Miércoles, 19 Febrero 2020 22:24

Arrancó primera tienda de la sangre nueva del café

Por

Un sueño de caficultores que se hizo realidad, y van por mucho más.

Después de mucho trabajo y una planificación juiciosa alzó vuelo la primera tienda de café Joffee en Candelaria, una hermosa municipalidad en el valle del Cauca, de esas añejas poblaciones por su historia en donde la gente es buena y especial, devota y llena de iniciativa. Dicen que en esas planicies vallecaucanas, las mujeres son tan dulces como los jugos que brotan de los prósperos y extensos cañaduzales.

En Candelaria, vecina de Cali y parte del área metropolitana, el Valle se vistió de gala con el lanzamiento de la primera tienda Joffee, una marca joven, pero llena de prestigio y dueña de una proyección que ya aplauden muchos desde el entorno cafetero y desde la tribuna de los excelentes negocios.

Allí en esas tierras del Pacífico colombiano prendió motores un emprendimiento muy promisorio llamado Joffee Café, una apuesta por café suave colombiano de la mejor calidad que confió en el trabajo campesino para abrir lo que será una cadena de tiendas que serán puestas en funcionamiento por el sistema de franquicia. Dentro del revolucionario modelo de negocio se contempla la compra de grano colombiano de verdad, verdad, porque sus fundadores quieren que Colombia tome café de la tierra y no unas mezclas de granos que vienen de Brasil, Costa Rica, Perú y hasta de Vietnam.

Café Joffee les creyó a los caficultores nacionales y es por eso que las tiendas tendrán café arábica de las mejores cualidades porque la idea es que Colombia compre colombiano y no unos cafés que se venden como colombianos sin tener grano cultivado en las duras montañas colombianas en donde hay que buscar más altura para lograr mejor taza y las más óptimas características.

El Presidente del Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros, Oscar Andrés Neira Quintero, le dijo a Diariolaeconomia.com, que la apertura de Joffee resultó todo un éxito, gracias al respaldo de la comunidad vallecaucana y de muchos colombianos que vieron la apertura de la tienda con muy buenos ojos.

 

“Estamos muy contentos, no nos imaginamos semejante acogida y la verdad hemos escuchado los mejores comentarios gracias a muchos factores entre los que se cuenta la difusión hecha por la prensa nacional e internacional”, expuso el dirigente gremial.

 

Si bien la tienda Joffee aperturó el pasado fin de semana, ya llegaron llamadas y propuestas para la franquicia de varias ciudades en Colombia, pero igual la marca llamó la atención de inversionistas internacionales que quieren posicionarla en otras latitudes con buen mercado para el bebestible. En opinión de Neira Quintero, se vislumbra un rápido plan de expansión y una proyección bastante importante.

El emprendedor indicó que sin duda alguna el futuro de la caficultura está en manos de los jóvenes del café y de un relevo generacional que supo asumir con arrojo los retos que trae implícito el inestable mercado del café, ese que sigue siendo manipulado al antojo y acomodo de los señores de Wall Street.

Declaró que por fortunas la solución a un problema está en Colombia en donde es posible vender café a buen precio y fomentando cosechas cafeteras matizadas por el tejido social, la inclusión, la rentabilidad y la dignidad.

Reconoció que el café pasa por una crisis de décadas y por ello recalcó que lo ideal es avanzar en la búsqueda de soluciones porque ya es inconcebible rendirse o llorar sobre la leche derramada. Manifestó que las alternativas están dadas e invitó a muchos productores a revisar su actividad económica desde el cafeto para proyectar un modelo de renta totalmente viable y prometedor.

 

“Si no hay un cambio de consciencia, la caficultura podría reducirse y quedar en manos de unos pocos como multinacionales y rentistas con representación en Colombia con unas empresas. Hoy con nosotros se levanta una nueva generación y los jóvenes cafeteros vamos a llevar el café a otro nivel y así mostrarle al mundo que hay potencialidad e ingenio en la caficultura”, anotó.

 

Los jóvenes cafeteros han mostrado valentía porque se creyeron el cuento y le dijeron al mundo que el café es de Colombia y para provecho colombiano pues muchos habían advertido que habría inconvenientes con marcas de gran reconocimiento que han estado jugando en el mercado cafetero durante décadas. Lamentó que muchas marcas y multinacionales estén haciendo riqueza en Colombia después que propiciaran la caída del Pacto Internacional del Café en 1989, llevando a muchísimos cafeteros a la ruina.

El negocio cafetero es tan llamativo que inclusive da para pensar que los negocios crecerán porque no en vano después del agua, el café es la segunda bebida más consumida, argumento que da para pensar en una gran apuesta por el nicho de mercado que se sigue abriendo.

“No nos dio miedo meternos de lleno en este modelo de negocio, además la gente nos conoce, nos ha visto trabajar y sabe que somos unos convencidos del fortalecimiento del tejido social porque hay tras las ideas miles de manos campesinas que producen el café y los productos de la tienda que con fe creyeron en nosotros”, declaró el Presidente del Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros.

Tiendas Joffee

Con Joffee se vislumbra un crecimiento acelerado por la dinámica de las tiendas y por los negocios tecnológicos que hay de manera paralela pues igual se le dio vida a la criptomoneda de café y hay tanta confianza en ese tipo de dinero que inclusive una franquicia puede ser adquirida con Bitcoin y otras monedas electrónicas o activos digitales.

Cabe recordar que el GNJC dio el paso hacia las criptomonedas con el lanzamiento de Coffee, incursionando en el promisorio mundo del blockchain y de los movimientos económicos que vienen con la vertiginosa tecnología.

Actualmente Joffee patrocina el ciclismo porque como las grandes marcas cree que en el deporte hay futuro y unas semillas que hay que regar y avalar para que le den gloria al país, pero sobretodo ejemplo a los niños y a los colombianos que vienen atrás añorando un país mucho mejor y con mente ganadora.

A criterio de Oscar Andrés Neira Quintero, hay una generación nueva que se está levantando con otra visión viendo la caficultura no como un sinónimo de pobreza como ha pasado por décadas sino con esperanza y ánimo de superar escollos.

Finalmente dijo que quieren ver con Joffee una franquicia de perfil internacional y el sueño va camino a cristalizarse porque ya hay llamadas de Estados Unidos y de otros países que quieren llevar lo mejor de Colombia a sus negocios. Hay también contactos muy firmes con Panamá y España, una razón adicional para ilusionarse. 

En las tiendas el portafolio es grande porque se trata de café en todas las presentaciones y preparaciones, hechas por baristas de gran talento. Igual hay productos hechos con la materia prima de café entre los que se cuentan galletas, mermelada y vino. En total hay en oferta más de 25 productos por tienda y la idea es ir creciendo, pero de momento se piensa en calidad, café de perfiles espectaculares y en negocios que permitan catapultar una marca, una idea y una bella caficultura. El correo de la tienda es www.gnjc.com.co y en el es posible saber de franquicias, productos y oportunidades.

Candelaria, una tierra de aborígenes Caloto, fue fundada siendo un pequeño caserío en 1545 en un viaje casi que fortuito del adelantado Sebastián Belalcázar. La bonita villa fue habitada por familias de Cali que buscaban mejorar sus condiciones económicas. Cabe anotar que fue bautizada por la peregrinación convocada desde la capital del valle para extraer madera para la iglesia de La Merced y que tuvo como inspiración la Virgen de la Candelaria.

Le puede interesar: Inversionistas, ¡aprovechen!, lanzan franquicia de café Joffee

 

Visto 8909 veces