en Estados Unidos no ha pesado en el acomodamiento del dólar porque hay tanta volatilidad que en el momento actual es difícil pensar que se estén tomando decisiones de inversión extranjera basadas en las tasas de interés.

“Yo creo que es más consecuente el tema de la competitividad de nuestro país para tomar decisiones de inversión extranjera, yo considero que el escenario es propicio para inversión, más por estabilidad de nuestro país, en lo político, en lo económico etcétera más que por un fenómeno coyuntural de tasas de interés y tasa de cambio”, expuso el señor Cruz.

El mercado muestra dinámica

La reconocida firma, Giros y Finanzas reveló que en el tema de divisas se está viendo claramente mucha más llegada de remesas a Colombia sobretodo de Estados Unidos que se ha recuperado económicamente. Ese factor, precisa la empresa, obviamente con los niveles de la tasa de cambio representa más pesos en cada giro, es decir que los colombianos están recibiendo más dinero.

El empresario indicó que es tan grande el impacto sobre la economía de los hogares que los nacionales benefactores de dichas remesas están muy estimulados, factor que ha hecho que el flujo de dólares se haya incrementado dramáticamente.

Va tan bien el negocio que en Giros y Finanzas las remesas están creciendo a un ritmo del 25 por ciento.

“En medio de las vicisitudes el escenario cambiario nos ha dado buen trato, es innegable, pero definitivamente y particularmente en el negocio de remesas el negocio va muy bien”, apuntó, Juan Pablo Cruz.

Sobre el capítulo Europa, la compañía considera que este bloque económico ya está despegando, eso sí, no al nivel de Estados Unidos, pero Europa, comenta, va por buen Camino.

En materia de remesas, la empresa considera o calcula que al cierre de 2015 estas podrán estar por el orden de los 4.400 millones de dólares, lo cual es muy superior a la cifra de 2014 y con la dinámica en Giros y Finanzas le apuestan a que el negocio seguirá creciendo.

El 2016, un año que genera dudas

En opinión del presidente de Giros y Finanzas, Juan Pablo Cruz, el país y sus agentes económicos han pasado por una coyuntura algo complicada y vaticinó que en 2016 las cosas no serán para nada fáciles.

“Seguramente el año 2016 no va a ser el mejor año, pero yo creo que ya para el 2017- 2018, en la medida en que nuestra economía se acostumbre a esta nueva tasa de cambio, muy seguramente vendrán cosas buenas”, aseveró.

El escenario del próximo año es tan complejo que la firma prevé un crecimiento en la economía al cierre de 2016 del 2 o el 2.5 por ciento, los análisis de la firman apuntan a que no se pasará más allá de esa cifra. Giros y Finanzas asegura que ya a finales del próximo año vendrá el último eslabón de la cadena de problemas que tanto han impactado la economía mundial.

La otra cara de la moneda

Si bien el precio del dólar se ha estado desinflando, lo único cierto es que hay todavía muchas dudas y muchas preguntas que hacer sobre ese particular.

El analista económico y asesor de esta casa editorial, Eduardo Sarmiento, dijo que el tema de la tasa de cambio amerita un mayor compás de espera porque sencillamente subieron los precios del petróleo, pero sigue habiendo escasez de divisas, asunto que mantiene la divisa trepada.

“La tasa de cambio solo se puede morigerar o puede entrar en un punto de equilibrio, única y exclusivamente, si hay mas divisas, pero estas no han venido, no las hay”, afirmó Sarmiento.

Dijo que hay graves líos en la economía colombiana pues no en vano las exportaciones caen por encima del 40 por ciento. Recalcó que si bien hubo una moderación en el tipo de cambio en los últimos días, lo real es que nada extraordinario acontece porque la tasa sigue bien arriba, causando inflación y contrayendo la economía.

Sobre las reservas que muchos tienen para 2016, Sarmiento explica que es por lo mismo, por la escasez de divisas.
Indicó que el dólar subió excesivamente y por eso ha bajado, pero sin que ello implique que la economía entrará por senderos de recuperación o reactivación porque la postración del aparato productivo es total.

Consideró que la inversión extranjera no sirve y no se puede tomar como una solución, porque ella viene cuando el país está bien y después se va dejando todo tipo de problemas. Se trata, considera, de dineros que rentan un tiempo y salen al menor asomo de rentabilidad.

