Jueves, 27 Junio 2024 23:36

El regreso de Caribabare: título real reconocido y herederos prestos a concertar

Por

La Corporación Caribabare dejó claro que los habitantes de Hato Corozal no tendrán ningún inconveniente puesto que se les entregará un título y seguirán siendo propietarios. Vienen buenos tiempos.

La hacienda Caribabare, un activo con una historia añeja ya que data de 1659 cuando el país aún no existía, tiempos en los que los habitantes indígenas del territorio que hoy es Colombia en el oriente veían llegar la Compañía de Jesús, vuelve tener en derecho dueños legítimos y totalmente reconocidos. Del siglo XVII cuando los Jesuitas pidieron tierras al Rey de España para erigir un emporio productivo hasta este junio de 2024 en pleno siglo XXI, Caribabare emerge nuevamente como la gran propiedad hoy en manos de la Corporación Caribabare que preside Luz Ángela Martínez Puerta, parte importante de la saga que fue amparada por las leyes consagradas en la Constitución Política de Colombia.

Dicen que en el llano cuando crecen los lirios que de manera increíble prosperan en unas sabanas llaneras que pueden pasar fácilmente de los 30 grados centígrados, es más fácil saber cuándo vendrán las lluvias, muchos en esas tierras recias leen los mensajes hemisféricos que emite la aguantadora planta, los lugareños ya saben si habrá invierno, que aparece cuando emergen las bellas flores, pues bien, el derecho puede tomarse como ese lirio de las llanuras el cual predestinó que Caribabare tendría de nuevo un clima amable y abrazado por la legalidad y pertenencia, se prevé un torrente de buenas noticias, de diálogo y acercamiento con las comunidades que hoy, amén de la estela que deja el tiempo, pueden estar muy tranquilos.

La famosa y casi mitológica Hacienda Caribabare retoma su vigencia y hace evocar los inicios de la bonanza agropecuaria pues fue en ese lugar de la Orinoquía en donde aparecieron las primeras explotaciones agrícolas y ganaderas, una propiedad pionera y cuna de las múltiples actividades económicas pues hubo minería y hasta legendarios tesoros, los que extrajo el clero en sus momentos de auge antes de que salieran de las tierras como pepa de guama por orden del Soberano en España.

Caribabare fue una combinación paradisiaca entre llanuras y selvas, fue ese lugar misterioso y encantador que atrapó a demasiados advenedizos hasta hacerlos suyos y parte de esa casa bella de la madre tierra. El hoy sigue siendo espectacular, la vetusta hacienda deja ver su potencial paisajístico y toda su hermosura, hogar de múltiples especies de fauna y flora, pero también un sitio ideal para sembrar y criar buenos ganados, un regalo de Dios hecho para que las gentes, incluidos los ancestros y fundadores sean felices.

 

 

El ex Superintendente de Notariado y Registro Jairo Alonso Mesa Guerra quien actúa como Asesor en Titulación de Tierras le dijo a Diariolaeconomia.com que por fortuna hubo un reconocimiento de la Agencia Nacional de Tierras, ANT, que fue protocolizado en el folio de matrícula inmobiliaria, hoy en día expuso, Caribabare y sus reclamantes tienen un folio a versión real, lo que significa que todas las anotaciones tienen trato sucesivo desde la cedula real hasta los herederos actuales.

Este reconocimiento, explicó el conocedor, abre las puertas al diálogo y la concertación con el gobierno y las distintas corporaciones y entidades que han tenido influencia en los predios de la histórica hacienda.

Tras estudiar la situación, el Ministerio de Minas y Energía dio una respuesta en los términos previstos en el artículo 28 de la ley 1755 de 2015 respecto del alcance de los conceptos emitidos por las autoridades administrativas. En su primera conclusión dice que tal y como se expuso en el numeral 1 del presente concepto, el propietario, poseedor u ocupante del terreno o dueño de las mejoras del inmueble que requiera ser ocupado para el desarrollo de actividades propias del sector hidrocarburífero, tiene derecho a ser indemnizado por parte de la empresa que desarrollará dichas labores, como contraprestación por el deber de permitir su ejercicio por razones de utilidad pública e interés general. Lo anterior, cumpliendo el procedimiento señalado en la Ley 1274 de 2009.

 

“Esto abre espacio de diálogo con las personas que vienen ocupando el predio, con el municipio que está dentro del predio y con las autoridades de orden nacional, llámense Ministerio de Minas y Energía, Agencia Nacional de Hidrocarburos, Ecopetrol y todas las firmas que han explorado hidrocarburos en la zona”, especificó el señor Mesa Guerra.

 

 

Esta decisión es sin duda una grata notificación toda vez que demuestra que la ley colombiana es sólida y que sus instituciones actúan al amparo de la legalidad, dicho de otra forma, se puede creer en los vales que otorga la Carta Política. De igual forma, sostuvo Mesa Guerra, el reconocimiento corrobora que hay garantías para quienes en la actualidad son tenedores. Este fallo, dijo el experto en restitución y titulación de tierras, es el reconocimiento de derechos a una familia que lleva más de 150 años con una propiedad y que el Estado hoy le está reconociendo el suelo y según la carta del Ministerio de Minas también los derechos del subsuelo teniendo en cuenta que hubo exploración petrolera de vieja data.

Anotó que la Corporación es clara en que no habrá inconvenientes en la comunidad por cuanto seguirán siendo propietarios y no perderán derechos sobre sus activos pues habrá solución para las familias que habitan Hato Corozal y las demás jurisdicciones que conforman Caribabare.

Mesa anotó que el punto es bien importante porque ya aclarada la propiedad, los dueños de la Hacienda Caribabare que están asociados en una corporación quieren ceder gratuitamente a los habitantes del pueblo o del casco urbano esos títulos, algo trascendental puesto que les da tranquilidad a la alcaldía y la Iglesia, de igual manera, explicó el profesional, la entidad también espera concretar soluciones conciliadas con los demás ocupantes del predio Caribabare.

El tema de servidumbres es esencial y por eso la corporación hará una juiciosa revisión de cada uno de los pozos petroleros y exploraciones, allí orientó el señor Mesa, habrá que ver cuales servidumbres están pagas, cuales no y cuales fueron reconocidas a los verdaderos dueños que a juicio del versado ninguna fue liquida en favor de sus propietarios legalmente reconocidos. En ese sentido anotó que lo verdaderamente trascendental es negociar con las empresas que tienen servidumbres y que no las han legalizado.

 

 

Lo llamativo del dictamen es que el reconocimiento per se marca un hito histórico en vista que es la primera vez en Colombia que se reconoce un título de propiedad privada proveniente de una cédula real a particulares, solo se reconocieron estos derechos y estos documentos a las comunidades indígenas. La sentencia es igualmente una referencia para quienes tengan otros títulos pues finalmente en Colombia la ley funciona.

En ese aspecto, detalló el experto, todo aquel que tenga una cédula real registrada es importante que la haga reconocer a instancias de la Agencia Nacional de Tierras.

El caso Caribabare, recalcó Mesa Guerra, no busca conflictos sino acercamientos y soluciones, lo más importante del tema, afirmó, es que por fin el Estado colombiano tomó la decisión de arreglar problemas de fondo, por la vía administrativa, no hubo necesidad de acudir al Consejo de Estado ni llegar a la jurisdicción, sencillamente a través de la ANT el aparato estatal reconoció la propiedad sobre un terreno que fue adjudicado por la corona española.

Hoy están reconocidas148.000 hectáreas, 54.000 de La Yegüera y 94.000 de San Nicolás, aunque estarían entrando otros predios que conformaron la imponente hacienda desde tiempos remotos.

 

La Corporación hoy es sinónimo de diálogo y amabilidad

La determinación que reconoce los derechos de Caribabare como propiedad privada debe tomarse como una buena noticia para la región porque habrá claridad sobre títulos y pertenencia, todo en favor de las comunidades y familias de Hato Corozal.

 

 

La presidente de la Corporación Caribabare, Luz Ángela Martínez Puerta, anotó que de manera perentoria se logró el reconocimiento de un predio adquirido por sus ancestros tras una venta pública o remate, en esa tradición y pertenencia figuran las familias Gutiérrez y Delgado.

 

“Nosotros queríamos que la Agencia Nacional de Hidrocarburos nos diera el reconocimiento con ese asidero y soporte jurídico de hace muchos años y gracias a Dios nos avaló la pertenencia sobre el predio la Yegüera y el Hato de San Nicolás. Como familia Delgado y como personas queremos a través de la corporación que inició labores hace cinco años, llevarle al pueblo de Hato Corozal toda la tranquilidad pues sabemos que la jurisdicción, incluyendo lo rural, suma en promedio 13.000 habitantes que pueden tener plena seguridad que no perderán sus propiedades pues caso contrario les queremos dar sus títulos para que cuenten legalmente con escrituras y certificados de libertad, bajo ninguna circunstancia nos nace entrar en diferendos, no, sabemos que hay seres humanos y gente buena a quien se llega dialogando, el asunto lo resumo así, vamos a sumar más no a restar”, manifestó Martínez Puerta.