“El país lo que tiene que hacer es ahorrar. Es totalmente inconcebible e incomprensible pensar en desarrollo con plata prestada porque los inversionistas vienen y se van, es lo que conocemos como capital golondrina”, dijo.

Industria y campo están frenados

Sarmiento estimó que no es prudente ni cierto hablar de arrancar o despegar en industria o en agricultura porque según el último dato muestra índices negativos. Manifestó que hay que tener en cuenta que la agricultura sin café cae y lo único cierto es que el campo está paralizado como se ha venido diciendo.

En aras de sacar adelante la agricultura, añadió, lo único consecuente es el cambio del modelo económico porque en su concepto no hay otra salida.

“El país lo vio, la tasa de cambio subió y el país y su empresariado no respondieron, para nadie es un secreto que las exportaciones caen por encima del 42 por ciento y esa es una respuesta clara de que el modelo no sirve, que está mandado a recoger. El gobierno llevó la tasa de cambio a donde la llevó, desbordo la inflación y se llevó por delante la industria y la agricultura, lamentablemente las exportaciones no respondieron”, sostuvo.

TPP, que alivio

Sarmiento indicó que lo mejor que le pasó a Colombia fue quedarse por fuera del Acuerdo Estratégico Trans-Pacifico de Asociación Económica más conocido como TPP o Acuerdo P-4.

Dijo que este es otro tratado de libre comercio de perfil multilateral que tiene como finalidad liberar y dispersar las economías de la región Asia-Pacífico con los respectivos costos para quienes todavía creen que en esos negocios todos ganan.

“Con la salida del TPP uno no sabe qué pensar, si fue que no nos recibieron o que desde el gobierno no quisieron entrar, pero en todo caso no era viable porque con semejante déficit en cuenta corriente y con semejante debilidad del sector externo esa era la peor opción”, dijo.

El experto dijo que luego del fracaso del TLC con Estados Unidos intentar ir al TPP no era aconsejable porque no bastaba sino ver el acuerdo con los norteamericanos que arranco con un superávit de Colombia de 5.000 millones de dólares y hoy lamentablemente hay un déficit de 6.000 millones de dólares con ese país.

“No sé, no me explico, ¿qué iban a hacer allí adentro?, posiblemente iban a seguir llenándose de importaciones sin exportaciones, de manera que el país fue excluido porque esos inventos de TLC fracasaron en Colombia como fracasaron en Europa y ahora los países desarrollados están en muy mala situación y están tratando de buscar esos tratados para ver si llenan de exportaciones a los países de menor desarrollo”, declaró el catedrático.

Comentó que se estaría replicando el TLC en Europa en donde hay un total desequilibrio entre los países avanzados y los países atrasados porque los primeros son los que se llevan todas las ganancias contrario a las teorías que decían que en el libre comercio todo el mundo gana.

“Eso no es cierto, no es sino mirar a Europa en donde gana Alemania y pierden los demás países de la región. Nada diferente pasa con los TLC en donde gana Estados Unidos y pierden los demás, entonces ese modelo que no funcionó lo quieren ahora reforzar para poner en ventaja a los países desarrollados como Estados Unidos y Japón”, enfatizó Sarmiento.

Sobre el crecimiento económico para 2015, Eduardo Sarmiento considera que este puede estar a final del año por el orden del 2.5 por ciento.

Cuestionó el hecho que en Colombia hizo curso vaticinar un determinado crecimiento para luego bajar las metas y rectificar en la medida que fracasa la proyección del gobierno. Sobre el crecimiento del tres por ciento del segundo trimestre dijo tener dudas porque manifestó no entender porque se llega a tres por ciento cuando los sectores económicos estuvieron por debajo de ese dígito.

El experto en temas económicos insistió en que hay un fenómeno actual en Colombia y es que es más grande la oferta que la demanda lo que hace pensar que la cifra del ejecutivo no se podrá sostener.

¿Qué pasará en el tema dólar?, como dicen muchos, “la pregunta del millón”. Hay actores de la economía que ven tangibles como la dinámica en el movimiento de divisa y otros que analizan la economía y la coyuntura por experiencias propias y ajenas, como argumentando o sustentando una tesis axiomática por cuanto lo que más vale es lo que no hay y en asuntos de comercio, el pez grande se traga al chico. Como quiera que sea, la puerta al debate está abierta en un estado democrático, de manera que evalúen la situación y hagan sus respectivas apuestas.

Visto 1539 veces