 

Invitó a la comunidad de Hato Corozal para que se acerque a la Corporación Caribabare, una mano amiga que muy pronto dará a conocer cómo llegar a los colaboradores y asesores jurídicos para que tengan bajo criterios de honestidad y comprensión todas las garantías a que haya lugar.

La corporación y los herederos, expresó la presidente, está pensando como hatocorozaleños, quiere ver cultivos de arroz, maíz, yuca, plátano y piña. A sus directivas les alegra ver ganadería y muchas actividades económicas así como de comercio. Este municipio fundado en 1664 es activo, no para y sabe de progreso y a eso le apuesta la corporación, a unas unidades productivas dinámicas, a la tranquilidad y la felicidad de una comarca llanera que genera orgullo.

Habrá diligencia, celeridad y compromiso en vista que se quiere que tras una asesoría profesional y honesta, las familias adelanten el trámite y puedan tener tranquilamente su título.

 

Caribabare podría ser una buena noticia para el petróleo

Por su parte el ingeniero de petróleos de la Universidad Industrial de Santander, UIS, Justiniano Arguello Rivero comentó que en hora buena se ha hecho un proceso en el marco de la ley y la Constitución Política. Reconoció que los descendientes de la familia Delgado hicieron una muy buena gestión en un lapso de tiempo extenso, pero finalmente fructífero luego ahora se espera tener acercamientos con las diferentes operadoras que tengan la buena intención de trabajar y que cumplan con la normativa nacional a nivel ambiental y social de manera eficaz ya que se trata de un sector de Colombia olvidado por el gobierno pues se trata de extensiones muy grandes en donde hay campesinos propietarios de mucha tierra y no saben qué hacer porque necesitan un apoyo y allí se espera que la, o las operadoras que lleguen a Caribabare entiendan que el campo también demanda el respaldo de la inversión hidrocarburífera que no debe quedarse solamente con en el negocio de extracción de crudo.

 

 

La proclama de Caribabare es clara, se quiere platicar, concertar y llegar a muy buenos acuerdos pues para el ingeniero toma vigencia el dicho campesino, “es mejor un mal arreglo que un buen pleito”.

 

“Nosotros estamos en esa línea planteada por las directivas de la Corporación Caribabare en el sentido de no afectar a nadie ni abusar de la gente, tan solo se va a legalizar, un apalancamiento muy grande para la comunidad que muestra la seriedad y el compromiso al interior de la corporación con los habitantes de Hato Corozal, con sus finqueros y agricultores que maniobran en el área. Las operadoras verán ese proceso con buenos ojos, no es pretensión quedarse con unas tierras sino trabajar en conjunto con la población urbana y rural del poblado que está ubicado en predios de la hacienda La Yegüera que tiene 54.000 hectáreas”, señaló Justiniano Arguello Rivero.

 

Un tema interesante tiene que ver con el subsuelo en vista que en esas tierras hubo actividad económica. Anotó que la hacienda La Yegüera es la primera fase de los tres potreros que cumple con la normativa y las leyes de tal manera que se puede regularizar el suelo bajo la condición de cédula real y el subsuelo en iguales términos, pero adicional debe cumplir con el requisito de demostrar que en esos predios haya habido exploración y para dicha de los propietarios, la Corporación tiene la evidencia que entre 1936 y 1947 hubo actividad exploratoria por parte de la firma Richmond Petroleum Company Colombia, un trabajo de búsqueda de recurso energético que comprometió posiblemente entre 30 y 40 pozos igual que en la Hacienda San Nicolás y otras áreas que conforman Caribabare.

El profesional dijo que quienes trabajan en el área petrolera tienen la apreciación que el país y la Orinoquía posee muy buenas reservas de crudo solo que no se han dado las condiciones sociopolíticas para entrar y hacer una exploración y explotación comprometida con empresas operadoras responsables, que le apunten también al tejido social, a la equidad, el progreso sin dejar de lado su adeudo con el medio ambiente. Se quiere una operación justa que gane y genere desarrollo para no repetir la historia de extracción en donde las compañías sacaron y sacaron petróleo dejando el entorno de las comunidades en la mayor precariedad y pobreza, muchos se fueron con los bolsillos llenos de plata dejando marginadas a las familias que terminaron más pobres que cuando arribaron las petroleras.

 

“En este caso queremos que lleguen buenas operadoras con la mejor mentalidad puesto que en el siglo XXI hay que pensar en todos y no en intereses o jugadas individuales”, concluyó el ingeniero de petróleos Justiniano Arguello Rivero.

 

Lee el documento completo en este link:  Minminas responde sobre derechos en Hacienda Caribabare

 

Visto 2793 veces